miércoles, 27 de julio de 2016

Cazadores y alimañas




El depredador había llegado a su destino, después de meses de trabajarse a la víctima por correo electrónico, en una de esas redes sociales tan eficientes que se
estaban definiendo como una herramienta primordial para contactar con ellas.

La había localizado gracias a un perfil falso, haciéndose pasar por un pueril adolescente de 17 años casi perfecto: alto, y atlético, deportista, buen estudiante y comprensivo ¡Muy comprensivo!

Después de diálogos escritos y mensajes muy sentidos la niña accedió a mandarle su foto. Se trataba de una chiquilla de poco más de 12 años, regordeta de piel blanca y pura, y con cabello rubio y rizado; todo un manjar para un tipo como él, que pretendía saciar sus apetitos lascivos en su cuerpo de niña, desatando todos sus instintos sádicos de abusador de menores.

Ella tenía problemas de autoestima y de falta de comprensión por parte de sus padres y compañeros de clase; parecía que huía de todos ellos por diversas causas, no se sentía querida y se desahogaba en los chat contando sus desdichas de pre-adolescente. Era soñadora y deambulaba por mundos imaginarios donde él, se alzaba como su adalid y salvador de sus desdichas.

Ese proyecto de mujer era un manjar para sus sueños aberrantes de posesión, con ella consumaría todos sus oscuros deseos, esos que le perturbaban y hacían que se excitara como una bestia en celo.

Le había tendido una tupida red de tela de araña, halagando su belleza, regalando su sensibilidad y  emociones a base de palabras suaves y tiernas. Lo único que le pidió a la niña era discreción, para evitar, según le explicó, el que las malas lenguas pudiesen cebarse con su pretendida relación de enamorados y dieran al traste con sus proyectos de futuro en común de amigos y casi pareja de enamorados.

El la nombraba como “su dulce niña” y presentía que ella se deshacía como gelatina cada vez que lo leía escrito en el ordenador.

Se relamía de placer cuando después de tantear el terreno recibía las respuestas esperadas a las preguntas, que disfrazadas de interés, eran únicamente añagazas para recabar información sobre la rutina que la niña desarrollaba en su día a día.
Al fin llegó el momento de un encuentro real en una pequeña casa de campo a las afueras de una pequeña población no muy conocida.

La chica saldría de la casa donde vivía con sus padres y se encontraría con él adentro. Hasta le dijo donde se escondía la llave de la puerta para que entrara sin problemas…

...Allí estaba después del viaje. Había llegado desde el sur donde vivía, hasta el norte, donde habitaba la chiquilla, cinco horas de viaje que el compensaría con una intensa primera sesión de sexo apasionado, descontrolado no exento de dureza, que dejaría algunas señales sobre la cálida y virginal carne de la mujercita, a la que sometería con violencia y fuerza bruta de alimaña.

Con la llave que encontró escondida en el parterre, abrió suave la puerta  para no recibir alguna sorpresa desagradable. En silencio entró y escuchó con atención, para a continuación, decir el nombre de la muchachita con cierta ansiedad incontenible, la presintió arriba, le contestó con esa dulce voz que él había recreado en su imaginación, le solicitaba que subiese arriba, al dormitorio…

La puerta  del cuarto estaba entornada, intuía movimiento adentro, no era ningún pardillo que se dejara atrapar en una tonta encerrona, el cazador era él, y muy inteligente como para haber captado a ese tentador bocadito de nata,  con lo cual se cercioró que era solamente la muchacha la que estaba allí adentro.

Abrió despacio y la vio en todo su esplendor. Carne tibia debajo de un corto vestido rosa de dulce impúber, ojos celestes que le miraban con sorpresa, brillos dorados en su melena rizada y extrañeza al no encontrar enfrente a su adonis de 17 años, a su príncipe de cuento. Ya no había marcha atrás ¡ Era suya, solamente suya! y estaba a su merced e indefensa a sus caprichos calenturientos y rijosos.

Pero dos cosas también le extrañan a él, a saber: Que la niña no esta asustada y que en la habitación hay tres camas y no sólo una como correspondería.

Cuando quiere reaccionar, tres bestias enormes de diferentes tamaños entran por la puerta atropelladamente y se abalanzan sobre su cuerpo sin darle ocasión a defenderse. Le desgarran, laceran y destrozan a dentelladas. Le mutilan y le arrancan trozos de carne con las garras; el pederasta profiere gritos horribles que nadie escucha, y lo hace hasta que se ahoga en su propia sangre mientras es devorado con calma, ya sin prisa ni ansia alguna.

La niñita mientras, baja a la cocina y abre la tapa de su ordenador portátil que está encima de la mesa.

Medita sobre el desarrollo de los últimos acontecimientos y se siente satisfecha. Hace unos meses estaba desesperada al no saber cómo iba ella, tan pequeña e indefensa, a alimentar a sus tres queridos osos pardos, y mira tú por dónde la solución se la proporcionó la red social más utilizada por los chavales, esa misma que utilizan los tramperos sin escrúpulos para captarles a ellos.

Se sentía orgullosa de haber conseguido lo inaudito, lo que se dice: “Matar dos pájaros de un tiro.”Cazar al cazador y dar de comer a sus animales.

Cuando el ordenador está encendido se introduce en la red social marcando su perfil con su Nick personalizado, donde figura su presunto nombre. Y teclea un mensaje: “Me siento sola e incomprendida por mis padres, mis compañeros me ignoran porque estoy gorda, siento su desprecio en las miradas. Necesito amigos.”

Al cabo de 10 minutos entra un aviso en el servidor donde se solicita su amistad. Ella acepta y al rato puede leer un mensaje donde un usuario con el nombre de:"Metro sexual" dice: “Hola preciosa yo tengo el mismo problema, podríamos ser amigos y llegar a conocernos lo suficiente como para entablar una bonita relación”

-¡Bien! El cebo ha funcionado de nuevo, -dice la niña en voz alta, dentro de unas semanas tengo el suministro asegurado.

Después de intercambiar unos cuantos mensajes ingenuos y provocadores con ese usuario desconocido que se hace llamar “Metro sexual” cierra la cuenta con su perfil donde pone: “Ricitos de Oro”.



                                                                                                          Derechos de autor: Francisco Moroz




12 comentarios:

  1. Felicidades. Este relato me ha encantado. Es un final sangriento pero feliz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final justo y necesario para depredadores de inocentes. Ojalá esto ocurriera de vez en vez como escarmiento y aviso a navegantes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Francisco, buen final para semejante animal, el pederasta digo.
    Excelente relato, y buen aviso a navegantes, me refiero al cuidado que niños, niñas y sobre todo padres, debemos tener en relación al control con los contenidos que manejan o pueden manejar los más pequeños en las redes sociales. Aunque desde luego, la niña del relato se las apañaba muy bien ella sola, ja,ja,ja.
    Gracias por tu imaginación puesta al servicio de los demás.
    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inocencia es algo que presumimos innato en los niños, pero en cuestión de tecnología creo que somos más pardillos nosotros los adultos aunque menos confiados. Cierto que hay que dejarles que practiquen con las herramientas del futuro, pero que habría que controlar los modos y los procesos para evitar que cayesen en los peligros la red de araña que muchos tienden a los ingenuos.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  3. Muy bueno, Francisco este cuento del cazador cazado y nueva y sugerente versión de "Ricitos de oro". Otra vez, y van n+1, me has vuelto a sorprender totalmente. Me esperaba otro final muy distinto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada que me comuniques que te sigo sorprendiendo, eso es un gran halago que me entusiasma. No quiere decir que lo esté haciendo bien necesariamente, pero si que la imaginación es mi aliada.
      Podríamos decir que sin redundar en detalles y a groso modo se trata de una versión actualizada 2.0 del cuento clásico.
      Besos y gratitud.

      Eliminar
  4. Jajaja Francisco esa ricitos de oro es de armas tomar y nunca mejor dicho.
    Es cierto que incides en un tema que preocupa porque en la red se esconden muchos desaprensivos que juegan con los sentimientos de niños y niñas a los que intentan embaucar, es importante que los padres controlen esas actividades aunque es muy difícil porque con frecuencia los niños saben más que los padres.
    En tu relato me alegra que los embaucadores acaben bien embaucados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Certeras palabras: Los niños saben más que los padres en muchos casos.
      En este caso a la niña la he adornado con el toque ingenuo, en este caso fingido, de todos los tiernos infantes. Pero también le he dado la madurez suficiente para poder identificar el peligro y poder defenderse de modo creativo, ¡Claro! la inmensa mayoría de los niños no tienen tres osos en casa.
      Me alegra hayas disfrutado con mi cuento.
      Besos

      Eliminar
  5. Me gustó mucho el cuento, me gusta la tensión que vas imprimiendo durante todo el relato, que por desgracia sucede tanto y cada vez más, para luego ese final tan sorprendente y que me agradó sobremanera. Bien por ricitos de oro a ver si hace limpieza de indeseables.
    Genial por ti.
    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería de desear sin caer en el llamamiento gratuito a la violencia, que estos desaprensivos tuvieran su justo castigo por el daño que infligen en los niños y impúberes, condicionándoles a un futuro lleno de traumas que les marcan sus formas de proceder y de relacionarse con los demás.
      Espero te encuentres bien.
      Recibe un beso tonificante.

      Eliminar
  6. Cazador cazado o donde las dan, las toman. Se me vienen a la mente varios dichos a raíz de tu fantástico relato. Mi madre solía decir que las personas malvadas, tarde o temprano, acaban topándose con otras peores que ellas.
    Fenomenal ese final tan justiciero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la ficción se da rienda suelta a lo que no se puede hacer en la realidad, pero quizá se debiera hacer para escarmiento de algunos, y aviso para el resto.
      Besos y bien hallada.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...