miércoles, 21 de diciembre de 2016

A vueltas con la navidad - segunda parte-



Hoy os traigo siguiendo con la temática navideña, los símbolos utilizados, y alguna de las tradiciones que durante estas fechas, realizamos creyentes y no creyentes.

Corona de Adviento
Es bien sabido de su utilización casi generalizada para ponerla como centro de mesa o colgarla en las puertas y entradas principales de los hogares, o encima de las chimeneas quien las tuviera.
Su procedencia es indefinida, pudiendo decir que desde el albor de los tiempos era utilizada como símbolo de geometría perfecta, que viene a significar el ciclo continuo de las estaciones y la vida. Como representación del sol, de la unión perfecta entre el hombre y sus dioses, señal de eternidad sin principio ni fin.
Los griegos las realizaban para ofrendar a sus dioses y otorgar honores a ciudadanos destacados. Las confeccionaban con hojas de laurel, planta que representa la fuerza; siendo el trofeo más deseado de los atletas que competían en honor a Apolo (Dios del sol) y que se esforzaban para portarla en sus cabezas como señal de triunfo.
Los romanos adoptaron dicha corona como lo hicieron con muchos de los dioses, costumbres, y tradiciones de la cultura helena. Para ellos estas coronas representaban autoridad y garantía de ser recordado trascendiendo sobre lo mortal. Por ello muchos prohombres fueron enterrados o incinerados junto con ellas, como bien muy preciado.
Al Cesar Imperator se la imponían sobre la testa, cuando tras regresar triunfante de alguna de sus guerras de conquista le recordaban que solo era un hombre mortal: “Respice post te, hominem te ese memento” (Mira atrás y recuerda que solo eres un hombre)
Esas conquistan se extendieron por la Galia, Bretaña, y Germania donde habitaban los pueblos con fuerte raigambre celta y por lo tanto druídica.
Cuando las legiones se establecían en estos territorios, los ciudadanos se iban romanizando y por lo tanto observando y celebrando las festividades propias de Roma; como la celebración de la cosecha, las conocidas Saturnalias durante las cuales los participantes se regalaban coronas los unos a los otros. Esta vez hechas con ramas de acebo, enebro, muérdago, pino o abeto. Adornándolas con bayas, frutos secos, piñas piñoneras o manzanas. Estos pueblos en principio sometidos, fueron adquiriendo como propia, la cultura trasmitida durante la llamada “Pax romana”.
Los druidas se ponían esas coronas en la cabeza, hechas sobre todo de muérdago que para ellos era un componente mágico y curativo. Lo incluían en las ceremonias de solsticio parecidas a las ya nombradas saturnales o Brumarias de los romanos. Es entonces cuando el pueblo llano adquiere la costumbre de ponerlas en sus puertas como elemento protector de sus casas.
La mística pagana es relevado por el ritual cristiano cuando la nueva religión se extiende como creencia generalizada una vez que el emperador Justiniano en el siglo V la impone como tal.
Ciertos elementos como la corona adquiere una nueva dimensión, adquiriendo relevancia en sus celebraciones religiosas referidas al adviento, (La venida, la llegada) imponiendo significados diferentes y a la vez relacionados con las antiguas creencias. De esta forma las ramas verdes pasarán a significar la esperanza en la llegada del cambio. Las cuatro velas que se le añaden a la corona serán la luz que viene a brillar con el nacimiento de Cristo disipador de de las tinieblas. Las cintas rojas la sangre derramada por Jesús por amor al hombre. También nos hace rememorar esa otra corona de espinas de su pasión.
Las velas se le añaden como reminiscencia de aquellas hogueras encendidas para aportar calor al sol e iluminar las largas noches del solsticio de invierno. Suelen ser cuatro: tres de color violeta que representan la esperanza, la paz y el amor. Se encenderán durante las tres semanas que anteceden a la Navidad .Una cuarta de color rojo se enciende en Nochebuena. Una quinta colocada en el centro y de color blanco se prenderá en Navidad, en honor al nacimiento del niño Dios. Esta última solo presente en ciertos países.
En la actualidad el uso de las coronas de adviento está más secularizado, no siendo más que un mero adorno en puertas, ventanas y mesas. Añadiendo adornos como cintas de colores, bolas de navidad, o paquetitos de regalos.
En algunos países como Méjico o Gran Bretaña se confeccionan con flores. Lo cual nos hace recordar las coronas conmemorativas para nuestros difuntos, retrotrayéndonos de esta manera al comienzo de nuestra historia, donde el significado circular de la misma representaba el principio y el fin de la vida, en un bucle interminable.
Seguimos celebrando lo mismo después de tanto tiempo con mayor o menor solemnidad y fe, pero con símbolos que han trascendido a muchas generaciones de hombres y mujeres.


Continuará...


Derechos de autor: Francisco Moroz


14 comentarios:

  1. Hay mucha simbología con reminiscencias históricas de diversa índole que hemos ido adoptando y adaptando hasta llegar a algo de lo que desconocemos su significado. Por no hablar de supersticiones. Como el muérdago para darnos suerte o brindar con cava introduciendo un anillo de oro para que nos dé riquezas.
    El caso es disfrutar de las fiestas, con o sin adornos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante de estos rituales y en el fondo, es la celebración,el espíritu festejador de acontecimientos varios que fundamentan nuestro devenir por la vida. Creo que ya sufrimos demasiado en este valle de lágrimas como para no darnos de vez en cuando un respiro.
      La historia nos da la razón en su fundamento. Nosotros solo somos imitadores y seguidores de lo mismo.
      Un abrazo y feliz año amigo.

      Eliminar
  2. Da gusto leerte Francisco, aprender contigo es un lujo, un verdadero lujo y sinceramente hay cosas que desconocía, gracia spor aportarnos tanto.
    Mi madre coloca todos los años una corona en la puerta de su casa, no hay año que no que no lo haga, y pone muérdago entre la salita y el comedor, y os voy a traer fotos del Belén tan bonito que hace, yo pensé que este año no lo haría pero dice que a mis sobrinos le hace mucha ilusión y es cierto, y no quería dejar que siguieran viviendo esa ilusión, es una pasada ya veras ya, es una artista, lo hace precioso, ya veras las fotos, haré el sábado.
    un beso y espero que nos sigas contando cosas tan interesante y bonitas relacionadas con estas fechas navideñas. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gusto es siempre mio al saber que tú me lees con interés.
      Ahora mismo leo tu comentario, pues estuve perdido unos días por causas ajenas a mi, por las que no me hubiera gustado pasar. por tanto me voy a tu blog para ver esas fotos que supongo que ya has subido.
      Besos Teresa y un feliz año nuevo.

      Eliminar
  3. De esto sí que no tenía ni idea. Yo nunca he puesto esa corona entre los adornos navideños. Nunca la vi en mi casa y, por tanto, no entra dentro de mis tradiciones navideñas. Espero tus siguientes entregas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno las dos siguientes entregas ya están subidas. Ya conozco de tu reservado espíritu tradicionalista con respecto a lo celebrado en estos días, pero ¿ No me dirás que no es interesante todo el significado que arrastran toda esta serie de símbolos ancestrales?
      Te deseo el mejor de los años amiga.
      Mil besos

      Eliminar
  4. Es curioso cómo las autoridades eclesiásticas "arriman el ascua a su sardina" y al reutilizar los símbolos paganos los adornan y adaptan a su religión. Lo de las cintas rojas simbolizando la sangre derramada de Jesús me parece de traca.
    Al contrario que Rosa, yo sí cuelgo esa corona (de muérdago en mi caso) de mi puerta, en mi familia tampoco se empleó ese adorno nunca pero yo lo prefiero al espantoso espumillón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las religiones y estamentos políticos aprovechan cualquier circunstancia para meter sus enseñanzas, ideas y oriflamas gloriosas como cuñas publicitarias entre películas.
      Es señal una vez más de que el ser humano es oportunista y poco original. Nos basamos muchas veces en la repetición de lo mismo que ya practicaban nuestros ancestros con toga y sandalias. Por eso los admiro tanto a estos locos romanos.
      Besos junto a mis mejores deseos para ti.

      Eliminar
  5. Me ha gustado saber el origen de esa corona que yo sí coloco en la puerta de casa, de momento aguanta porque los amigos de lo ajeno no es la primera vez que se la llevan así como de pasada.
    Espero interesada la continuación.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,Ja,Ja. esos amigos de lo ajeno se llevan lo más inusitado. Los romanos no las robaban, las compartían junto con el buen deseo de bonanza ante el nuevo ciclo solar.
      Me alegro sigas con interés la serie sobre las costumbres navideñas tan, al parecer conocidas y tan desconocidas en su fundamento.
      Mis buenos deseos te acompañen en el nuevo año que comenzará próximamente.
      Besos

      Eliminar
  6. También desconocía todo, y la verdad, estaba intrigada por el significado de esas coronas.
    Mi madre hace muchas de tela en estas fechas y no veía el sentido a esos círculos que ahora ya sé que significan el principio y fin de la vida. Viniendo a leerte nunca me acuesto sin saber una cosa más ;-)
    ¡Un beso, Francisco!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos tan incultos ¿Verdad? y no lo digo con sorna, porque yo soy el primero que desconoce tantas cosas que parecen tan habituales y que realizamos de forma cotidiana, sin asumir los significados reales ni las reminiscencias del pasado.
      Por eso me gusta preparar esta especie de memorandos recopilatorios sobre costumbres, frases y fiestas.
      Me alegro que te esté gustando Chelo, para mi es toda una alegría.
      Que tengas esa feliz salida y entrada de año que todos queremos para nosotros.
      Besos.

      Eliminar
  7. No solía poner esta corona en la puerta de mi casa. Ni conocía el significado. Aquí en los caseríos se pone en las puertas el Eguzkilore para protegernos de las tormentas ,la luz de los espíritus y de todo peligro.Este año mirando blog de las manualidades He visto multitud de coronas y yo me he hecho una flor hecha con rollos de los royos de papa del wc. y me quedó muy bonito para adornar la puerta de mi casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando me dejas tus comentarios, dejas un pedazo de cultura vasca con sus tradiciones particulares, tan desconocidas para nosotros.
      por ello mi agradecimiento, pues a la vez que tu aprendes leyendo lo que escribo, yo lo hago con tus experiencias hechas comentarios.
      Quedo pues agradecido, deseándote lo mejor para el año que comience.
      besos Amiga Mamen.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...