jueves, 5 de enero de 2017

Tres reyes tres





Si yo os digo ahora mismo: “¡Ya están aquiii!”¿En quienes pensáis? ¡Claro! En los Reyes Magos. Aunque a algunos se les haya pasado por la cabeza la imagen de la niña frente al televisor diciendo la famosa frase en la película Poltergueist.

Este 6 de Enero nos levantáremos casi todos convertidos en niños expectantes ante los inesperados regalos que nos esperan, junto a esos zapatos a los que el día anterior dimos lustre hasta dejarlos como espejos. La opción de las zapatillas facilita mucho la ardua labor de hacerlo.

Veremos con sorpresa como el vinito dulce de las copas ha menguado, y los trozos de turrón han disminuido en la bandeja, proporcionalmente al número de reyes y pajes que visiten cada hogar. 
Después de las lágrimas de emoción, los agradecimientos y las caras de felicidad al recibir lo esperado o lo inesperado; pues siempre, aunque no se espere ni se reciba lo que queremos hay algo que te han dejado con mucho cariño estos personajes tan amables y encantadores con los que curiosamente, y a diferencia de Papá Noel, nunca se han hecho películas de terror ni violencia salvaje. 
Digo, que después del ritual de abrir regalos, se desayunará con el consabido y afamado roscón.

¡En fin! Una tradición que personalmente a mi me convierte de nuevo en ese crio ilusionado que dejé atrás hace muchos años, y en el que me convierto cada noche de reyes de forma inesperada, con nervios y todo después de una noche inquieta.

Lo de las cabalgatas ya es otro cantar. Creo que solo he ido a tres o cuatro en toda mi vida, pero hice en una ocasión de Gaspar, y os puedo asegurar que fue toda una experiencia inolvidable ver la cara de los chiquillos mientras ingenuamente me hacían sus peticiones.

¡Pero vamos a lo que vamos! “que no es moco de pavo de día de acción de gracias” lo que encierra este tradicional festejo que pone broche de oro a la Navidad.

¿Existieron estos personajes? ¿Quiénes eran? ¿De dónde venían?

La fuente documental en la que aparecen por primera vez y en la que se nos da noticias de estos ilustres visitantes de Belén, la encontramos en el evangelio de San Mateo, en el capítulo 2 (Versículos del 1 al 12)

Jesús nació en Belén de Judea cuando gobernaba el rey Herodes. Y he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque al ver su estrella en el oriente, hemos venido para adorarle.
Cuando el rey Herodes oyó esto, se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, en la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los gobernadores de Judá.
Porque de ti saldrá un guiador, que pastoreará a mi pueblo Israel. Entonces Herodes, llamó en secreto a los magos, e indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: vayan, y averigüen con diligencia acerca del niño; y cuando lo hallen, háganmelo saber, para que yo también vaya y le adore.
Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Os puse el texto para que comprobéis que no pone nombres ni número de visitantes, pero deja claro que eran magos, tampoco figura el título de reyes por ningún lado y sí que seguían una estrella y que venían del oriente.
Aparecen así mismo los tres regalos que sacaron de “sus tesoros”: Oro, Incienso y Mirra. Posiblemente y más adelante, se dedujo el número de personajes por el número de regalos.

Hay sin embargo otras fuentes llamadas: Evangelios apócrifos de los cuales se tiene constancia, pero que no fueron incluidos en el libro sagrado como lo fueron los otros cuatro conocidos.
En concreto hay uno llamado: Evangelio de Tomás, datado en el siglo II de nuestra era en el que se narra que dichos “Reyes” llegaron con tres legiones de Persia, Asia, y Babilonia. 

Los entendidos en materias histórico-teológicas-religiosas suponen que estos visitantes inesperados eran miembros de una casta de sacerdotes Medo-Persas de la época aqueménide. Otros nos dicen que vinieron de Asia, África y Europa. Y rizando el rizo con doble bucle de tirabuzón invertido, el mismísimo Papa Benedicto XVI destaca en uno de sus escritos, que los reyes procedían de Tartessos; reino que actualmente conformarían Huelva, Cádiz y Sevilla.

¡Olé! y ¡Olé!

Tampoco se nos asegura que fueran grandes astrólogos ni astrónomos. Ni matemáticos o estudiosos de lo divino y humano con lo cual ¿Provenían de una estirpe de sabios? Solo sabemos que llegaron a Judea siguiendo el rastro de un astro en movimiento, que no aparece mencionado en ningún otro evangelio ni escrito conocido.

Ya sabemos que la fecha del nacimiento de Cristo es un convencionalismo de la iglesia que oportunamente por razones evangelizadoras asignó ese día en que otros pueblos celebraban el nacimiento de sus dioses.Ver: A vueltas con la navidad primera parte. Y en cuanto a fijar el año I. Sobre el 532, como el del nacimiento de Jesucristo; fue un error de cálculo de un tal Dionisio el exiguo (adivinar el porqué del apodo) ¡Sí! su estatura.

Estudiosos actuales de la biblia, que a pesar de su carácter religioso no deja de ser un libro de historia. Han contrastado datos que dan como resultado el siglo VI aC como fecha más probable.
Pero ni en un siglo ni en el otro se tiene constancia de ningún fenómeno meteórico, estrellas fugaces, supernovas, ni conjunciones planetarias que puedan resolver el enigma que el mismo Isaac Asimov define como: uno más de los misterios que se encuentran en el libro sagrado: Milagros, resucitaciones y curaciones, o el paso del mismísimo mar rojo y las plagas de Egipto.

Con lo cual esa estrella pasa a ser otro símbolo añadido que nos habla de Luz, guía y señal. No deja de ser otra figura metafórica utilizada por los cristianos del Medioevo.

Otra curiosidad son los nombres de esos Magos cuyas primeras referencias datan del siglo V dC contenidos en un documento denominado: "Excerpta latina bárbari" y en donde se les nombra como: Melichior, Gathaspa y Bithisarea.
En uno de los evangelios apócrifos, en concreto en el llamado “Armenio. Sobre la infancia de Jesús” se les conoce como: Melkon, Gaspard y Balthazar.

Con lo cual, a estas alturas podemos sacar la conclusión de que la tradición ha ido añadiendo datos, detalles y simbología para explicar lo que hasta ahora es inexplicable. 

A saber:

-Tres representantes de tres religiones diferentes. Los llamados "Gentiles" por los judíos, cuando el cristianismo todavía no estaba inventado 
-Tres razas distintas de tres continentes. 
-Personajes que representan las tres edades del hombre.
-Las cabalgaduras suelen ser en el imaginario popular tres camellos, pero por otro lado son: Un camello, un caballo y un elefante. Y añadimos los datos que ya os he aportado sobre la estrella.

El número tres es un número que aparece 467 veces en la biblia con infinidad de acepciones: La trinidad, el tres veces santo, La resurrección a los tres días de las muerte del redentor, El trino y uno.
Según Platón es la imagen del ser supremo en sus tres vertientes: material, intelectual y espiritual. 
Según Aristóteles el contenedor del principio el medio y el fin. 

Los regalos entregados al recién nacido también son tres y encierran sus propias alegorías. 

-Oro: ofrecido al niño como la riqueza apreciada por mundo, regalo digno de un “Rey de reyes”
-Incienso: Un elemento indispensable a la hora de ofrendar as los dioses. Al “Dios verdadero”
-Mirra: Una resina aromática utilizada para embalsamar a los difuntos. Ofrendada al Dios hecho hombre que morirá por el resto de los mortales, convirtiéndose Él mismo en ofrenda.

A todo ello hay que añadir leyendas curiosas que nos hablan de un cuarto “Rey mago” sin tener en cuenta que el pueblo armenio cuenta hasta 12, que tampoco son reconocidos por la iglesia.

Que la palabra “Mago” deviene a través de varias lenguas en “Magister” que significa “Maestro”.

Y por último, termino recordando, que en la catedral de Colonia en Alemania, se encuentra el afamado relicario de los Reyes Magos donde supuestamente reposan sus huesos. 
Dichas reliquias fueron trasladadas a Colonia desde Milán por el emperador Barbarroja en 1164. Convirtiéndose la localidad desde entonces en foco de miles de peregrinos.

Lo que haya de verdad o de invento, de exageración o leyenda no me preocupa en exceso. Hemos asimilado este fin de fiesta como algo familiar, como demostración de la generosidad gratuita entre los hombres y además ¿Qué sería de un nacimiento sin las figuras de esos personajes con tanto carisma?


¡Y qué carallo! 
Donde estén estos tres viajeros buenos Reyes Magos, que se quite el invento del gordo de la Cocacola que a veces, tanto miedo da a los niños.

¡Felices Reyes! ¡Que os traigan ilusión y esperanza!
y ¡muuuuchos! libros que leer.


Derechos de autor: Francisco Moroz

13 comentarios:

  1. Simpática y muy bien ilustrada entrada. No sé de dónde saqué que la famosa estrella de oriente fue en realidad el cometa Halley. No creo que fuera de otro evangelio apócrifo pues ningún evangelista sabía de cometas y a éste todavía no lo habían bautizado, jaja
    Yo también me quedo con la historia que nos han contado de pequeños. Y eso que a mí me contaron otra cosa que no está escrita: que Baltasar era el más rico de los tres. Por eso siempre le elegía a la hora de sentarme en su regazo (antes entregábamos la carta a los Reyes en persona, sin pajes intermediarios).
    Un abrazo y que los Reyes no te dejen carbón por haber revelado sus -¿verdaderas?- historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como cambian las tradiciones. También los reyes en las cabalgatas o cabalgadas iban montados en camellos y dromedarios, caballos e incluso los llegué a ver en elefante de circo. Ahora todos en carroza y alguno cual comando de élite, pintado de negro.
      Menos mal que en alguna los eligen oriundos de su lugar de origen y otros tienen barba natural que no, pelos sintéticos y dorados a lo germano.
      Lo de las cartas ya es otro cantar de juglar. Que creo que algunos piden sus regalos por whasapp.
      Otro abrazo para ti. Hoy ya te confirmo que los reyes fueron muy generosos...Los magos, los otros como siempre a su rollo.

      Eliminar
  2. Como siempre interesantisima entrada acerca a este colofón de fiestas, sobre todo lo que mas me gusta de ella, no es solo recuperar la ilusión por ver que me regalan no, si no por ver la cara de mis sobrinos pequeños todavía y como quieren tomar el roscón que compra mi madre y el chocolate que hace la abuela rápido para abrir los regalos, por ellos merece la pena, lo malo es que en cuanto crezcan un poquito se acabo la magía, ains, y me va a dar una pena, porque hasta que yo no tenga un nieto, si es que mi hijo me da uno claro, que así espero no volveré a recuperar esa ilusión, eso si me quedo con los muchos reyes que disfrute de niña, y algún año con carbón incluido y sobre todo con los Reyes Magos que he vivido con mi hijo que han sido de las mejores cosas que me han pasado por no decir los mejores REyes, verlo disfrutar a sido maravilloso durante todos estos años.
    Gracias una vez más por traernos la historia. un beso TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ilusionante de estas fiestas es ver a los niños de nuestro alrededor y convirtiéndonos en uno de ellos, con la misma ingenuidad y capacidad de sorpresa que les caracteriza. Lo que pasa que ciertos padres por razones pragmáticas rompen el hechizo de un hachazo, descubriendo todos los misterios que rodea a esta noche tan mágica. ¡Ellos se lo pierden! entre otras cosas el disfrute de sus hijos abriendo regalos y la expectación de una espera ilusionada.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  3. Vengan de oriente, vengan de Huelva, sean de la realeza o sean plebeyos, yo quiero a "nuestros" Reyes Magos. Todos los años los espero con la ilusión que se merecen, y para que la espera no sea tan dura lo hago con una generosa ración de roscón con nata (a la porra la dieta, ya puestos...).
    Cuando mi hija era pequeña la llevaba a la cabalgata, pero a la del distrito de Ciudad Lineal que no hay tanta gente. Ver la cara de los chiquillos cuando pasaban sus majestades era encantador.
    Gracias por estos apuntes de cultura.
    Un beso y sé que esta noche los Reyes Magos serán generosos contigo porque has sido bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vengan de donde vengan son nuestros reyes, pues casi son una exclusiva española en lo que corresponde a tradición. en otros países no han conectado con este espíritu navideño y el que regala es el Noel, adelantando lo que para nosotros es el mejor colofón para terminar unas completas fiestas familiares.
      Gracias a ti por leerme y hoy te confirmo que mis reyes fueron muy culturales.
      Besos. ¿Y los tuyos?

      Eliminar
  4. Gracias, Francisco. Espero que los tres Reyes sean contigo tan generosos como tú nos deseas. Muy interesantes datos históricos y supuestos. Parece mentira la cantidad de fiestas y tradiciones basadas en errores y fábulas con muy poco de reales, al menos, tal y como nos han llegado, pero yo, por si acaso, tengo mi roscón en el horno. Y huele de maravilla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fiestas nunca son un error, sino una trasmutación continuada de rituales y usos, que los antepasados primitivos ya realizaban con mayor o menor entusiasmo. Nosotros les damos más o menos realce y significado diferente. sacamos brillo a la chapa para darle mayor esplendor, pero en definitiva el fondo que palpita es el mismo: El corazón que pongamos nosotros en lo que hacemos.
      Y el roscón que no falte por estas fechas.
      Ni mis besos para ti.

      Eliminar
  5. Qué bueno Francisco, la ilusión no nos la quita nadie ni siquiera los años.
    Me he quedado intrigada porque según lo que nos cuentas aparecen en la Biblia y en cambio celebramos los Reyes Magos solo nosotros aquí en España, ¿o estoy equivocada? Porque justo en la entrada que he hecho con el tema ha venido Julio David y me ha comentado que en Chile no lo celebran, así que me han entrado las dudas de si solo es tradición en este país en el que nos gusta alargar las fiestas.
    Yo comeré un roscón de pastelería que no tengo tanta maña como Rosa.
    Un beso y feliz noche de reyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los reyes Magos es controvertido, pues es un tema con trasfondo religioso. Por lo cual en países donde tuvo presencia España se siguen celebrando, aunque en algunos está en desuso como es el caso de Perú. en Chile para ser concreto los colonizadores daban ese día libre a los esclavos y estos salían a celebrar a las calles. a ese día se le conoce como: Pascua de negros.
      La tradición De reyes no ha trascendido más allá de los pirineos, ni se instaló en América anglo parlante ni en Asia, salvo en ciertos lugares de filipinas.
      Mucha culpa es, del Papa Noel que inventó la marca registrada Cocacola que se adelanta con los regalos y sus bebidas de jarabe refrescante.
      Espero haberte aclarado algo.
      Un besazo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Francisco.
      Y tanto que me has aclarado y he aprendido cosas que no sabía, un placer dar con tanto conocimiento y generosidad.
      Un beso amigo

      Eliminar
  6. La historia de estos tres hombres personalmente siempre me ha fascinado. No eran reyes en el sentido en que se entendía entonces la realeza, mucho menos en el sentido en que se la entiende hoy. Eran "sabios", estudiosos de los astros y los signos de los tiempos: tipos raros, de diferentes etnias, que fueron a rendirle tributo con regalos a un niño fugitivo y pobre de quien también se decía que sería rey, aunque tampoco en el sentido en que se concebía la realeza entonces. Aun hoy no entendemos qué significa ser un rey... El profundo sentido de esta fiesta nos hace a todos reyes, mi querido Francisco, ya que honra la divinidad que nos habita y que nace hasta en las condiciones más desfavorables: frío, persecución, fuga, duda y peligro.
    Que tengas una hermosa Epifanía, querido amigo!

    Un beso grande.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seré breve en la contestación a tu comentario, y solo lo haré para darte las gracias por él, ya que con tus letras has expresado tanto.
      Nos convertimos en reyes, portadores de magia y misterio y con un trasfondo de grandeza y espiritualidad inimaginable que debería durar todo el año.
      Gracias de nuevo por dejar tan hermosa reflexión.
      Besos. Querida Fer.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...