jueves, 17 de marzo de 2016

Rutina verbal




Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol” y no toda esa sarta de tonterías cursis que suelta cuanto pretende recabar mi atención: “Cariño”, “Encanto” o “Querido mío” que me suenan tan falsas.

Después de tantos años conviviendo uno ya sabe por dónde van los tiros, y no me engaño con tanta palabra dulce a la hora de despertar.

Si ella tiene previsto salir de tiendas, con la idea prefijada de comprar ese bolso o esos pendientes que vio el día anterior en el escaparate; sé que el prólogo correspondiente de la historia serán esas palabras.

Por eso mis preferidas son las conocidas y rutinarias.



Derechos de autor: Francisco Moroz

24 comentarios:

  1. Preciso, al grano, excelente micro con tu toque personal. Saludos cariñosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tan pocas palabras lo de ir al grano tiene que ser lo esencial.
      Gracias por tu cariño.
      besos

      Eliminar
  2. Ha de ser una especie de fetiche eso de de calentarse con palabras tan neutrales y "asexuadas"? Quizás después de tantos y tantos años de relación, para mantener vivo el interés, se recurran a todos los artilugios posibles, habidos y por haber. Bonita manera de fomentar la creatividad, claro que hay que estar dispuesto a todo: esa vendría siendo la condición.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recursos pueden ser infinitos cuando se trata e conseguir algo de nuestro interés. Las palabras no lo van a ser menos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. He leído la misma entrada en otro blog, por lo que deduzco que se tata de uno de esos retos de grupo.
    La verdad es que has estado muy inspirado pues es muy difícil de creer que a alguien le encante oír lavavajillas, espumadera y colesterol, jajaja
    Pero conociendo el contexto de esta mini-historia, me ha resultado totalmente convincente. Creo que a mí me ocurriría lo mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Josep. Se trata de un reto en la que participamos al menos tres compañeros en el que se trata de escribir un pequeño relato con una frase inicial prefijada de antemano.
      Como comprobarás a veces no nos lo ponen fácil.
      Si vieras lo que se escribe por ahí, la coherencia adquiriría otro sentido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pero no es tan malo..endulzar la vida , sin empalagar al contrincante !!
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sabias palabras. Cariño bien pero sin empalagar. En este caso yo prefiero oír palabras dulces aunque haya intereses por medio.
      Se bienvenida doris

      Eliminar
  5. No me lo creo, no me lo creo ♬♪ ♬♪ (con cancioncita, Francisco). Me ha encantado el micro y tu ocurrencia, como siempre, pero déjame que dude que alguien pueda preferir la palabra "colesterol" a "cariño" ;-)
    Es cierto que las rutinas, verbales o del tipo que sean, tienen unos códigos o las 'asociamos' a determinados comportamientos, ¡por eso hay que añadirles sal y pimienta!.
    ¡Besos nada rutinarios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me lo creo para serte sincero.
      Pero es que la opción para empezar el relato era esa, y tu no ves lo difícil que es hacerlo con esos mimbres.
      Me gustan como a ti los guisos con sal y pimienta y la repostería dulce.
      Besos cálidos

      Eliminar
  6. Desde luego original y creativo lo es, sin duda, ahora que quiere sque te diga como romanticona que soy, y por supuesto que hay hombres que también lo son, prefiero un "cariño" a "espumadera" o "colesterol", vamos me despierta mi chico con esa palabras y me oye aun sin despejar jejje. un abrazo francisco, como siempre contenta de pasar por tu blog. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me encuentro entre los románticos empedernidos, y prefiero palabras cariñosas al levantarme. Lo del colesterol no se lo quiero oír ni al médico (por ahora me libro) y lo del lavavajillas y la espumadera cuando me toca la cocina.
      Para los encuentros prefiero cariño, muuuucho cariño.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  7. Genial micro con esa frase tan complicada, por lo menos para mí.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez ha sido complicada para todos. A ver quien es el guapo que escribe algo con algún sentido con esos comienzos.
      Coincidirás conmigo que últimamente se ha perdido mucha calidad con los relatos ganadores.¡Mama mía!
      Besos.

      Eliminar
  8. ¡¿Al protagonista de tu relato le gusta la palabra colesterol?! Pues ¡que se venga a trabajar conmigo! Al menos repito esa palabra cincuenta veces al día. Trabajo en nutrición y hago estudios con personas con hipercolesterolemia, así que imagínate.
    El caso es que a ninguno de los pacientes les gusta oír esa palabra.....
    Me gustaría conocer a los que piensan el inicio de esos microrrelatos porque tienen unas ideas un poco raras, la verdad sea dicha. Pero tú te defiendes muy bien!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comienzos propuestos son los finales de los relatos que van ganando semanalmente, con lo cual te harás una idea de las historias completas. Esta en concreto era sarta de palabrajas raras cuyo final era este. Sin sentido alguno.
      Un beso.

      Eliminar
  9. ¡¡Menuda frasecita para empezar! Y aún así lo has resuelto muy bien, te ha quedado un micro estupendo.
    Un beso enorme, Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja. Tendrías que leer el relato con el que termina esa frase...telita marinera. Que te lo diga La mamá escritora.
      Besos y gracias Chari.

      Eliminar
  10. Es un arduo reto al que le has puesto el pecho, Francisco, y te diré que te has mandado un gol de media cancha. Nos dejas un micro que pinta a una mujer hipocondríaca, aficionada a la cocina a pesar de su temor del colesterol y adicta a las compras, por lo cual se va en cumplidos con su hombre por la mañana. Yo diría que te quedó redondo ;)!

    Te deseo una buen Semana Santa y muy felices Pascuas! Un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja. Buena interpretación, imaginación no falta y tú tienes dotes para leer entre líneas. gracias por completar con tu comentario el argumento del micro.
      Un beso amiga y feliz Semana Santa. Aunque yo seguiré defendiendo el fuerte.

      Eliminar
  11. Hombre yo creo que ni cariño mío ni colesterol, mejor me voy de compras ¿no? jajajaja. No sé suena un poco raro decir tengo el colesterol alto como clave "veras que palo le doy a la tarjeta". Reconozco que me reí. Y el relato como siempre genial. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión. Las cosas claras desde el principio je,je, también me has hecho reir Mariola con este comentario.
      Besos

      Eliminar
  12. Un ejercicio muy interesante ir ampliando esa cadena, no de favores...je,je,je pero si de ingenio creativo y literario naturalmente. Te doy la razón, Francisco, cuando dices eso de "a ver quien es el guapo que escribe algo con algún sentodo...." Si, en esta ocasión la cosa ha pintado fatal o mucha mala uva ...je,je,je,je ;-)))

    De todas formas has escrito algo comprensible, aunque para nada romático ni con pimienta ni pimientos ;-)))

    Un abrazo de vuelta a casa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil el romanticismo con esas palabras tan heterogéneas. Pero también es cierto que cuando alguien quiere conseguir algo, es capaz de recurrir al léxico más reconocido y meloso.
      gracias por tu apreciación.
      Abrazos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...