sábado, 26 de septiembre de 2015

Ok corralito


Relato presentado en el concurso que promueve:
 Círculo de escritores, con la temática de el extraordinario Oeste





Soy compañero del Marshall, llevo años haciendo mi trabajo junto a él  y no conozco a nadie tan incorruptible ni tan eficaz.

Su fama se ha extendido por la región y los maleantes ponen millas entre sus personas, y su rifle que es el que suele ladrar, más que hablar su boca.

Cuando concluye alguna de las misiones encomendadas a satisfacción y esto significa siempre justicia; es habitual verle en su rostro por lo normal inexpresivo, una mueca que en un rictus pretende ser sonrisa con la que da por zanjado su faena.

A mi compañero le caracteriza su sombrero de ala ancha que ladea para ocultar en parte sus ojos guiñados, como los de buen cazador, también un sempiterno cigarro que pende de sus labios, y eso que lo del fumar ya no está de moda y las leyes son bastante restrictivas al respecto; pero es de esos tipos duros a los que no se les puede disuadir con algo tan trivial. Lo que en realidad nos importa a los dos, es a lo que nos dedicamos: poner orden en este mundo de criminales solapados, tahúres y sinvergüenzas, estafadores, ladrones y caraduras.

Cuando las noticias sobre algún desaguisado realizado en alguna localidad por alguna de las muchas bandas operativas llegan a nuestros oídos; allá nos presentamos los dos, sobre nuestros caballos, con el cinto lleno de balas y las pistolas preparadas y cargadas por si se requiere su servicio expeditivo.

Pocas son las ocasiones en las que debemos desenfundar, pues estos majaderos criminales a los que nos enfrentamos son un atajo de pisaúvas sin valor ni entereza de auténticos hombres. 

Carecen de principios y de cuajo, son cobardes por naturaleza, se sienten escudados por las leyes que manipulan a su antojo. Garrapatas chupasangres seguidas de una cohorte de picapleitos que como buitres les rodean para defenderles de posibles ataques de la gente de bien, que intenta sin éxito hacerles frente.

Ellos se ríen de los ciudadanos indefensos, pero cuando ven recortarse en el horizonte nuestras siluetas, huyen despavoridos como hienas carroñeras que son, por temor a ser investigados y desposeídos de todo lo esquilmado, y miedo a perder su libertad inmerecida. ¡Forajidos es lo que son!

Tristemente es una labor ardua la nuestra y poco agradecida, pero llena de satisfacciones personales cuando conseguimos atrapar a alguno de estos delincuentes que prosperan en este país llamado "Far jauja"

Individuos justicieros como nosotros deberían abundar para que entre todos pudiéramos poner las cosas en su sitio y a cada cual donde le correspondiese. 
Sabemos de grupos que ya se van organizando y bregan duro contra bancos y sociedades, nosotros trabajamos por libre, tenemos ganado un respeto y una fama. Ellos se hacen llamar: Los indignados.

Mi nombre es Frank, y el de mi compañero de fatigas Clint Eastwood  y ponemos orden y llevamos la rectitud allá donde los jueces no pueden o no quieren hacerlo.

Que tiemblen los petimetres y los políticos corruptos, los especuladores, los que alzan bienes y desvían fondos reservados, los de las preferentes y los de la burbuja inmobiliaria…

Haremos de vuestras vidas la peor de las pesadillas, un desierto sin escapatoria, a donde ni el séptimo de caballería acudirá en vuestra ayuda.

En mis mejores sueños no saldréis ninguno indemne y si os ponéis bravos alguna vez, como aquel famoso río del Oeste Americano; me aliaré con Vito Corleone para que la lucha contra vosotros sea entre mafias y no podáis alegar nunca, que jugabais con desventaja.



Derechos de autor: Francisco Moroz

42 comentarios:

  1. Gran relato de vaqueros. Me ha hecho bastante gracia lo de Clint Eastwood. Está muy chulo, espero que ganes algún premio.
    Un abrazo mi amigo moroz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno escribiendo disfruto y premio es que os guste como lo hago.
      Me alegra verte. Un abrazo

      Eliminar
  2. Saludos Francisco. La camaradería y la valentía eran parte de las señas de identidad de las personas que dedicaban su vida a proteger la de otras. Está bien que hayas hecho alusión a eso. Sin duda por haber mencionado al gran Clint imagino que te gustaba verle en pelis de esta temática, el hombre parecía haber nacido para eso.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La unión hace la fuerza, aquí y en cualquier rincón del universo. la camaradería es fundamental entre guerreros "hermanos de sangre" hasta la suprema muerte.
      Clint es un icono de todos los tiempos. Tipo duro donde los hubiera, efectivamente había nacido para eso: Poner en orden el caos. Nuestro recordado Sargento de hierro.
      Un abrazo compañero y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Genial. Desde el título “OK CORRALITO”…Jajaja. Me quito el sombrero ante usted, hasta el final.
    Has trabajado en clave de Western, con el vocabulario y la ambientación perfecta un tema de denuncia social totalmente actual. Aunque reflexionando un poco, imagino que en el lejano oeste también había corruptelas. En realidad, donde haya dos humanos, siempre habrá uno que se quiera aprovechar del otro.
    Fantástico, me ha parecido francamente maravilloso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco. Me tienes en alta consideración no merecida. Yo soy un aprendiz, cada día aprendo cosas nuevas leyendo a los compañeros. Y si llega un día en que al acostarme, descubriese que no he aprendido nada, sería una señal, y no de haber concluido el aprendizaje y poseer por fin el conocimiento absoluto, sino de haber perdido la capacidad de reconocer que nunca lo sabremos todo.
      En cuanto a iniciativas y concursos, el mérito no es mío, es de todos los colaboradores que surgen para tirarlos adelante.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Oscar me halagas con toda esa hilada de palabras asertivas que me dan el empujón que todo aprendiz necesita para recorrer el difícil camino de la superación, e ilusionan para seguir dando caña al teclado. No sería posible sin estas propuestas tan chulas que nos preparas y propones.
      Mi agradecimiento de corazón. Mis armas al servicio de su majestad.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Jaja Francisco, mis felicitaciones por esta incursión el el lejano Oeste, que dicho sea ya apestaba a corrupciones que después tanto se extenderían. Lástima que tus justicieros no acabaran con esa lacra.

    Un saludito de sabado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los participantes le echan letras y creatividad a sus relatos, difícil superarlos en ambientación y argumentos, yo opto por salirme por la tangente y desbarrar un poco con lo escrito.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un besazo amiga mía

      Eliminar
  5. Muy bueno Francisco, con el humor al que nos tienes acostumbrados y con la calidad de escritura de siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor y un poquillo de ironía. Tu si que sabes escribir, tienes experiencia y le echas corage a tus escritos y buenos ingredientes.
      Gracias Mercedes eres un regalo.
      Besos

      Eliminar
  6. Un recorrido por el lejano oeste, con todos sus ingredientes y una estupenda descripción.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, un viaje por el lejano Oeste y por el salvaje presente sin ley ni justicia.
      Agradezco tus palabras.
      Besos Mila y un placer recibir tu visita.

      Eliminar
  7. Unos vaqueros muy particulares los tuyos, Francisco. Su espíritu es el de los hombres duros y rectos del antiguo Oeste, justicieros por excelencia en un mundo donde ellos eran la ley. Hoy las cosas son un poco más complicadas, pero el espíritu es el espíritu!! :D

    Original y yo diría que de plena actualidad, me ha encantado!!

    Un beso de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambia ese sombrero que llevas en la foto por uno de vaquera, e ingresa en la banda del marshall clint y juntos intentar con nuestros relatos darles palpelo a estos desalmados malandrines.
      Besos salvajes....del Oeste

      Eliminar
  8. Dos personajes Quijotescos que cambian la armadura y la espada por el atuendo westerniano y las pistolas para hacer frente a los gigantes molinos, corrupción y maldad que nos asola. Muy grande la incursión de los indignados y de tantas referencias actuales contra las que lidian esta pareja de cowboys. Enorme alegoría tu relato, extremadamente rico en vocabulario y en mensaje. Un balazo certero, Francisco.
    ¡Abrazo, Compañero de sombrero de ala ancha! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has pillado al vuelo lo de la figura alegórica de estos dos personajes con los creados por el genial escritor cervantino.
      ¡Que falta nos harían en que tanto desmán abunda y tanto desmandado prolifera!
      Hacen falta agallas para enfrentarse a estos indignos.
      Un abrazo hermano de armas.

      Eliminar
  9. Un relato muy original. Sin duda, los justicieros del oeste no darían abasto hoy en día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa la menor duda de que no darían a basto, pero ¿Y la ilusión que hacer imaginar a esos malotes contra las cuerdas de la justicia?
      Un abrazo también para ti amiga.

      Eliminar
  10. Qué alegoría tan bonita. El mundo siempre ha estado y está necesitado de justicieros solitarios o en grupo. Qué envidia me dan. ¿Aceptarían esos dos valientes una integrante más? Diles que no sé montar a caballo ni disparar armas de fuego pero tirando piedras soy bastante buena....
    Espero que este relato sea galardonado en el concurso; calidad y originalidad no le faltan.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan positiva. Hay compañeros que le echan mucha imaginación y escriben de perlas. Yo te repito que mi galardon sois los que me leéis. ¿Que hace ilusión ganar algo alguna vez? no lo discuto. pero premio sois,repito. Los seguidores.
      Un besote y naturalmente eres bienvenida a la banda.

      Eliminar
    2. Genial Francisco. A ver si dejáis el Oeste y os venís a este lado del Atlántico donde hay tanto trabajo para vosotros. Os esperamos con verdadera necesidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. En todos lados cuecen habas, y ya sabes que en momentos de crisis económicas o bélicas siempre menudean los que se benefician de la miseria o el dolor de los demás...Estaría bien darles un pequeño susto de vez en cuando a estos sinvergüenzas.
      Otra que se apunta a la banda.
      Un beso

      Eliminar
  11. Ahora he venido yo a ver si se me pega algo, jeje. Yo también he metido a Clint Eastwood por medio, bueno, y a unos pocos más jeje
    Me ha encantado, enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey vaquera! se bienvenida al salón literario del lejano Oeste jeje.
      Me alegra ver forasteros que espero dejen de serlo. Visito tu blog ahora mismo y te leo.
      Besos

      Eliminar
  12. Una crítica al sistema actual, una alegoría mediante un relato del oeste. Genial esa forma de describir la amistad, el compañerismo y la lealtad del personaje hacia su compañero. Un narración fluida que nos arrastra hasta el final sin tropezones. Confieso que al principio creía que quién narraba sería un caballo, pues encajaba como compañero de fatiga y por la costumbre de los finales sorpresas, pero no fue así y me gustó como lo cerraste.
    Un saludo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por este comentario. ¡Un caballo! no hubiera estado mal ¿No? pero tú te lo esperabas y tomé otros derroteros jeje.
      Un abrazo compañero

      Eliminar
  13. Bien pensado lo de Clint. Seguro que alguno hubo como él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. Aunque la honestidad es algo poco común entre los mortales.
      Gracias por visitarme Paola
      Un beso

      Eliminar
  14. Divertido y original relato, no me esperaba ese final, de seguro con la ayuda del Padrino logra acabar con todos esos forajidos ja ja ja
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso si no queda más remedio, que estos malos son muy duros de roer y hace falta mano dura.
      Gracias por tus palabras y por tu paso.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Un vocabulario excelente y un final que sorprende. Muy bueno y muy original, Francisco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Federico. Esas palabras tuyas animan a seguir escribiendo cosillas como estas.
      Un placer tenerte por acá.
      Recibe un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Qué puesta en escena del Oeste.. muy bien narrado..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una puesta en escena un tanto peculiar ¿No crees?
      Besos amiga

      Eliminar
  17. El perfil del justiciero del Far West, duro, inquisitivo e incorruptible, en este caso dos almas que hacen su trabajo sin mediar, con sus nobles principios, pero aplicando el ojo por ojo. Has dejado perfectamente plasmada la ruda psicología del salvaje oeste en todo su esplendor y rigurosidad. Me ha encantado, ha sido una lecura excelente.
    Unbeso

    ResponderEliminar
  18. Que no se me olvide felicitarte por tu segundo premio en el concurso gracias a esta crítica mordaz del sistema imperante. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todo hay que sacarle punta en este mundillo que al fin y al cabo es una copia un poco más maquillada de las ciudades sin ley. Donde el ciudadano se defendía de los malos como podía.
      Gracias por tu felicitación. Besos fiel amiga.

      Eliminar
  19. Muchas felicidades por tu segundo premio :) Me ha gustado mucho el relato, aunque no me esperaba ese final.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rachel por tu paso por aquí. Me alegra que el final no esperado te sorprendiera.
      Saludos

      Eliminar
  20. Esta vez comento tarde debido a los estudios y la falta de tiempo. Ya me había enterado de la publicación de esta entrada y quería leerla para comentar algo breve. Qué decir que no te haya dicho ya en otras observaciones. Como siempre, un relato ingenioso y lleno de imaginación a la par que entretenido y cómico. No solo describes ese ambiente del Oeste, sino que también lo mezclas muy hábilmente con la situación que ahora vivimos. Una vez mas, mi sincera enhorabuena y animo, continua así. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde cuando la dicha es buena y viene especiado con comentarios como este que me dejas.
      Espero que esos estudios sean fructíferos y te deparen un futuro halagüeño, si no tendremos que enfundar los pistolones y cabalgar en busca de la mala casta para buscar soluciones pactadas...¡O no!
      Un placer como siempre tu paso por estos pastos.
      Un abrazo vaquero

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...