martes, 10 de noviembre de 2015

Damnatio ad bestias


Presentado a concurso en Círculo de escritores, con la temática: "Gladiadores"



A una señal del editor del espectáculo, sonó la trompa que señalaba el comienzo de lo que sería una jornada de enfrentamientos en los que la sangre correría por la arena empapándola de rojo.

Los gritos de la plebe apretujada en las gradas hacían vibrar las piedras del circo. Enfervorizados, clamaban la salida de los primeros contendientes que se batirían a muerte…

El promotor de estos juegos era un senador. Patricio orgulloso y violento donde los hubiera. Su caprichosa personalidad era de temer por los esclavos y personal a su servicio. Cualquier detalle que no considerase a su gusto, podía ser motivo suficiente para terminar de forma cruel con la vida del responsable de tal descuido para con su persona...

Los primeros en salir fueron los bestiarii, como el protocolo exigía, no eran gladiadores propiamente dicho, sino hombres entrenados para enfrentarse a fieras salvajes en un recinto cerrado, donde no era posible la escapatoria ni para los hombres ni para las fieras. 

Entre los cinco que salieron a la arena, un fornido negro armado con lanza y puñal y cubierto solamente con un taparrabos, causó las delicias de las féminas que contemplaban esta “Damnatio ad bestias” que prometía la suficiente violencia y emoción como para recordar durante semanas.

Akinlana era su nombre, un nigeriano sometido a la esclavitud desde la juventud junto a su familia. Entrenado y acostumbrado a sufrir, a luchar, y sobrevivir a pesar de todo.

Era el más famoso y reconocido de todos los venatores. Él sólo, había sido capaz de vencer en una ocasión a un oso únicamente con sus puños; de ahí esas cicatrices que lucía con orgullo en su costado como recordatorio de aquel encuentro.

Esta vez lo que salieron por las puertas enrejadas fueron una pareja de leopardos, tres leones y un tigre. 
Los cinco luchadores se prepararon con las piernas separadas y semiflexionadas para recibir a las fieras. En un principio los animales desorientados y asustados por el griterío rehuían la lucha arrimándose a las paredes del circo; pero azuzados por los sirvientes con hierros candentes, se enfurecían y se lanzaban ciegos hacía los que consideraban responsables de su tortura.

Akinlana se enfrentó a uno de los leones mientras sus compañeros elegían presa.
Los leones son lentos y se limitan a repartir zarpazos y abalanzarse contra la víctima, con lo cual lo tenía fácil y su rival no duró mucho, lo justo hasta que Akinlana le diera la puñalada de gracia que lo tumbó definitivamente en el suelo. 
La turba estaba entregada y jaleaban al hercúleo africano que les regalaba esas sensaciones de poderío.

Esta vez fue el negro venator el que eligió a su contrincante. Mientras el resto de bestiarii se repartía el esfuerzo con el resto de fieras. 
Se fijó en el tigre. ¡Ese era suyo! Él lo consideraba el más poderoso de los animales salvajes. Su fuerza y agilidad lo convertían en un digno contrincante.

El tigre lo observó acercarse ralentizando sus movimientos, disponiéndose al salto. El bestiarii color de ébano lo esperaba de tal manera que el salto no le pilló desprevenido, y con una voltereta por el suelo se libró del felino que cayó en falso sobre la arena.

En este preciso momento Akinlana “El valiente”, supo que iba a sucumbir, pues, iba a dejarse matar por el soberbio animal rayado. Agarró el arma con fuerza.
Su destino estaba escrito desde que una esclava, sometida al poder de Roma pereció.

Su lanza describió una parábola perfecta, una trayectoria definida que terminó en el pecho del senador. El único causante de la muerte de su querida madre.


                                                                                                              Derechos de autor: Francisco Moroz

61 comentarios:

  1. ¡Qué relato tan fabuloso Francisco, y qué desenlace tan inesperado! Sin intencionalidad en su lanza, Akinlana pasa de morir a matar.
    Espero que tu texto luche en el ruedo del concurso y salga victorioso del mismo.

    ¡Un beso deseándote muchísima suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga. Muere y mata, las dos cosas.Había una cuenta pendiente con ese perverso senador.
      ¡Por cierto! Cuando sales a la arena del circo de los concursos, para competir con otros que disponen de mejores armas que tú, no piensas en ganar, más bien en sobrevivir.
      Pero agradezco que seas mi fans.
      Besos

      Eliminar
  2. Precioso el relato. Y con un final inesperado como bien dice, Chelo. A veces me he preguntado cómo ha podido haber gente a lo largo de la Historia que ha sufrido tanto. Estos gladiadores y bestiarii son un buen ejemplo, pero hay muchos más (los niños guerreros y las niñas esclavas sexuales, por poner un ejemplo actual). Pero bueno, que esto es creación literaria, no miserias de la historia. Me ha gustado mucho porque Akinlana muere matando y así venga sus cuentas. Felicidades, Francisco. Gana o sobrevive, en ambos casos, habrás triunfado.
    ¿Tú también has cambiado de avatar? Me estáis dando una envidia... Por aquí también, gracias por mi regalo. Ya luce en mi blog.
    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa misma pregunta me la he hecho yo muchas veces: ¿Cómo estos hombres, mujeres y niños aguantaban tan insoportables modos de existencia? Me doy cuenta que ahora nos quejamos mucho por poco, que la vida nunca ha sido un lecho de flores para los pobres y los humildes y que todo lo que nos rodea es lucha y competitividad. Por ello a veces, aunque sea de manera literaria, se hacen pagar caras esas deudas que contraen los miserables de todos los tiempos con la pobre gente.
      Encantado de tu comentario y de que te haya gustado ese pequeño regalo.¿ No me pude resistir!
      Lo del cambio de avatar fue culpa de la "Ahijada" Kirke. Por no saber que era lo que sujetaba el luchador de sumo entre sus manos...La ignorancia es atrevida por su parte y la envidia verde por la mía. jejeje
      Besos

      Eliminar
    2. Pues comparto la ignorancia de Kirke. Yo tampoco sabía que sujetaba entre sus manos. Y ahora, te haré una confesión: los luchadores de sumo, no me gustan demasiado, están muy gordos y con esa coletita en la cabeza... Que no, vaya. Mucho mejor el avatar de ahora. Aunque eso es una manía mía, por supuesto.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Mucho más mono y tierno ahora. jeje
      Gracias.

      Eliminar
  3. Las historias de gladiadores junto a las de piratas son mis preferidas en cuanto a lecturas de aventura. Pero dejando de lado el aspecto literario la vida de estos pobres esclavos era de una violencia increíble y siempre con finales desgraciados. Tu relato deja un sabor agridulce pues aunque Akinlana acaba muriendo al menos se va vengando la muerte de su madre.
    Espero que en la arena del concurso al que te presentas los dioses te sean favorables y salgas victorioso.
    ¡Fuerza y honor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres hombres cierto, Eran las estrellas del momento, los ídolos de muchos, las damas bebían los vientos por ellos e incluso pagaban por tener algún encuentro íntimo.
      Pero ¡Qué precio es el que tenían que pagar! la serie de Spartacus refleja algo de la dura existencia de estos luchadores de la arena.
      ¡Si señora! ¡Fuerza y Honor! y gratitud por tu paso y tus palabras.

      Eliminar
  4. Fantásitico relato, Francisco!! Muy bien ambientado y documentado, ameno, interesante y con un final que nadie espera. Para mi gusto has sabido darle el toque justo de acción y emoción, y eso no es fácil en argumentos con tanta acción. Vamos, que me ha encantado!!

    Aún no he leído otras aportaciones al concurso, pero yo diría que tú tienes muchas papeletas para salir victorioso del lance :))

    Un beso y feliz día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en la tribuna senatorial a mujeres como tú, tan entregadas a mi causa, no solo tengo las papeletas, sino todas las posibilidades de que me crezca en la palestra y sepa dar todo lo exigible a los participantes de este "Gloriosa testimonii"
      Besos y gratitud

      Eliminar
  5. Con todo lo que te han dicho los y las amig@s creo que poco mas puedo añadir que desearte mucha suerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues suerte y buenas armas para luchar. Que los hados y los Idus me sean propicios pues.
      me acordaré de tu ánimo en la lucha.
      Besos

      Eliminar
  6. Con reminiscencias de la trepidante cinta que había sido "Gladiator", nos encontramos algunos elementos cruzados que aparecían en dicha cinta, es decir: un esclavo de color, animales, y una tragedia de por medio orquestado por el líder de turno. Y ojo Francisco, al mencionar la cinta lo hago desde el buen sabor de boca que me ha dejado tu historia, ya que como me pasó en uno de mis microrrelatos de terror, en ocasiones podemos cambiar las tornas de algo que parece destinado a ser siempre igual. Al menos nos queda el consuelo de dar finales cargados de justicia en nuestros relatos.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Gladiator es un poco pantomima de lo que realmente ocurría en el circo. Cada uno de los gladiadores tenía su cometido, su estilo sus armas y su modalidad. Los que se enfrentaban a las bestias eran los venatori después los mirmillos. los ságitos (Arqueros) Secutores, Retiartius,Homoplachus, el tracio (Espartaco) y algunos más, pero normalmente se enfrentaban entre ellos en parejas y en grupos pero no contra animales.
      Me alegra que la película te dejara buen sabor de boca, aunque tenga fallos como todas las americana..s es entretenida. Pero te aconsejo ver la serie de Spartacus (Dioses de la arena)
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  7. Con un relato así ¿para que voy a participar en el certamen? Wow, es estupendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Venga ta Sue! ¿Cómo que no te vas a presentar? ¿Entonces con quién voy a luchar en franca lid?
      Te espero con el tuyo, que según escribes será bueno sin duda.
      Besos y a por ellos.

      Eliminar
  8. Genial, con un final estremecedor, me he visto luchando en la arena con los leones y tigres.
    Me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegras María. Con tu comentario en el que pareces haberte sentido involucrada has subido mis puntos de autoestima como aficionado escritor.
      Te lo agradezco. besos

      Eliminar
  9. Excelente relato Francisco,
    La historia hace que te sumerjas en esa lucha a muerte.
    Con un final que entiendes el odio hacia el senador y la decisión de finalizar con su propio destino.
    Me encanta, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una forma de terminar justa y equitativa. El morirá bajo las garras de un noble animal inocente mientras mata a una bestia cruel en la figura del senador.
      Besos y gracias Irene.

      Eliminar
  10. Que buen relato Francisco, hasta estuve ahí con los bestialli. Hiciste que se sintiera el calor de la batalla y la emoción de la muchedumbre.
    Y el final, sorprendente y justiciero.
    Me gustó mucho. Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor el recibir esas ardientes palabras de arena y sangre. Espero que participes, pues para mi. Que lo sepas, eres una luchadora admirable de las letras y con ello ya te he dicho todo.
      ¡Gratitud!

      Eliminar
  11. Felicidades Francisco, otro relato fabuloso que se añade a tu lista de buenas creaciones. Estar en el coliseo junto a Akinlana y las fieras me ha fascinado. Muchas congratulaciones gladiador y suerte con ese concurso en el que debes pelear para salir victorioso jaajjajajja.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno todos me empujan a la arena, ¡No sé, no sé! os veo a todos muy seguros, pero a mi me tiemblan las piernas al ver de cerca a los oponentes.
      Te agradezco me des un espaldarazo y confíes en mis escritos.
      Un abrazo Pretoriano.

      Eliminar
  12. Ains, después de escribir mi relato me dan penita los leones pero como este es un tigre... yo hubiera hecho un pinchito con el animal y el senador, y me hubiese quedado agusto. :P Está genial. ;)
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Naaaa! mejor así. Queda cada uno conforme: el venator mata al senador y el tigre al venator. Todas las venganzas cumplidas. El león es el que pierde en todo caso.
      Besos Soledad

      Eliminar
  13. Un placer leerlo Francisco!! Sobre todo el final, me ha encantado que lograse vengar a su madre.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final inesperado al menos para el senador confiado en su invulnerabilidad.
      Gracias por tu visita compañero

      Eliminar
  14. A mi, el venator, al que me ha recordado es a Woody Strode, el Draba del Espartaco de Kubrick. Se ve que dominas la historia de la arena y la trasladas con el máximo realismo. Una lección sobre la lucha en la arena envuelta en un relato absorbente. Estupendo, Francisco. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente el relato no está inspirado en ningún personaje de los que han protagonizado películas sobre gladiadores. En todo caso es cierto que como interesado en la historia he leído mucho sobre la antigüedad y también visto muchas películas y documentales, y aunque el relato es pura imaginación algo habré reflejado de todo ello.
      Agradezco tu comentario Conde Ragnar,

      Eliminar
  15. Francisco, he disfrutado a mi pesar leyendote mientras me venían la mente esas imágenes de películas de gladiadores que he visto, a pesar de que no me gusta esa exhibición de crueldad, pero lo has recreado muy bien.
    Lo mejor, para mi gusto, que me ha encantado, ha sido ese final sorprendente y reparador.¡¡¡ Bien por el nigeriano!!!

    Por cierto, ¿has cambiado la resolución de los comentarios? eso o es mi pc porque me sale una letra diminuta que, a mi, me dificulta un poco leerlos, igual será que va a tocar ponerse gafas...

    Un saludo y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. efectivamente he cambiado la resolución de las letras, otra más pequeña es la que sale, pero intentaré corregirlo en breve para que puedas omitir esas gafas que seguro todavía no debes utilizar.
      Gracias por comentar sobre el relato...me faltabas tú.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
    2. Jajaja me tranquiliza porque me estaba preocupando mi "mala vista", tienes razón que aún no las utilizo pero me parece que no voy a tardar mucho.
      Sobre tu relato, siempre llego aunque a veces, me tienes que disculpar, voy tarde, el tiempo no me da para más.
      Un saludito

      Eliminar
  16. Excelente relato e inesperado final, me alegro de que haya podido conseguir justicia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por esa palabra que me llena de satisfacción personal al haberte sorprendido gratamente.
      Recibe un abrazo compañero.

      Eliminar
  17. ¡Oh! ¡Francisco! *-*

    ¡Me has tenido pegada a la Pantalla del Pc, devorando tus Letras! #SeSabe Aunque, más que Leer... ¡¡Veía!! ¡¡Todo lo que contabas!! ¡¡Y me encanta!! *-* *-*

    ¡¡Buah!! Y el Final... No te lo esperas... No sé, en realidad, no sé qué me esperaba... Bueno, solo que fuese un poquitín más largo, ya sé que es para el Concurso, pero me he quedado como hambre de saber más de Akinlana #TambiénSeSabe

    Solo una cuestión que me ronda por la cabeza... Si su Madre era Esclava y el Senador fue el causante de su Muerte... ¿Quiere decir que su Madre murió en el parto al traer al Mundo al Hijo bastado de un Senador? No sé por qué, pero se me ha venido esa Hipótesis a la Mente... ;)

    ¡¡Besotes!! ^w^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En respuesta a tu pregunta te diré que ese senador era cruel y caprichoso, no admitía errores de sus esclavos. Se supone que la madre de Akinlana estaba al servicio de ese senador cuando fue hecha esclava junto a su familia. El venator sabía que murió a manos del odiado senador y encontró la ocasión de oro para cobrar su venganza.
      Tu hipótesis podría ser una opción igualmente factible si se la trabaja un poco.
      Te agradezco el interés y tus gratas palabras.¡Por cierto! ¡No estas entre la gente interesante de mi blog! y me gustaría, pues eres referente.
      Besos gladiatrix.

      Eliminar
  18. Muy buen relato, se nota el trabajo de documentación ;)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, para escribir 600 palabras coherentes has de leer bastantes más referentes a lo que quieres escribir.
      Agradezco pues que lo hayas notado.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Muy bonito Francisco, enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paola. eres muy amable
      Besos

      Eliminar
  20. Reconozco que me has dejado pillada al final del relato Francisco. Habas marcado tan bien el ritmo, que no me esperaba esa salida... y es que una madre es una madre. ;D
    Te dejo el mío por si quieres leerlo: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/11/flamma-el-barbo.html
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya leí el tuyo y creo que te dejé un comentario. Me alegro que este te haya sorprendido, la intención era esa precisamente.
      Te agradezco el tiempo dedicado y tu opinión.
      Un saludo

      Eliminar
  21. Con una buena atmósfera y un gran personaje, nos haces partícipes de la supervivencia del hombre, la defensa del animal y la venganza sobre lo inhumano. Arena y gradas plagadas de bestias.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo en las gradas imperan las bestias, has captado la esencia del relato. La humanidad de Akinlana y la bestialidad de los hombres vociferantes que piden muerte. Las fieras no son las que están siendo sacrificadas en la arena por supuesto.
      Gracias por leerme compañero.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. No he podido resistirme a hacer una pequeña pausa en este post para hacerte saber que me ha encantado. Adoro las historias ambientadas en la época romana.
    Mucha suerte en la arena, como dicen por aquí, y ganes o no a los oponentes es un relato del que sentirse orgulloso.
    Un beso
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría que me leas y encima me valores tan positivamente. Gane o no como bien dices el premio ya lo recibo con el indulto de vuestro dedo pulgar levantado. Eso es un triunfo.
      Un beso Missing Writter

      Eliminar
  23. Genial, Francisco, sobre todo esa venganza final.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venganza en caliente, pero bien preparada y meditada.
      Gracias Mª Jesús por leerme.
      Abrazos

      Eliminar
  24. Maravilloso relato Francisco, acción, emoción y un giro final fantástico. Enhorabuena amigo Besos. Oh, Gladiator!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un honor el que te guste mi amiga Mercedes.
      Besos

      Eliminar
  25. Saludos Francisco, tremendo relato, muy conmovedor y un espectacular aunque tan aciago y agridulce final. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mery. La primera vez que te veo por acá y espero que no sea la última.
      Me alegra haya sido de tu gusto el relato.
      Gracias por comentar
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Excelente ambientación, la emoción de la lucha contra lo salvaje y el final totalmente imprevisto. Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirna un gusto el que te haya llamado la atención el relato. Espero verte por aquí más a menudo. Pues es la primera vez ¿No?
      Besos

      Eliminar
  27. Excelente Francisco, tanto a nivel de narración como de temática.
    Te felicito compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagas con tu valoración. Ya te extrañaba por estos lares literarios Oscar.
      Un abrazo Compañero.

      Eliminar
  28. Muy interesante. Creo que pudiste traer el pesrsonaje de Akinlana desde el primer párrafo porque es muna preenvía poderosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite. Akinlana es un personaje con fuerza que daría mucho juego en otras historias, lástima que su vida terminara en la arena. Pero muere con la dignidad que se merece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Muy bueno, Francisco. Me sentí sentado en la primera fila.
    Un final inesperado. Lástima que a Akinlana lo mataran después de eso, aunque morirá en paz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muere como hombre entero y no a manos de sus captores después de resarcirse del agravio de ese orgulloso y despiadado senador.
      Aunque hayas estado en primera fila, seguro que no tuviste oportunidad para levantar el dedo y salvarlo.
      Un gusto tenerte por aquí y por tu comentario.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...