sábado, 27 de enero de 2018

Prioridades






Ya recogerían la mesa mañana y fregarían cubiertos, platos y copas. Las servilletas las echarían a lavar junto con el mantel de hilo. Después barrerían los desperdicios del suelo.

Nunca tuvieron en el restaurante a la hora de cenar comensales tan destacados, y para una vez que los tenían, todo se había descontrolado de tal manera que no les quedaba más remedio que dejar toda la tarea para el día siguiente.

Antes de nada se personarían policías y forenses. El juez de guardia levantaría acta de lo sucedido, retirarían los cadáveres y los casquillos. Y a ellos les tocaría limpiar todos los rastros de sangre.


Derechos de autor: Francisco Moroz

10 comentarios:

  1. Hay que ver, qué mala suerte han tenido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya! A veces los asesinos saben donde están los que persigue, y los dueños del restaurante con el susto en el cuerpo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Parece una escena de película de la mafia. Los capos comiendo, mejor cenando, alrededor de una mesa y los matones que entran y disparan hasta que no queda ni el tato. Evocadora escena, pero tú la has empezado cuando normalmente termina, dándole doble valor. Cuando todos se han ido y queda el desastre de los cubiertos sucios, si no rotos, los muertos en donde cayeron, todo lleno de sangre y los pobres empleados del restaurante (que a veces son amigos de los malos) esperando a que alguien levante los cadáveres y les deje iniciar la tarea de "desescombro" y limpieza.
    Muy bueno, Francisco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Nunca se me había ocurrido la faena que es para los del restaurante de turno recoger y limpiar cuando les da por escabechar clientes a los asesinos. ¡Qué original!
    Por cierto, ese inicio del texto ¿es para un reto de Escuela de escritores? Porque a esa escuela estoy yendo yo a hacer el curso.

    ResponderEliminar
  5. Como tengan muy a menudo esa clientela, van apañaos, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Josep Ma que como les vengan muchos clientes así...
    Me ha parecido lo que no se ve de una película de mafiosos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Escena de cine negro total, pero me quedo con ganas de una continuación Francisco.

    Saludos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  8. Vaya clientes tuvieron esa noche madre mía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Una cosa es recoger miguitas y otra limpiar sangre...¿qué pasó? Free interpretation, ¿no? ;-)

    Besos, Francisco.

    ResponderEliminar
  10. La misma noche que llega clientela con harta plata, esa misma noche se van a la quiebra jaja

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...