miércoles, 25 de mayo de 2016

Gracias por tu amor




Una explosión en la carretera al paso de un convoy. Salieron, asustados de la pequeña casa, y vieron desde donde se encontraban los hierros retorcidos y los restos humeantes de lo que había sido hasta hace unos momentos un vehículo semiblindado. 

Soldados armados, salían de otros situados más atrás y miraban desconfiados hacia ellos. Les gritaban en un idioma que no entendían y se acercaban gesticulantes mientras les apuntaban con sus fusiles.

¡No! No era un sueño, era la pesadilla que se representaba allí en medio de la nada, donde ellos habitaban e intentaban sobrevivir al caos de la intolerancia de los dos bandos.

Los soldados se acercaban amenazantes requiriéndoles a que no se moviesen. ¿No veían acaso que eran dos ancianos que no hubieran podido huir aunque quisieran?
Cuando comprobaron que no representaban ningún peligro, trajeron a los heridos que habían sobrevivido al ataque, uno de ellos conmocionado por las terribles heridas deliraba.
La mujer no comprendía lo que decía pero, pidió permiso a los soldados para poder acercarse a él.

Le agarró las manos y empezó a cantar una dulce canción, el joven la miró, llegando a pronunciar solo unas palabras antes de expirar:

¡Gracias por tu amor!


derechos de autor: Francisco Moroz

Relato presentado a:






32 comentarios:

  1. Ayyyy qué escalofríos me recorren el cuerpo. Precioso, me has emocionado. Gracias por tu amor.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura María.
      Si ha despertado tu emoción me doy por más que satisfecho.
      Besos

      Eliminar
  2. Veo con agrado, Francisco, que el veneno de la creación te ha invadido completamente. Sigue así, cada día muestras más sensibilidad en tus escritos, y es fantástico leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El veneno de las letras escritas se infiltro hace mucho tiempo en las venas, y es imposible ya, no leer o escribir algo todos los días.
      Gracias por tus palabras amigo Juan Carlos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Unas palabras tan sencillas en su último suspiro. Y es tan fácil hacerlo cuando alguien muere acercarse y darle tu mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gesto o una palabra amable en el momento adecuado, pueden trasmitir sosiego a un alma que parte hacia su eternidad con la sensación de hacerlo en paz.
      Un beso Mamen.

      Eliminar
  4. Qué maravilla de solidaridad humana por encima de creencias, bandos y demás mandangas. Me ha encantado. Esta vez tu giro final ha sido amable, tierno y un canto a la paz y la tolerancia..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo todos somos de carne y sangre; a todos nos mueven los sentimientos y los instintos primarios. Estamos enlazados por los mismos criterios pensados y sentidos de diferentes formas. El lenguaje corporal nunca supuso una barrera.
      Paz y tolerancia y mucho amor desinteresado es lo que hace falta para una convivencia sin dramáticos finales.
      Besos

      Eliminar
  5. Muy bueno, el título encierra todo lo que has narrado. Feliz miércoles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El meollo es la gratitud por un gesto que lo trasmitió todo en un momento puntual y dramático.
      Besos María y gracias, ya en jueves.

      Eliminar
  6. Me ha gustado, Francisco, esta idea tuya de aprovechar el drama de la guerra para darle más intensidad a esta historia de amor.
    ¡Un abrazo y suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan amable Estrella, sabes que valoro tu opinión y las palabras que me dejas, siempre tan enriquecedoras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La enorme humanidad de ese gesto es conmovedora. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La humanidad, la sensibilidad, el altruismo, la ternura...Estas cosas son algunas de las cosas que nos hacen grandes a los hombres. Otras muchas sin embargo son las que priman haciéndonos monstruos abominables.
      Gracias Mirna. Besos

      Eliminar
  8. Un oasis de amor en medio de un desierto de odio.
    Bella historia muy bien narrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida en un 90% es tragedia. tristemente somos ajenos a gran parte de ella, sería insoportable. Pero cada uno tiene su parte de ella en lo cotidiano. depende de nosotros que esa parte la hagamos más amable.
      Gracias por tus palabras Josep.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. En medio de la destrucción y el horror sin sentido siempre hay alguien dispuesto a cantar para acompañar los últimos instantes de un ser humano. Siempre hay hueco para la esperanza.
    Precioso relato, Francisco.
    Besos.
    P.D. Nada, no hay forma de alcanzarte. ¡Tienes otra entrada nueva más! A este paso voy a dejar Canaris para situarme en Sudamérica donde hay muchas más horas de retraso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser que vas muy despacito leyendo.Je,je.
      Estoy en fase de producción desmesurada. La musa e mis entretelas me tiene a jornada completa y debo de aprovechar.
      Gracias por tu constancia y paciencia.
      Besos

      Eliminar
  10. Como dijiste en un comentario, Francisco, la vida tiene más de tragedias que de alegrías... Por eso los buenos momentos hay que valorarlos a corazón abierto.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas compañero. los momentos hay que disfrutarlos lo más que se pueda.
      Un aludo.

      Eliminar
  11. Incluso en las circunstancias más adversas puede aflorar un acto de amor. Gran micro, enorme narración.
    ¡Abrazo, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que en esas circunstancias precisamente se deberían dar los actos de amor más generosos y altruistas.
      Te agradezco tus palabras.
      Un abrazo compañero y un gran placer verte por aquí.

      Eliminar
  12. A veces un pequeño acto puede darnos el consuelo necesario para toda una eternidad. Muy buen micro, pero bueno tú siempre nos regalas excelentes relatos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ofrezco los relatos, vosotros os los regaláis con vuestra lectura y eso para mi también supone un regalo por vuestra parte.
      Esos pequeños actos son los que nos dan valor y algo de trascendencia; somos muy limitados para ser humanos...Hay animales que lo son bastante más.
      Besos amiga.

      Eliminar
  13. Que cuatro palabras más bien dichas. No hace falta más...
    Pero sí más besos ;-)

    ResponderEliminar
  14. Cuatro palabras que deberíamos decir más a menudo a esos "Ángeles de la guarda" que nos custodian y nos ayudan con su cariño, amor y dedicación, ayudándonos a sobrellevar las heridas que nos hace la vida.
    un beso. ¡Gracias por tu amor!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bonito, Francisco!
    Bien por esa mujer que supo llevarle la paz a un moribundo.
    Un abrazote, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos momentos duros sobran las palabras, un gesto, una mirada, una sonrisa o una caricia, son suficientes para quedar en paz con el mundo.
      Besos compañera.

      Eliminar
  16. Saludos Francisco, un relato conmovedor. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo para vos. Me agrada que te guste compañera.

      Eliminar
  17. Ni la destrucción logra vencer al amor.
    Es extraño Francisco, como algo trágico puede al mismo tiempo ser hermoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el ser humano se entrega al servicio de los demás, pueden surgir escenas parecidas a esta que es pura ficción.
      ¡Somos antagónicos de nosotros mismos. El bien y el mal en el mismo cuerpo.
      Besos amiga.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...