domingo, 4 de diciembre de 2016

¡Bendito país!




Cuando mis cuatro amigos y yo decidimos emprender aquel viaje de fin de carrera, que iba a durar una semana, no podíamos imaginar que nuestra estancia en Escocia iba a convertirse en toda una aventura de gozo extrasensorial.

Nos propusimos visitar además de las ciudades de Edimburgo y Glasgow, todos los lugares emblemáticos de las tierras altas.
 
Por ello después de soltar las mochilas en el hostal de la pequeña localidad de Drumnadrochit lo primero que hicimos fue buscar un bar típico para refrescarnos y tomar algo. El pub en cuestión ostentaba el nombre sugerente de: MacDonald ´s Still que viene a traducirse como: El alambique del hijo de Donald.

Como era tarde pedimos unos whiskys para celebrar nuestra licenciatura; y entre brindis, risas, y bromas, alguien propuso hacer una excursión nocturna al famoso castillo de Urquhart que se asoma al lago Ness aprovechando que no quedaba lejos. A todos nos pareció una idea inspirada para empezar de forma fantástica nuestro viaje por esas tierras de leyenda.

Después de unos cuantos vasos más, del dorado líquido destilado por los dioses, nos pusimos en marcha guiados por las tenues luces de la calle que brillaban como luciérnagas encendidas. 
Nos liamos unos porritos de marihuana que habíamos traído para homenajearnos durante el viaje, y de esta forma llegamos a las orillas del lago de Nessie.

Alguno gritó de pronto. Veía moverse las aguas tranquilas en ondas expansivas y turbulentas que se acercaban a nosotros rápidamente. Corroboramos colectivamente que algo extraño iba a suceder.
Sin esperar, y ante nosotros, apareció una imagen humanoide con un manto de “blanco nuclear” y resplandeciente, que nos dijo señalando hacia el horizonte: 

– ¡Mirad más allá, donde las nubes color malvarrosa se difuminan como neblina de bosque druídico!

Al mirar, juro que vi el arcoiris y un unicornio azul con el cuerno dorado, cabalgado por una mujer de la raza de los elfos del señor de los anillos, que dejó caer ante nosotros ambrosías liquidas almibaradas.
 
Me desperté a la mañana siguiente mojado de escarcha, entumecido, y estropajoso. Sin recordar haber visto al monstruo del lago.
¡Bendito país!



Derechos de autor: Francisco Moroz

26 comentarios:

  1. Un relato lleno de imaginación, ¿habrá sucedido en realidad o era todo producto de su imaginación?
    Aunque claro si no se acuerda, ¿cómo lo cuenta?
    Jejeje, muchas preguntas me dejas en este relato.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hasta que punto las ensoñaciones son reales? ¡Ahí lo dejo! para que a su vez le echéis imaginación al asunto.
      El protagonista lo recuerda y lo cuenta, lo que no recuerda es si al final vio a Nessie, que era de lo que se trataba.
      Besos

      Eliminar
  2. Muy buen relato, Francisco. Insinuando sin contar y dejando preguntas para que el lector imagine la respuesta. Lo que a mí me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dejar al lector un pequeño papel de indagador de lo posible.
      Si a ti te gusta, yo feliz.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola Francisco,
    Al principio pensé que ibas a contar una aventura real de tu época de estudiante, pero luego ya he visto que era un relato de ficción. ¿O no?
    Me ha resultado un relato con mucho encanto e intriga y muy bien narrado. Me parece que esa visión extraordinaria fue, por desgracia, fruto de la marihuana. Demasiado bello para real.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, varios lectores han comentado lo mismo en Google+ ¡Pero no! nada que ver conmigo, entre otras cosas porque la droga y el alcohol no son dos de mis aficiones ni de antes ni de ahora.
      Pero el escenario propuesto es el ideal para entrar en esos mundos imaginarios de leyenda y para ello, estos dos componentes pueden jugar un papel determinante para visionar lo inexistente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Caramba! Se despertó y ahora ya no sé si lo soñaba o lo había vivido y simplemente lo recordaba. ¡Qué manera de hacernos pensar en domingo!.
    No obstante, añadiré que me he llevado una grata sorpresa cuando he leído la palabra Escocia ;-)
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escocia es una país que por si solo merece ser visitado, si a ello le añadimos las leyendas o las historias que se cuentan sobre sus castillos y parajes idílicos gana puntos. También la ayuda de ciertas drogas que nos potencian o adormecen ciertos sentidos también ayuda a visionar cosas imposibles.
      Besos.

      Eliminar
  5. La combinación de alcohol y drogas no me parecen buenas compañeras pero desde luego tu relato tiene todos los ingredientes para despertar el interés. He estado buscando a lo largo de la historia esos famosos giros de Francisco y esta vez la sorprendida he sido yo al poder llenar con mi imaginación de lectora todos los interrogantes que has dejado con gran acierto en tu historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejaremos abierta la posibilidad de que ambas cosas no hayan tenido que ver en la fantástica visión. Es lo que ocurre cuando se va en busca de aventuras en las que la fantasía y el deseo de que ocurran cosas extraordinarias se conjuntan; es entonces cuando la mente se abre a posibilidades tanto inusitadas como desconocidas.
      Como lectora tendrás que aportar finales alternativos.
      Besos Conxita.

      Eliminar
  6. Parece que en ese país puede ocurrir hasta lo más insospechado, y después del licor y los porrilos se puede creer cualquier cosa, eso sí, si les sirvió para ver el arco iris y todo lo demás, valió la pena.

    Imaginación desbordante en este micro, Francisco, me gustó mucho.
    Abrazos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El licor, los porros y la juventud son un trío que da mucho juego a la hora de realizar ciertas locuras que a otros más cuerdos y con más años, nos resultarían extravagantes.
      A pesar de esas visiones creo que me privaré de dos cosas, la juventud que es la tercera ya se me pasó.
      Besos Mila.

      Eliminar
  7. La mezcla de las diferentes drogas ya de por sí es una bomba y alucinaciones no deben faltar, pero pudo ser real...cuando no se encuentra explicación a determinados fenómenos siempre se recurre a encontrar explicación en los efectos de las drogas. Muy bueno tu relato Francisco, de lo más intrigante. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas más extraordinarias pasan por las mentes de escritores, guionistas y compositores. Es cuando tienen esas geniales visiones cuando nosotros nos congratulamos leyéndolas, visionándolas y escuchándolas. Nunca mejor dicho son creaciones "Alucinantes"
      Otro abrazo fuerte para ti Marina.

      Eliminar
  8. En la segunda lectura lo entendí mejor amigo Francisco, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hacen falta las dos para entender.
      Lo importante es que te gustara.
      Besos

      Eliminar
  9. Por supuesto la mezcla explosiva de alcohol y porros facilita que la mente se active más de la cuenta, aunque no sea muy recomendable dicho "entretenimiento" pero excepcionalmente es fácil que ocurra.
    Buen relato, compañero y amigo Francisco, de fantasía generado claro está por tu desbordante imaginación con ese giro final que lo realza mucho más.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando se excita los sentidos con sustancias psicotrópicas o psicoactivas y se hacen mezclas con otras no menos excitantes, las neuronas se vuelven locas y saltan chispas, pudiéndose llegar a activar canales sensoriales desconocidos.
      Gracias por leerme y comentar.
      Un abrazo compañera.

      Eliminar
  10. La marihuana es el mejor billete de avión para volar a lugares fantásticos, e incluso para ver habitantes que no son de esta tierra.
    Donde esté un elfo o un unicornio que se quite el monstruo del lago Ness, no hay color.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría puntualizar mi comentario sobre la marihuana, no se me vaya a acusar de incitar al consumo de sustancias prohibidas. Los viajes que proporcionan las drogas son espectaculares (eso dicen y eso aprendí yo en farmacología) pero los daños físicos y psicológicos que producen son muy peligrosos y dañinos para la salud.

      Eliminar
    2. No creo que nadie te acuse a estas alturas de animar y promover el consumo de drogas sean cuales fueran.
      Pero te doy la razón en que ver unicornios molaría y bellas mujeres elfas ni te cuento, todo enmarcado con un arcoiris celestial.
      Besos adictos.

      Eliminar
  11. Las drogas 'que son muy malas', ¿espejismo o realidad?
    Eso nunca lo sabremos, pero por si acaso mejor no jugar en depende que zonas, no sea verdad parte de lo que nos cuentas, :)
    Muy bueno Francisco.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría saber que es lo que había consumido el primero que avisto al monstruo del lago Ness ¿Mito o realidad?
      Siempre nos quedará la duda al respecto e las apariciones marianas, de ovnis y de pequeños duendes nocturnos. Hay una buena panoplia de sucesos inexplicables, al menos para gente que no vaya puesta.
      Besos mi amiga.

      Eliminar
  12. Hasta donde sé, la marihuana no es un alucinógeno (solo afecta la percepción sensorial) por lo que el unicornio y la mujer de los elfos puede que hayan sido reales jeje Igualmente ahí va a quedar el hombre en la duda, y quizás tu relato apunta a ello.

    Más saludos, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, yo juro que no he probado ni el whisky ni la María, pero es comprensible que cuando uno se mete productos que no corresponden al organismo, los cortocircuitos se pueden producir en un momento dado y ver lo que no hay y oír lo que no se dice.
      La duda compañero es lo único que nos acompaña ante los sucesos incomprensibles.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Me he reído y me ha gustado mucho con tu relato Francisco, que bueno. Creo que el camello que les vendió la maría les dio un poco gato por liebre, o nuestro adorable grupo de viajeros la mezcló con setas, jeje, porque el increíble viaje que dan en el lago es apoteósico. Aún sigo riendo al recordar esa escena, o al menos tal y como me la he imaginado, jeje. Un abrazo! ; )

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...