lunes, 3 de abril de 2017

El final del día






Sólo le quedaba un cigarrillo para todo el día y no pensaba desperdiciarlo a lo tonto. Se lo volvió a guardar y esperó sentado pacientemente.

Las horas pasaron muy tranquilas y sin que nada interrumpiese el silencio reinante en la estancia. Después de la cena abrieron la puerta y le invitaron a charlar sobre temas divinos y humanos que no le interesaban a estas alturas de la película.

El no tenía muchos amigos y menos allí, con lo cual habló lo necesario y por cortesía más que nada.

Cuando por fin le preguntaron sobre su última voluntad, se palpó el bolsillo de la camisa sonriendo.



Derechos de autor: Francisco Moroz

30 comentarios:

  1. a cierta edad nos volvemos un poco irascibles....yo cambio el cigarrillo por una copa de vino blanco muy helado...ja ja..y quedarme descalza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno con sus prioridades Marcela. Yo tampoco soy fumador pero un helado de pistacho por ejemplo si que jme tomaría como final de danza.
      Besos

      Eliminar
  2. Los pequeños placeres hay que reservarlos para momentos muy especiales, y eso tu prota lo sabía muy bien :)) Yo nunca me hubiera guardado un cigarrillo porque no he fumado en mi vida, pero si se tratase de un bombón... jajajaja.

    Buen micro, Francisco. Siempre con la imaginación en plena forma :))

    ¡Un beso de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario que tú, creo que los pequeños placeres hay que disfrutarlos siempre que tengamos oportunidad de hacerlo, no sea que después sea demasiado tarde. Con respecto al chocolate, si te gusta no te prives, siempre con moderación en todo, pero no te prives por guardar lineas que al fin y al cabo ninguno tenemos salvo las curvas, y siempre que estas no sean peligrosas "Carpe Diem"
      Besos querida Julia.

      Eliminar
  3. Buena imaginación para fumar el último cigarrillo. Buen micro Francisco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta para fumar un cigarrillo hay que echarle cierto misterio al asunto, siempre que represente un final e fiesta.
      Besos

      Eliminar
  4. Buenísimo Francisco. Lo último que me imaginaba (qué raro, ¿no?) No le falta ni le sobra una coma. Me parece de lo más equilibrado. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué no te lo imaginabas? Voy a tener que ponértelo más fácil para ver si me pillas alguna vez o al menos me intuyes por donde voy.
      Que bonitas palabras me dedicas: "Un relato de lo más equilibrado. Ja,ja. 52 palabras por un lado y 53 por otro. Aquí falla algo...¡Pero casi!
      Besos y gratitud.

      Eliminar
  5. Hola!
    Los placeres de la vida. Para el que no es fumador no entiende el placer que produce así como una copa de vino para algunos pero nada tiene que ver. Me recordó al gesto que tantas veces hacía mi suegro ( según me han contado, en paz descanse) cuando dejó de fumar. Acto refleejo diría yo. Un saludo! gran entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los placeres de esta vida son de lo más variopintos y los hay en tantas variedades como personas habitamos el planeta tierra. Comer, fumar, andar descalzo, un vino, una puesta de sol, una vuelta en bici... ¡Pufff si yo te contara con lo poco que me conformo.
      Un abrazo y gracias por asomarte a mi blog.

      Eliminar
  6. Que elegancia a la hora de la muerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes ser lo que seas y hacer lo que quieras pero la elegancia nunca has de obviarla ni omitirla.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Si la parca a ha venido a buscarte, mejor que te encuentre disfrutando de tu último placer.

    Abrazos Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muertes que deben de ser la mar de dulces y deleitosas. al menos intentar que lo sean.
      Gracias por venir a visitarme Conchi.

      Eliminar
  8. Hombre previsor vale por dos. Lástima que de vida solo se tenga una, jeje
    Ingenioso micro, compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuestión de malgastar los pequeños placeres que son en ciertas circunstancias escasos. En este caso nuestro personaje es previsor sabiendo de antemano lo que le depara el futuro inminente.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  9. hola! un placer leerte y llevarte, con tan pocas palabras expresas tanto. gustazo grande, si lo hay, el ultimo cigarrillo. gracias y saludosbuhos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es siempre mio al recibirte Buho Evanescente.
      Gracias a ti por leerme.
      Saludos con abrazo.

      Eliminar
  10. Al menos tiene claro cuál es su último deseo y ha hecho para tenerlo. Seguro que será el que mejor le sabe,
    Sorprendente como siempre Francisco.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como última voluntad, después de una opípara comida, después de hacer el amor, para relajar tensiones o templar los nervios ¿Y los que no fumamos qué tenemos que hacer? Se admiten sugerencias.
      Besos

      Eliminar
  11. Uf, yo no sabría qué decir...Él lo tuvo fácil y con poco se conformó, pues para cada uno el placer reside en unas cosas.
    Me ha gustado el halo de misterio con que has envuelto el micro, Francisco.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen café, una sugerente cita, una inteligente conversación, un viaje como los que te pegas, una caja de bombones... También lo tienes fácil ¡No me digas! Y sino échale misterio al asunto y hazte la interesante como yo hago con los relatos. Je,je.
      Besos para ti.

      Eliminar
  12. Hola Francisco, tu relato me ha hecho recordar aquellas películas en las que al reo condenado se le dejaba elegir una supuesta apetitosa cena. Hay que tener cuerpo claro :-))
    Desde luego has provocado el placer de ese último cigarrillo hasta para los que nunca hemos fumado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. Yo fumé de joven y no duró mucho porque sinceramente nunca me resultó placentero. Prefiero un buen café como escusa a una sobremesa entre amigos o con familiares queridos ¡Claro! Que este hombre no tenía muchas alternativas al respecto.
      Tú siempre buscando comparativas fílmicas ¡Cuánto vicio placentero tienes!
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Un buen micro sin duda.
    Que te voy a decir yo que he convivido con fumadores, mi madre se fumaba hasta tres paquetes diarios y mi padre dos, y mi hermana lo primero que hacia mas abrir el ojo el cigarro, en fin cada uno, independientemente de que nos guste mas o menos, tiene sus placeres y si a tú protagonista le gustaba fumar y le hacía sentirse bien, pues estupendo, cada uno tiene que ser feliz con lo que mas le gusta. un abrazo. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la fórmula: Intentar ser feliz con lo que se puede o tiene a mano. No se trata e conformismo sino de ser práctico. De otra manera nos perdemos en un mundo de ilusión donde muchas veces deseamos lo que no podemos alcanzar y por lo tanto nunca alcanzamos esa felicidad ilusoria.Lo ideal sería disfrutar pequeños momentos de alegría.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  14. Una bolsa de pipas me comía yo. Buen micro, a cada uno con lo suyo y sus prioridades.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con qué poco te conformas para ser feliz en un momento dado. Eso está muy bien, pues estarás preparada para las codas grandes que te sorprenderán por el camino.
      Besos

      Eliminar
  15. Este micro está sugerente. Lo envuelve un aura de misterio inquietante. Está bueno.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julio. Esa es parte de mi pretensión de la historia que cuenta.
      Saludos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...