miércoles, 25 de enero de 2017

Novela negra 2ª parte


Si quieres leer la primera parte pincha AQUÍ




Cuando evoca a “Grand Father” se le ensancha la sonrisa. Pues se trata de un hombretón de no menos de 100 kilos de peso con un corazón tan grande como él. Le empezaron a llamar “El Padrino” pues con su generosidad y bondad parecía arroparnos a todos; incluso sufragando nuestras necesidades perentorias, como cuando a alguno de nosotros se le olvidaba el almuerzo y nos compraba el bocadillo, o se necesitaba un bolígrafo, unos kleenex o una tirita. 
Lo que fuera necesario no tardaba en proporcionarlo sin pedir nada a cambio nunca. 
Pero el apodo no le hacía honor, porque nos recordaba a los mafiosos que siempre cobran los favores, con lo cual lo cambiamos por ese “Grand Father” que nos resultó más adecuado dado su altruismo
No nos sorprendió a ninguno cuando nos dijo trabajar en una ONG.

Mira el reloj: las cuatro y media, apura sus pasos, y más cuando vuelve a escuchar junto al chapoteo de sus pies, la de otros pasos precipitados que resuenan muy cerca de él.




Al leer estas últimas líneas mira por inercia el reloj de la pared, herencia de sus abuelos ¡Como se le ha pasado el tiempo! Con la excusa del insomnio devora volúmenes de 500 hojas como una posesa ¿O se dice poseída?

Se levanta para estirar las piernas y coge el vaso para llevarlo a la cocina y recalentarlo. No ha tomado nada desde que regresó a casa, y de eso hace unas cuantas horas.
Hoy ha sido un día de esos en los que una llamada te alegra la jornada, pues ese chico de la juventud lo había hecho después de tanto sin saber de él. Después de una precipitada y diría que alborotada conversación telefónica; y con la promesa de una gran sorpresa habían quedado, y ahora rememoraba como en sueños, las chispas que habían saltado entre los dos ¡Quién sabe! Esta vez a lo mejor no le dejaría escapar de nuevo.

El libro la ha acompañado a la cocina sin querer, y mientras espera que suene el “Clinck” del microondas, abre la hoja donde dejó el marca páginas y prosigue recorriendo con sus ojos ávidos, los renglones en los que se había quedado. Le quedaban unas pocas páginas para terminarla historia.




Un escalofrío recorre su espina dorsal, y con un impulso primitivo echa a correr como prevención a lo que se imagina que va acontecer.
Dicen que el miedo a lo imaginado es superior a la amenaza real.  
En este caso certifica lo inminente del peligro concreto, cuando alguien se abalanza con fuerza sobre su cuerpo y lo derriba en el suelo manteniéndose sobre su espalda. En la caída se le rompe la nariz y al tragar nota un regusto salado.

Intenta liberarse del peso de su agresor revolviéndose salvajemente con todas sus fuerzas, pero no lo consigue, lo cual le hace cambiar de estrategia profiriendo un grito de socorro que apenas sale de su boca, queda enmudecido por el gorgoteo del líquido espeso que sale de su garganta rajada profundamente por un tajo que le ha producido un cúter afilado.

Su último pensamiento va dirigido a esa mujer que con su simple presencia le había vuelto a enamorar, dándole esperanzas de una existencia compartida.

Un relámpago ilumina la calle, junto con la macabra escena del crimen. Le sigue el estampido del trueno ensordecedor que la victima apenas oye.

Después la oscuridad lo envuelve todo de nuevo mientras exhala junto a su sangre caliente, el aliento de la vida.




Se pone a temblar, no sabe bien si de frío o por un presentimiento instantáneo que ha sido acompañado casualmente de un relámpago que a su vez ha encendido una luz de alerta en su cabeza. 
El trueno posterior la ha terminado de estremecer.

Esa parte de la historia escrita en el libro la ha trastornado de tal forma que le ha causado una conmoción considerable. Es como si ella formara parte de una trama concebida con cierto toque de malignidad insana. Hay partes concretas del relato que parecen encajar, como si lo leído fuese un puzzle algo distorsionado que no hubiera logrado enfocar.

Pero ahora es como si todo adquiriera ese sentido que ella se resistía a visionar. No cree en las casualidades, detrás de todo esto pareciera haber una mano siniestra que hubiera escrito su historia personal. 

Se dirige a la sala dispuesta a apagar la luz para marcharse a la cama. Debe descansar, mañana tiene que trabajar y necesita despejarse después de tantas emociones.

Se acerca a la ventana para cerrar la persiana, pero antes se asoma por última vez por si acaso hubiera dejado de llover. 
El cielo sigue cubierto de nubes negras como la sombra que se despega de la pared frente a su casa y la mira a los ojos con deseo lascivo. 
No puede comprender lo que ve, y cierra la persiana apresuradamente. 
Está aterrorizada y sin poder creer lo que está pasando. sin querer se está convirtiendo en testigo y personaje involucrado de una historia delirante.

Tropieza con la alfombra a causa de los nervios que la empiezan a dominar y agarra el libro abriéndolo casi por el final. 
Cuando lee la continuación, rompe a llorar con impotencia y auténtico terror reflejado en su rostro.
Su propia historia, los mismos personajes con otros nombres diferentes. Eso es lo que ha estado leyendo desde hace días.
No puede aceptar el final que el autor ha dado a sus protagonistas principales. Se resiste a ser una víctima más, e intenta serenarse pensando que en cualquier momento despertará.
Aunque reconoce, que la frase con la que acaba el libro, es una sentencia clara y firme de muerte.




El verdugo de Sergio levanta la mirada y ve un cielo cuajado de nubes negras, pero también la ve a ella asomarse a la ventana, tan hermosa como siempre, tan deseable. Asustada como un animalillo indefenso ante su cazador. Otra presa más.

Hoy la había vuelto a ver en el bar de copas, después de tantos años de búsqueda infructuosa no podía creerlo. La fortuna le sonreía.

Su sueño de juventud, pensó, al fin se podría convertir en realidad. Pero ahí estaban también el resto, y entre todos, al tonto al que apodaban Dalma” que empezó a eclipsarlo de nuevo, cuando imitando la voz rasgada del famoso cantante le había interpretado a ella, esa canción que tanto le gustaba, cuya primera estrofa decía: "Míasolamente mía"
¡Sergio! siempre él por medio. Pero se había condenado el solito desde el momento en que entonó la primera nota a Ana, su exclusiva“Kim Basinguer” ¡La que siempre fue suya!

No esperaría otros diez años para poner fin a su obsesión de poseerla. Y es que, esa reunión tan cordial de reencuentro de antiguos amigos, fraguada como sorpresa por parte de "Grand Father" durante una década interminable y dolorosa para él; iba a dar sus frutos en escasos minutos. 

Esa tarde solo había tenido que mentir en una cosa: Su dedicación plena, su amado oficio ¿Abogado? ¡No!
Esos pardillos se tragaron tan burda mentira, pues realmente a lo que se dedicaba era a escribir novela negra. Tenía práctica a la hora de urdir tramas y encontrar coartadas perfectas.

¡No podía ser de otra manera!

Y los primeros actos ya habían concluido satisfactoriamente. Ciertos obstáculos se eliminaron convenientemente y solo se interponían en su camino dos puertas que abriría fácilmente. Las del corazón de Ana le fueron imposibles de forzar.

Y el relato concluiría solo en tres páginas más y una frase lapidaria:

"Lo escrito, escrito está"




Derechos de autor: Francisco Moroz

12 comentarios:

  1. ¡¡Hala, qué bueno, Francisco!! Me ha encantado esa mezcla de historias en que una se enreda con la otra y ambas son la historia contada en el libro que se lee en una de ellas. Es como un juego de espejos en que cada uno refleja lo reflejado en los otros y no sabemos cual es el original.
    Muy bueno, de verdad. Qué historia tan contundente me has dedicado. Muchas gracias de nuevo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Meta historias llaman a eso? Pues me alegra que como exigente lectora hayas encontrado este relato al menos entretenido.
      Para mi es un honor tu apreciación a la vez que un acicate.
      Besos.

      Eliminar
  2. Ohhh, para nada me esperaba ese final. Ya lo acaba de decir Rosa, que has jugado con los personajes, con la realidad y con la ficción contada en el libro. Me ha gustado, en particular, lo bien descritas que están todas las escenas, lo que contribuye a 'crear el ambiente'de tensión e intriga.
    Tienes que escribir más relatos de este tipo porque se te da fenomenal, Francisco.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Biennnn! He conseguido sorprenderte de nuevo a pesar de que me conoces las formas y las maneras.
      No te prometo nada porque el relato largo me cuesta mucho por las complicadas tramas y personajes que he de utilizar, pero no quita ello para que de vez en cuando me salte a la torera mis propias reglas.
      Besos

      Eliminar
  3. Caramba, Francisco. Me ha encantado la historia y el estilo narrativo empleado. Esos saltos de escenario y protagonista le añaden atractivo y suspense. Y el final, demoledor. ¿Será verdad que la realidad supera a la ficción?
    En este caso, por lo menos la iguala. El fin estaba escrito de antemano y ya nada puede cambiarlo. Una historia tremendamente original.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha gustado a ti querido compañero ya es un punto a mi favor dado el alto valor en que tengo lo que tu escribes que son relatos de este tipo, compuestos por más de un capítulo. Lo mio es el corto y cuando escribo algo así me encuentro algo descolocado y un poco asustado por no saber llevar el argumento a un término aceptable.
      Por lo cual: ¡Gracias!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ya sabía yo que Sergio no iba a acabar bien. Lo que no me esperaba era el final de la pobre Ana. Muy buena historia, sí señor.
    Dentro de poco tengo una reunión de antiguos compañeros de estudios... estoy por no ir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado con esa reunión, alguien a dicho que la realidad puede superar la ficción. Nunca se sabe.
      Me alegra que tu mente analítica no haya sabido descifrar de antemano todo el enigma de la historia.
      Besos

      Eliminar
  5. Complicado esas tramas que has manejado y anudado entre ellas tan bien, y el desenlace totalmente inesperado, siempre se ha dicho que esas reuniones de ex alumnos eran complicadas pero ¡¡¡tanto!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja. Todo esta en como quieras liar a los personajes. no es mi estilo, lo mio es más sencillo, sin tanta trama ni drama ni descripción ambiental. Pero bueno será cuestión de ir acostumbrando al teclado y las neuronas.
      Besos Conxita.

      Eliminar
  6. Me quedé boquiabierta, sí esa es la expresión adecuada. Para nada me esperaba los giros que has ido dando una y otra vez, mezclando realidad con ficción para llegar a ese final totalmente impredecible. ¡Genial! Y te lo juro, me puse uno para poder decir eso de: Me quito el sombrero.
    Un besazo grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El sombrero era de copa?¿De bombín?¿De ala ancha o pamela? Según el tamaño la sorpresa es mayor o menor.Ja,ja, en este mundo hay que valorarlo todo.
      Me encanta que te hayas quedado con cara de sorpresa, eso significa que todavía tengo el poder del hechizo.
      Besos guapa.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...