viernes, 23 de septiembre de 2016

Insultos y reniegos- 3 - Homo Stupidus




Una simple palabra puede llegar a convertirse en compendio de otras muchas, proporcionándonos una economía lingüística sin parangón.
El lenguaje es rico en términos para calificar, designar y nombrar a alguien o algo, dando de esta manera un abanico casi infinito de variedades tonales en cuanto a sonidos contundentes a la hora de ofender, o una meliflua manera de designar de forma insultante sin parecer hacerlo.

Es el caso de la palabra “Estúpido” que como no podía ser de otro modo pertenece a la etimología latina.
Proviene del término: “Stupidus” cuyo significado en sí no es agraviante ni ofensivo, pues no significa otra cosa más que: aturdido a causa de un golpe, quedando el individuo semi-inconsciente y desorientado a causa de ello.

Añadiendo el sufijo “Ez” obtenemos el vocablo para definir la cualidad. Con lo cual daríamos pie a que el protagonista de la película Forrest Gump dijese su famosa frase: “Estúpido es el que hace estupideces” pero con la palabra "Tonto" que es lo mismo.

Estúpido se convirtió en insulto una vez que se comprobó que no solo los que recibían un golpe en la cabeza realizaban y decían cosas sin sentido y desacertadas y del todo faltas de inteligencia; por lo cual se empezó a designar como estúpidos a todos aquellos que reunían condiciones suficientes para serlo por méritos propios como a los: Tontos, Lerdos, ilógicos, inconscientes, idiotas, simples, majaderos, bobos, atolondrados, ignorantes, zopencos, pasmados, empanados, alelados, cretinos imbéciles e idiotas...

¿Comprendéis ahora lo de la economía en palabras?

Todos aquellos nominados lo son por su cerrazón y cabezonería, su incapacidad para comprender, y su nulidad para dialogar y razonar con coherencia y lógica con otros seres humanos sin afán de hacer prevalecer sus opiniones y certezas por sus santos C_____s. Sin esgrimir a cambio argumentos suficientes, y sin saber hacerlo sin gritos ni violencia. Aquellos a los que llamamos cariñosamente: "Descerebrados".

Por lo general son seres que se comportan de forma primaria, siendo peligrosos en grado sumo, pues ya lo dijo Pérez Reverte: “Causan más daño los estúpidos que los malvados” y es que los primeros no son capaces de abrir sus entendederas cuando algo se les explica por activa y por pasiva y aún así, tienen empeño en salirse con la suya a topetazos, imponiendo su voluntad de forma visceral e irracional; A pesar de caer quien caiga. Con tal de imponer criterios con pies de barro, son capaces de hacer daño al prójimo e incluso a ellos mismos, sin conseguir por otro lado, beneficio alguno.

Un tal: Carlo María Cipolla (Vaya con el apellido) señaló en un tratado realizado por él mismo, la certeza de que existían cuatro clases de personas en el mundo, a saber: El común de los mortales, Los inteligentes, los desgraciados, y los malvados… ¡Menuda conclusión!

Deberíamos aclarar que una torpeza puntual no puede considerarse una estupidez, un fallo lo tiene cualquiera y nadie está libre de errar por descuido e incluso por negligencia o despiste ocasional. Pero cuando ese error es continuo y repetitivo y el individuo que lo comete no aprende del mismo; entonces es, cuando el estúpido y su estupidez se hacen evidentes.

“No hay burro que tropiece en la misma piedra dos veces salvo el ser humano"
Apunto con respecto a esa piedra y los tropiezos que ocasiona a los estúpidos, que las terceras elecciones al gobierno de este país están en puertas.

La estupidez es tan extensa que se han escrito libros sobre ella. Fernando Savater tiene escrito ni más ni menos que todo un ensayo. A su vez muchos eruditos, pensadores, autores, músicos, filósofos…dejaron para la posteridad algunas frases lapidarias. 
Os dejo algunas de esas perlas como colofón final.

“Nunca discutas con un estúpido, te hará descender a su nivel y ahí te vencerá por experiencia” (Mark Twain)

“Haría falta un doble sol para alumbrar el fondo de la estupidez humana” (Jean Paul Sartre)

“Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano” ( Wolfgang Von Goethe)

“Solo conozco dos cosas infinitas: El universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera (Albert Einstein)

“Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que solo le hace falta abrir la boca para demostrarlo” (Séneca)

La última la encontré rulando por internet y nos pone a todos en evidencia:

" Si el tiempo pone a cada uno en su sitio, en el sitio de los estúpidos tiene que que haber un ambiente increíble"


Tendría que aclarar que la estupidez puede ser subjetiva, pues lo que para unos es un despropósito, para otros es un acierto. (Triste consuelo)


Derechos de autor: Francisco Moroz

26 comentarios:

  1. Un buen posts nos traes hoy, siempre es sabido que los estúpidos son mas que tontos. Tratan a otros de estúpidos cuando son ellos mismos los que se califican. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser humildes para reconocer nuestros momentos de estupidez supina y comprender a aquellos que tambi´n tienen sus momentos de inspiración.
      Creo que nos libramos pocos. El error está en reincidir.
      Besos amiga Mamen.

      Eliminar
  2. Un muy buen post Francisco, certero como siempre.
    Los estúpidos para mi son aquellos que no saben mirar mas allá de su ombligo , su ego y arrogancia, y he convivido con uno durante unos cuantos añitos y te aseguro que me costaba un dolor de cabeza que no te puedes imaginar, de modo que se muy bien lo que significa ese termino.Un abrazo y gracias por seguir enseñándonos tan bien, da gusto. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja nada que decir ante tu experiencia que te ha hecho una buena entendida sobre este tipo de elementos y su tara.
      Cuando vemos la estupidez ante nuestros ojos nos creemos a salvo de ella, pero no bajemos la guardia pues es contagiosa.
      Como siempre mi agradecimiento Teresa

      Eliminar
  3. Genial entrada, Francisco. Me encanta esa acepción original de la palabra estúpido, pero en ese caso a mí me sale sin acento. A veces digo de algo, que me ha dejado estupida, así con acento en la "i", queriendo decir que estoy estupefacta. Por cierto, ¿tendrán relación etimológica ambas palabras?
    Respecto a las frases que citas son buenísimas. De la primera conozco otra versión que es inferior, pero tampoco está mal y da mucho que pensar: "Nunca discutas con un estúpido. Podrían confundiros"
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte.
      Estúpido con acento es el: Que muestra torpeza o falta de entendimiento para comprender las cosas.
      Creo que tu te refieres a la estupefacción que significa: Estar muy sorprendido, asombrado o desconcertado ante algo poco habitual, y no comprende lo que pasa ni sabe cómo reaccionar.
      La palabra estupída no existe en el diccionario.
      Muy buena la frase final ¡Estamos rodeados!
      Besos

      Eliminar
    2. Ya me imaginaba que no existía. En realidad estaba tan convencida que ni lo había comprobado, pero suena genial para indicar que algo te ha dejado estupefacto o estupido. Ji, ji.

      Eliminar
  4. Mira que es interesante esto de la estupidez humana, ¿quién lo iba a decir?
    Me han encantado esas citas y me he reído con la del ambiente increíble, es que hay ¡¡¡tant@s!!!
    Un beso pasado por agua en Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tratados y ensayos sobre esta tara del ser humano ¿De qué nos sorprendemos cuando el país va como va?
      Mucha culpa la tenemos todos los que colaboramos y ponemos nuestro granito de arena con nuestras estupideces personales.
      ¡Tenemos difícil arreglo a estas alturas!
      Un beso Conxita.

      Eliminar
  5. Es siempre bueno, y hasta necesario, recordar los orígenes de las palabras. Me encanta este planteamiento lingüístico que nos haces, cómo lo haces ameno y didáctico y las citas que nos regalas. Yo creo que una palabra como "estúpido" se convierte en un insulto cuando le damos cierta entonación y cierto sentido de eufemismo, pero esa es una teoría propia y por tanto algo estúpida ;)!

    Un beso grande y muy buen finde, Francisco!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está de más reconocer nuestros fallos como seres inteligentes, al menos somos capaces de reconocerlos y algunos hasta de enmendarlos y corregirlos, o al menos hacerlos menos patentes. Otros sin embargo se recrean en su estupidez e incluso hacen alarde de ella.
      Besos Fer. Siempre un gusto verte por aquí, y de estúpida t,ú nada de nada.

      Eliminar
  6. Vaya, después de esta tercera entrega ya estoy más segura de cómo y a quien insultar con precisión.
    Aunque me temo que los estúpidos, idiotas o imbéciles a los que dirija mis invectivas no captarán la diferencia.
    Besos, Homo sapiens sapiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la acepción que compendia muchos otros insultos. Es el archivo comprimido con el cual el manido "Gilipollas" se queda escaso.
      Deberíamos utilizarlo en lugar de otros muchos que ya nos suenan a nada por el abuso de su uso.
      Algunos estúpidos están vacunados en su propia estupidez, con lo cual, dicho calificativo no son capaces de asimilarlo.
      Besos Paloma.

      Eliminar
  7. Una excelente entrada, aunque reconozco que cada vez me resulta más complicado insultar a según que personas. Creo que tendré que inventarme los míos propios.
    Aunque está claro que la grandiosidad de la estupidez humana no tiene límites.
    Como siempre darte las gracias por instruirnos en los orígenes de palabras que a veces utilizamos con desconocimiento.
    Un abrazo y un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cultura también pasa por saber utilizar adecuadamente el insulto, y no rebajarnos a soltar por la boca sapos y culebras que carecen de sentido o están fuera de lugar. A veces una tontería hecha adrede para romper el hielo de ciertas reuniones, o la gracieta oportuna para salvar una situación tensa, no viene a significar que el que la hace sea un estúpido. Seamos inteligentes hasta para calificar y calificarnos.
      Un besos Mariola.

      Eliminar
  8. Yo creo que cuando se dice de alguien que es estúpido, cada uno tenemos una acepción de la palabra en la cabeza, por eso tu post viene a poner los puntos sobre las "ies".
    Hay quien es "estúpido" porque nace o se lo curro, y hay quien puede cometer alguna estupidez en un momento dado, sin saber muy bien por qué (yo misma sin ir más lejos). Lo importante es eso, pues, no hacer un hábito de algo puntual que todos podemos cometer.
    Estás tú muy instructivo, amigo, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente vienes a aclarar esa diferencia fundamental entre la estupidez congénita y la que se trabaja diariamente con la soberbia, el engreimiento, o el egoísmo y la irracionalidad.
      Después están los tontitos que hacen tonterias, los graciosos y los bromistas. Teniendo en cuenta que el humor es inteligente y nada estúpido.
      Los que se dan importancia y se toman muy en serio, esos son los más peligrosos.
      ¡Y sí! todos sin excepción cometemos estupideces sin querer, los que las hacen a posta ya son de otro género.
      Besos, y encantado de instruir, lo hacemos a la vez.

      Eliminar
  9. Un artículo de más interesante, en el que nos ilustras con gran maestría el arte de la "estupidez" creo que es más cuestión de la intención que se pone en el insulto que de por sí el mismo. Es importante discernir cuando crees estar con con alguien al que se le atribuye el calificativo, justo para no caer en su nivel, como bien dices. Cuantos menos haya mejor jajaja.
    Las citas, buenísimas.

    ¡Un fuerte abrazo, Francisco!
    Buen inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que un arte es un despropósito, pero es cierto y te doy la razón, que algunos cultivan la estupidez como una virtud personal. Cuando oyes hablar a los engreídos cargándose de razones divinas y humanas para justificar sus desmanes, te das cuenta que algunos viven sumidos en su propia ignorancia cargada de cerrazón estúpida.
      Otro fuerte abrazo para ti Amiga. se bienvenida.

      Eliminar
  10. No hay cosa más tozuda que la estupidez, porque además, se siente en posesión de la verdad. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada que añadir a esa gran verdad que de forma escueta y sencilla acabas de escribir.
      Agradecido.
      Un abrazo Marisa.

      Eliminar
  11. Excelente artículo sobre le estupidez humana, una de las "cualidades" que más nos distinguen del resto de seres vivos. ¿Cuándo nace o aparece la estupidez? ¿Se nace con ella o se desarrolla en algún momento de la edad adulta? ¿El estúpido nace así o se hace? Como bien dices, todos (o casi todos) hemos cometido alguna estupidez en nuestra vida, pero lo importante en no recaer.
    Este tema daría para un tratado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente no tengo respuesta a tus preguntas. Creo como Rousseau que el hombre es bueno por naturaleza, que es la sociedad quien lo corrompe. Pero claro, de la sociedad formamos parte todos, y todos somos responsables de que nuestra propia estupidez no alcance cotas altas y contagiosas. lo que se dice el contagio de las taras de las masas.
      Hay tratados muy completos que nos aclararían algunas dudas, pero la estupidez es como el cáncer y se extiende sino ponemos remedios de humildad y cultura.
      Un abrazo querido amigo.

      Eliminar
  12. Interesantísimo este discurso acerca de la estupidez, sus acepciones, usos y citas, sin embargo intuyo que tras esta excusa de fondo, late un gran problema que muy sutilmente lo has dejado caer, pero que nadie se ha atrevido a responderte. Porque la estupidez humana no tiene límites (como dijo Eisnsten) y más aún en el caso del necio cuando se obstina en reconocerlo.

    Esta cita de Patrick Rothfuss: “El poder está bien, y la estupidez es, por lo general, inofensiva. Pero el poder y la estupidez juntos son peligrosos”, pone de manifiesto la estupidez de quienes nos gobiernan en este país, cuyos ciudadanos están demasiado habituados a resolver sus problemas en los taburetes del bar y riéndose encima de sus propias miserias, en lugar de ser conscientes de su miedo a ejercer la libertad y no cederla a esos cretinos que nos tienen hipotecados hasta las cejas a nivel mundial. Por supuesto no "comulgo" con ningún partido político como adalid de causas perdidas, por el contrario si todavía me queda esperanza es porque ya va siendo hora de que creamos en nosotros mismos, en nuestro propio poder de cambio y en ser conscientes de que nunca saldremos bien pagados si delegamos nuestros derechos y libertades en quienes nos gobiernan, porque estos lo único que nos han demostrado con este cuento de la "dedocracia" es que una vez que depositas la papeleta en la urna, ellos tendrán la sartén por el mango y nosotros, en cambio, les habremos cedido (como en un contrato) nuestra libertad.

    Gran debate, amigo Francisco, que me tendría aquí enganchada más de lo habitual y no quiero abusar de tu paciencia.

    Te dejo con esta otra cita literaria, con la que sintonizo mucho mejor y encima de un gran dramaturgo del humor absurdo, que es un género que me apasiona:
    “Hay dos maneras de conseguir la felicidad: una, hacerse el idiota; otra, serlo.” (Enrique Jardiel Poncela)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Al releer mi anterior comentario, quiero hacer la siguiente observación: no aludo a ningún contertulio/a al expresar esa famosa frase de Albert Einstein, sino que olvidé poner punto y aparte para separar el contexto de lo citado anteriormente.

    Mis disculpas por si alguien lo interpretó mal.

    ResponderEliminar
  14. Agradezco tu interesante reflexión que enriquece la entrada. los comentarios siempre son bienvenidos a este blog y sobre todo de este tipo que completan y redondean la entrada a la que van referidos.
    No te apures, los seguidores habituales son personas sensatas y razonables y no creo que a causa del lapsus del punto y a parte se den por aludidas ninguna de ellas.
    Yo al menos confieso cometer alguna estupidez de vez en cuando, por lo cual me considero estúpido puntual, lo peor es reincidir por pura inercia y convertir la estupidez en una virtud.
    La humildad es la única virtud que hace a los seres humanos grandes. Eso y el sentido del humor, sabernos reir de nosotros mismos y nuestras patochadas.
    De nuevo agradecido Estrella te mando un abrazo virtual pero fuerte.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...