viernes, 24 de marzo de 2017

Que cuento tienes






Lo malo de la realidad es que además de triste te la sirven cruda.
Esto viene a cuento de esas historias que con la mejor voluntad nos contaron padres y abuelos e incluso algún hermano mayor “rara avis” que por lo general suelen pasar de los pequeños. Historias que siempre acababan con un: Y fueron felices…

Nada era cierto, pues indagando como escritor aficionado en las citadas historias, descubrí que las verdades eran otras y más oscuras.

Como ejemplo os traigo a colación la de “Alicia”. Muchacha que tuvo que ser atendida en urgencias por intoxicación a causa de la ingesta de sustancias psicotrópicas que la hacían ver conejos blancos y gatos sonrientes. Estaba obsesionada con un personaje al que llamaba sombrerero, la toma del puntual té adicticvo, y la celebración de los no cumpleaños. Algo absurdo y psicodélico como para alucinar en colores.

“Blanca nieves” acabó divorciándose del príncipe, que era de un azul desvaído, no tan fiel como aparentaba y con poca sangre en las venas, aunque sí muy venal y casquivano. 
Para ganarse la vida la pobre, tuvo que poner un circo donde le crecieran los enanos. Los siete que conoció hacía mucho que estaban bajo tierra, trabajando en la tuneladora del metro. Su madrastra ya no era ni el reflejo de lo que fue en sus mejores tiempos. Y el cazador, el único que pudo robarle el corazón, no quiso. 
Y es que la juventud y la belleza son manzanas con apariencia deseable y jugosa, pero en el fondo envenenadas.

Lo de “Ariel “, la bonita sirena del norte fue mucho más trágico. Cayó en las redes de un buque piscifactoría noruego y la pobre, no pudo escapar por pies. Ahora da nombre a una marca de congelados.

Hablando de pies. Al “Zapatero remendón” se le acabó el chollo y está en prisión preventiva, pues aunque alegó que los zapatos que fabricaba se los confeccionaban por la noche los amables duendes, se descubrió que en eran trabajadores ilegales que dormían y trabajaban en las mismas instalaciones de lo que en realidad era un taller clandestino.

“Peter” se arrejuntó con “Campanilla” y a base de polvos mágicos vinieron muchos niños perdidos de esos que llamamos "Ninis" porque ni estudian ni trabajan "Ninádená". El sufrido “Capitán Garfio” tuvo que ejercer como tutor, dada la reconocida inmadurez de los padres que todavía viven en los mundos de fantasía, mal llamados de Yupi. La verdad es que “Garfio” siempre tuvo mucha mano para el tema de la educación y mucho gancho para las criaturas. Por cierto los niños cuando nacieron, vinieron con el apellido de “Peter” debajo del brazo, o sea: El “Pan”.

“El Lobo feroz “se dejó de rodeos y atajos y se cepilló directamente a la “Caperucita” que por otro lado era una niña procaz y ligera de cascos que no se ponía encarnada por cualquier cosa. Se saltó la tertulia, el protocolo, y la conversación dilatoria, simplemente por evitar la parte en la que se lo tenía que montar con la abuela y travestirse, para perecer más tarde con violencia a manos de un leñador lobófobo, machista y radical; de esos muy musculados y descerebrados salidos de "Mujeres y Hombres y viceversa".

A los “Cerdos” constructores y especuladores inmobiliarios les derribaron las casas por haberlas edificado en una zona de bosque protegida medioambientalmente. Y aunque gruñeron, berrearon, presentaron alegaciones, escritos y demandas, ante la administración pública. No les sirvió de nada. Así que se hartaron de soplar y resoplar en vano hasta la extenuación revolcándose en su propia inmundicia. Y lo curioso que todo esto acaeció el día de San Martín. De ahí el famoso refrán. 

Por cierto eran ciertas las noticias que anunciaban que “Ali Babá” presentaba su candidatura al senado consiguiendo un escaño. Cuando los reporteros le preguntaron por su interés repentino en la política, respondió que le gustaba sentirse como en casa, rodeado de ladrones y riquezas sin número. Conseguidas estas a base de robo, extorsión y engañifas al sufrido contribuyente que a este paso terminará exiliado en el desierto de una árida existencia. 

“Cinderella” siempre fue un poco ceniza y no tuvo mucho éxito con los hombres a pesar de lo que nos contaron, pues estos le daban calabazas de continuo, a causa de su falta de higiene y por estar siempre rodeada de animales transformistas. Todavía sigue echando la culpa a una tal malhadada madrina; que no era otra que una fraudulenta manager que le prometió famoseo por un tiempo limitado con fecha de caducidad. Como a muchos otros artistas de moda que hoy son idolatrados por las masas y mañana nadie se acuerda de lo que fueron, o lo que hicieron por la sociedad.
"Vanitas vanitatum, omnia vanitas".

De eso sabe mucho “El flautista de Hamelin” que sigue atrayendo con su encantadora melodía hipnótica a todos los incautos que siguen pensando que se van a hacer ricos trabajando honradamente, que hay gobernantes honestos que velan por el bienestar del ciudadano, y empresarios pundonorosos que valoran el esfuerzo de sus trabajadores. 
Es cierto que la lotería les toca a algunos, a los que les suena la flauta por casualidad, como a Bartolo. Verdadero nombre del flautista que toca con un agujero solo. Yo personalmente cuando lo oigo, le mando con la música a otra parte. Por cierto otra versión se nos presenta como la del palo y la zanahoria, pero esa es para los más borricos.

Prueba fehaciente de que el tema de la honestidad está en baja es el caso de “Pinocho” un muchacho que tenía muy buena madera de currante, al que le contrataron por una ETT en un taller de carpintería. Todo esto después de mentir mucho sobre su experiencia, su preparación y su edad. Fue explotado vilmente hasta la extenuación por un jefe sin escrúpulos que le trataba como a un muñeco. ¡Un caso de narices!

“Bella” como todos sabemos, se terminó casando por puro capricho y por llevar la contraria a las leyes naturales y a sus padres, con un “Bestia” sobre el que actualmente pesa” una orden de alejamiento por malos tratos. Pues aunque dicen: “Que el hombre y el oso cuanto más feo y peludo más hermoso” no es más delicado y amoroso, ni tiene afanes de pulir su carácter y suavizar su genio. 
Y la luna llena y la primavera que son muy suyas para esto, tienen una influencia nefasta sobre este tipo de relaciones, pues alteran de mala manera la sangre de estos animales que se convierten en auténticos salvajes sin escrúpulos. Y en cobardes maltratadores y abusadores de indefensos. Están emparentados con los ogros de "Pulgarcito" y los machotes leñadores de "Caperucita" que nombré con anterioridad.

Y ya para terminar os dejo con “El Gato”. Apodo por el que es nombrado un gran intermediario, diplomático de reconocido prestigio. Preparador de discursos convincentes. Asesor de imagen sin parangón. Capaz de entronizar a cualquiera basándose en falsos informes llenos de mentiras y añagazas. Este mal bicho se pone las botas cada vez que triunfa con alguna de sus triquiñuelas. Prebendas, comisiones, sobornos, chantajes, extorsiones y favoritismos a dedo. Son armas que sabe utilizar con desparpajo y donosura en favor de sus protegidos que por lo normal utilizan trajes de Armani y Tucci y pagan con tarjetas tan negras como sus entrañas. ¿Donde se vio antes a los gatos colaborando con las ratas? Por eso os digo que no os creáis nada de lo que os cuenten los cuentos.
Estos personajes también son conocidos con el calificativo de picapleitos. 

¡Ah, por cierto! a “Hamsel “y “Gretel” ¡Por fin! de puro ansias, les compraron un bosque para perderse. Terminaron hospitalizados en urgencias con el azúcar por las nubes a la vez que una vieja boticaria jubilada se quedaba sin casa, desahuciada la pobre. Todavía se investiga por si ambos sucesos pudieran tener relación.

Y esto es a grandes rasgos lo que nos vendieron de niños, cuando no teníamos la capacidad suficiente para discernir entre el bien y el mal, lo justo y lo injusto. 
Por esa razón, ahora, los que tenemos dos dedos de frente y si alguien nos intenta engañar le recriminamos con estas palabras: "Tú lo que tienes es mucho cuento" o "A otro perro con ese hueso"

Ya somos mayorcitos y sabemos de antemano, que la realidad sigue superando con creces cualquier historieta de ficción que nos puedan narrar los espabilados de turno. Todavía algunos se frotan las manos presuponiendo nuestra inocencia recién caída del guindo. Solo hay que asomarse a la ventana tonta y ver las propuestas de los anunciantes.

Van aprendiendo de sus pequeños fracasos y ahora nos venden la moto y nos adormecen la conciencia con deportes de masas y programas basura de televisión con más veneno y en altas dosis. Son menos elaborados y más directos pero contundentes. Se trata de una"Lobo-tomia" de masas pura y dura. 
Y esto es mucho más perjudicial para los cabritos y los borregos, que el peludo enemigo disfrazado, que intenta entrar en nuestras casas enseñándonos la patita por debajo de la puerta, y echando en nuestros buzones propaganda comercial que promete convertir nuestros sueños en realidad inminente. Lo mismo que hacía el genio gordo ese que decían que vivía dentro de una lámpara, o como el calvo lacrimógeno de la lotería que viene a incordiar por navidad, junto con el otro gordo de rojo. A este último si se lo tenía que comer un lobo, que es más cansino que recoger piñones del suelo.

Lo que consiguen con estas cosas es jorobarnos la vida como al de "Notre Dame"

¡Venga ya! ¡Que no nacimos ayer! ¡Dejaos de cuentos! 




Derechos de autor: Francisco Moroz


22 comentarios:

  1. Genial!! Así es que se dejen de cuentos. Y una peculiar manera de cambiar el final de los cuentos, que es la real, aunque siempre tenían su moraleja, nos vendían la moto. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno mujer, la verdad es que los he contado de forma generalista y algo negativa. Pero es cierto que en esta vida no es oro todo lo que reluce.
      Besos

      Eliminar
  2. Muy bueno, buenísimo diría yo. ¿Tontos? No creo, pero se aprovechan de nuestra desidía y dejadez, de nuestro no saber como o de mil cosas más. Muchas injusticias y cuentos veo yo en el poder, ese que tienen sin importar como y que sostienen a base de engaños. Y nosotros aguantando como mulas. Pero en algún momento nos alzaremos a por los ogros que nos amenazan con nuestras azadas y guadañas.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien se aprovechan de nuestra inocencia de niños. pues a pesar de los desengaños continuados,tenemos esa necesidad congénita de seguir creyendo en algo. En eso se basa la ilusión.
      Algún día llegará en que los ogros las paguen todas juntas.
      Besos María.

      Eliminar
  3. Que paseo por la realidad de los cuentos para darnos cuenta de todos los cuentos que nos meten desde niños. Nos acostumbran desde ya a los cuenteros, de todos los tipos, que nos prometen el oro y el moro toda la vida. Genial Francisco . Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y deben de hacerlo muy bien estos cuenta cuentos, pues seguimos creyendo a pies juntillas todo lo que nos quieren contar; la mitad de ellas mentira y la otra mitad inventadas.
      Pero los mundos de fantasía nos atrapan a todos, a niños y adultos de igual manera. Y es que no terminamos de madurar nunca.
      Besos, amiga.

      Eliminar
  4. Genial, sensacional. La otra parte de la moneda. Lo que nunca nos contaron sobre principes, princesas y otros animales con mucho cuento. Abrazos Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde la antigüedad los relatadores de historias y leyendas se ganaban la vida reuniendo a las gentes para contarles batallitas antiguas. Hechos memorables donde caballeros y dragones se enfrentaban a muerte.Donde los reyes eran justos, las princesas bellisimas y las brujas remalas. Nada nuevo bajo el sol, y las moralejas siguen siendo pequeñas guías de comportamiento comunitario.
      Gracias por tu aprecio.

      Eliminar
  5. Amigo y nos vendieron la motoy nosotros incautos lo creímos. Ahora hay que ver qué es lo que viene de nuevo para cuando tengamos niños le podamos contar nuevos cuentos que no caigan de mentiras. Muy buena historia para los desengañados. Eres un crak amigo de las letras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hubo agentes comerciales con mucha labia y donosura para vendernos hasta lo que no tiene precio. Somos ingenuos seres con necesidad de creer en algo, en lo que sea que nos haga vislumbrar un resquicio de esperanza en nuestras grises existencias. Los personajes de todos los cuentos pueden extrapolarse al mundo cotidiano, te digo yo que están todos e incluso más malvados, mágicos, bondadosos y casquivanos que en los propios cuentos.
      Otro abrazo para ti Mamen.

      Eliminar
  6. Jajaja Francisco a esto se le llama desmitificar a los cuentos infantiles. Cuando de adultas los lees te ponen los pelos de punta pero en realidad los cuentos cubren perfectamente su función y supongo que no lo hacen del todo mal,quizás porque los niños siempre son mucho más sabios de lo que nos pensamos.
    Un beso y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que quitarle hierro al asunto que de por sí tiene mucho por donde cogerlo. Son varios los relatos que ya he escrito basándome en este tipo de literatura ¿Infantil?
      siempre hay una idea que se me cruza por la cabeza cuando quiero escribir algo, que pone en relación los mundos inventados con el real ¿Por qué será?
      Mucha tela que cortar todavía.
      Y no me cabe duda que de niños todos fuimos algo más listos de lo que pretendemos ser ahora.
      Besos y buen Miércoles.

      Eliminar
  7. Has hecho una verdadera labor de encaje con estos cuentos tradicionales y la realidad en la que estamos inmersos. Me parece un trabajo literario impecable, pero como yo soy un tanto inocente y aún quiero creer en cuentos de hadas, no estoy de acuerdo en que no haya gobernantes honestos (qué sí que los hay, cierto que en algunos partidos deben de quedar muy pocos, pero incluso en esos, los hay), ni empresarios pundonorosos (esto igual es más difícil que lo otro, pero también). Ya sabes que no quiero perder mi pizquita de fe en la humanidad.
    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno a veces me pongo el traje de lagarterana para hacer este tipo de historias.
      No es difícil comparar los mundos real y de fantasía como he dicho antes. Es al contrario, muy fácil, pues los personajes se dan al uno y al otro lado. Creo que se basan los unos en los otros y se copian y se viven complementándose y completándose.
      En realidad los cuentistas, los de verdad, los que saben contar historias subyugantes, han basado sus historias en trocitos de realidad envueltos en papel de regalo y lazos de colores.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  8. Genial, Francisco. El encaje de bolillos que presentas en esta "cruda realidad" es de aplauso. Solamente, que te veo un pelín pesimista, hombre. ¡ánimo! Quizás un días crezcamos por fin y mandemos a paseo a esos que nos cuentan cuentos salvadores, y que vienen a rescatarnos de las garras de los ogros que nos rodean. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco los aplausos tan generosos y ¡Sí! Como ya no soy niño, afronto con pesimismo a los melosos y mentirosos que intentan disfrazar las miserias y edulcorarlas con historias de final feliz. Pero no te equivoques, yo soy de cuento, y de historias infantiles con final feliz. Sobre todo cuando los malos pierden y pagan por todos los platos que rompen y todas las manzanas envenenadas que nos hacen comer.
      Todavía habrá caballeros brujas que nos rescaten de las malvadas princesas y lobitos buenos como los de Goytisolo
      Abrazos también para ti.

      Eliminar
  9. Sería interesante convertir tus ideas en guiones para una serie televisiva de cuentos modernos, pegados a la realidad del siglo XXI. Muy original. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay alguna adaptación de cuento hacha película como por ejemplo "Maléfica" que nos cuenta la otra cara de la moneda de esa malvada bruja que en realidad fue una víctima de los realmente malosos.
      Me lo pensaré lo de meterme a guionista.
      Abrazos Zarzamora.

      Eliminar
  10. Menudo repaso, Francisco, no has dejado títere con cabeza (o más bien debería decir cuento con moraleja). No estoy muy segura de que esté mejor ahora que conozco todas esas verdades y soy consciente de los engaños a los que fui sometida en otro tiempo ya lejano, pero solo por comprobar el mucho ingenio que gastas y la desbordante imaginación que posees, pasaré por el trance :D

    Buenísimo, para quitarse el sombrero. ¡Ole por ti y tus musas!

    Un beso grande y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu estás curada de espanto querida amiga. Que no te vengan con cuentos a ti que te los conoces todos seguro, y no te crees la mitad de lo que te cuentan en ellos.
      Tú que te disfrazas de romántica soñadora, apasionada fémina y de pronto te transformas en dominadora asesina con retorcidos artificios para hacer sufrir a tus víctimas. Tan pronto te sobrecoges emocionada, como ríes de placer viendo el sufrimiento de tus elegidos corderos propiciatorios.
      Tan pronto eres bruja como princesa, te disfrazas como te desnudas. Tú eres relatora con mucha historia a tus espaldas ¿A ti te sometieron a engaño? No creo querida. Je,je .
      Besos de Miércoles Julia.

      Eliminar
  11. Buena entrada, me gusta tu forma de escribir. Si necesitas algún consejo estoy por www.exlibric.com ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya gustado el estilo o la forma o las dos cosas. Mi agradecimiento por ello y tu propuesta e ayuda.
      Un saludo Javier.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...