lunes, 4 de noviembre de 2013

La sonrisa etrusca

La sonrisa etrusca

De: Jose Luis Sampedro

El 8 de Abril de este mismo año,hace 7 meses,nos dejó el autor de esta novela que releo para ponerla como homenaje tardío pero sentido.

Lo conocí en su momento,no en vano eramos vecinos, y charlé durante unos minutos con él ,sobre otros de sus libros:"La vieja sirena", y todo en el rezumaba serenidad  y cercanía como buen humanista que era;pero a su vez era economista,aunque uno muy
"sui generis", pues siempre primaron en sus ideas su concepto de la importancia de las personas sobre las cosas;era una referencia en el movimiento de los "Indignados"declarando en no pocas ocasiones que:

"El ser humano es ante todo naturaleza ,el que pone al dinero como fin supremo esta abocado a la catástrofe." 

Pues bien a lo que voy que es el comentario del libro,uno de los más entrañables de los suyos,una obra sencilla y sin pretensiones de ser otra cosa, no más que una historia crepuscular de un anciano calabrés llamado "Salvatore Roncone",un personaje machista,tozudo,gruñón,¡Vamos! todo un compendio de virtudes que a buen entender no son las más indicadas para la convivencia agradable con un sujeto.



De toda la vida apegado a su tierra,un hombre de campo,de pueblo,que no ha tenido contacto nada más que con su entorno y que ahora en su vejez se verá obligado a viajar y trasladarse a Milán para realizarse unas pruebas por una enfermedad de sobra conocida por sus poca expectativa de curación.

Su hijo "Renato"y su nuera "Andrea"son los que se encargarán de su viejo padre,la relación es de sufrido sufridor,el viejo: cabezón y cascarrabias y los otros impacientes,desbordados y estresados siempre con el tiempo limitado para la atención y la escucha.

El choque entre concepto urbano y rural,entre mentalidades urbanitas y pueblerinas,recuerdos familiares que van aflorando y que no son muy gratos de traer a la memoria;todo ello hace que "Salvatore" no se encuentre muy a gusto en convivencia con esta típica familia burguesa a la que no parece unirle nada.

Pero mira por donde uno de los miembros de esta,su familia es una personita de un año y poco más,su nieto"Bruno"al que cariñosamente se dirigirá como "Brunettino"

Enseguida el abuelo se rinde a la criatura,creándose una complicidad en la que no cabe nadie más;el niño trae recuerdos del pasado a"Salvatore" cuando en la guerra luchaba con la resistencia partisana y sus hermanos de armas le llamaban con ese mismo nombre que porta el nieto;eso crea un vínculo entre ambos basado en la ternura y en el amor,que será lo que irá trasformando a "Salvatore" en un hombre diferente,en un ser humano con sentimientos que hasta este momento ignoraba que tuviese en su interior;el le confiesa a "Bruno"en uno de sus monólogos que se está ablandando y que teme le salgan pechos,pues está descubriendo su lado femenino y tierno....

Vuelca en el pequeño todo el amor por la vida que a el se le escapa y quiere reconciliarse con ella,poniendo en entredicho valores que para el anciano eran fundamentales y que ahora son paja mojada;
juega tirado en el suelo con su nieto, lo coge en brazos y sobre los hombros,pasa veladas noches junto a su cuna;y sobre todo le cuenta historias del pasado, de su vida,sus batallitas y sus amores de juventud.

Por otro lado se verá envuelto en un amor de madurez con una mujer llamada "Hortensia" junto con la que, de la misma forma que con "Brunettino" se irá trasformando en un hombre más sensible y completo,con sus diálogos llenos de sabiduría;con el amor sereno que no es el apasionado de la juventud sino más eterno y sus paseos lentos y tranquilos.....

"La mujer sonríe, aquietadora;su mano se posa en la del hombre"...
  
Y es que "Salvatore" identificaba el concepto de "hombría"como al macho dominante,violento,impulsivo y hosco y está descubriendo con algo de miedo como se trasforma en su interior,experimentado no sin cierto reparo una metamorfosis tardía con la que es capaz de emocionarse y algo incompresible hasta ahora,¡Llorar!.....Los hombres no lloran.

Y es que este personaje que llena toda la historia es un ser complejo con personalidad muy arraigada con su historia de lucha y sufrimiento a cuestas y unos convencionalismos muy trasnochados,pero también alguien al que no le gustan las verdades a medias ni la hipocresía ni los convencionalismos adecuados para cada circunstancia;es ante todo un luchador y le gustan las cosas claras.

A"La bicha", nombre con el que se refiere al cáncer que lo corroe y que está acabando con su vida,ya no le da tanta importancia como al tener que despedirse tan pronto de aquellos a los que está aprendiendo a ver con mirada nueva y amar con plenitud.



Después de conocer este nuevo entorno,se le hace imposible aunque lo desee,volver a su pasado,su pueblo"Rocassera" ya es algo lejano al igual que imposible su supervivencia sin su nieto;en una ocasión le dice a"Brunettino":

"Me quedo porque te necesito,sin ti me derrumbaría"

En un momento de la historia el abuelo sonreirá y con ello dará título al libro,pues su sonrisa será igual que la de los esposos etruscos reclinados que miran al espectador con placidez,con esa sonrisa misteriosa,beatífica y sabia de los que descubren que su vida ha sido plena y su felicidad no puede llegar a ser más perfecta.

El motivo que origina la sonrisa del abuelo lo dejo en el misterio para que aquellos que no halláis leído esta novela no tardéis en hacerlo;será un homenaje al autor y uno para vuestros sentimientos, a veces tan oxidados.


1 comentario:

  1. Ohhh que tierno, ¿no? Mira que es famoso este libro y no tenía ni idea de qué iba. Es más, para nada me imaginaba un argumento similar. Me encanta. Me alegro mucho de que me lo hayas descubierto. Lo apunto y así rindo homenaje también a su autor, del que por cierto tampoco he leído nada.
    Besos!

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...