jueves, 10 de noviembre de 2016

Lugares de descanso





Sigo observando mi trocito de cielo, allá están los dos, justo donde me dijeron que irían cuando murieran.

Hace dos años que lo hicieron por causa de un accidente en el que ambos perdieron la vida por culpa de un conductor ebrio que los sacó de la carretera.

Ahora yo los añoro y los echo de menos. Por las noches, no puedo evitar salir de casa y alzar la mirada al firmamento; no sin antes echar un vistazo al rincón más escondido del jardín, donde espero que se pudran eternamente los restos de aquél que me arrebató a mis padres.


Derechos de autor: Francisco Moroz

26 comentarios:

  1. Bien lejos y no en el jardín deberían estar esos restos, pero (quizás) la proximidad sirve al protagonista para descargar su ira con ese vistazo al anochecer.

    Profundo y condensado micro, Francisco, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el recuerdo del dolor causado está bien cerca. Quizás el personaje no quiera alejarlo para tenerlo bien presente de continuo. no es lo mejor a mi entender.
      Besos

      Eliminar
  2. Francisco, impactante, intenso y doloroso, pero lo mejor es dejar muy lejos el rencor, ése va perturbando el alma impidiendo ser feliz. En el jardín o lo más cerca posible anida los hermosos recuerdos, esos fortalecerán cada paso.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo contigo amiga. Pero hay individuos que encuentran descanso solo en la venganza; y esta lo único que hace es remorder la conciencia.
      Besos.

      Eliminar
  3. De un relato tan pequeño cuentas una historia con venganza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, sino no tiene sentido el escribir un micro amiga Mamen. la venganza es un sentimiento destructivo para el ejecutor y el ejecutado.
      Besos

      Eliminar
  4. Dos miradas opuestas, en cuanto al lugar donde van dirigidas y los sentimientos que las sustentan. Cielo y tierra. Amor y odio. Añoranza y venganza.
    Tan breve como intenso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volvemos al equilibro entre los pares, lo has expresado magníficamente. El mundo de sentimientos está construido también sobre esa base del ying y del yang. Me alegro que te haya gustado Josep.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Coincido con Josep. Es curioso el cómo a veces pueden coincidir en un mismo momento sentimientos tan opuestos, verdad?
    Pocas palabras que encierran muchísimo, Francisco. Genial el micro! :)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga.
      La intensidad de una mirada, de un gesto, de un relato corto, de unas notas musicales, de un perfume; pueden encerrar toda la esencia necesaria para hacer comprender al receptor y hacerle sentir todo el conjunto.
      Besos.

      Eliminar
  6. Ese tipo de venganza es lo que yo llamo justicia poética. Tú no has hecho poesía, pero con tu micro has hecho justicia. Muy bueno, amigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomarse la justicia por propia mano está penado por la ley, es normal. Pero igual de penado debería estar el conducir borracho o drogado o lo que es peor conducir como un reto o un juego para demostrar algo o carreras ilegales que cuestan la vida a muchos jóvenes y por contraposición a muchos inocentes que se ven implicados en los accidentes.
      A veces los culpables salen impunes con una simple multa a cambio de una vida truncada. Por eso la justicia poética, como la denominas tú, es al menos un alivio a tanto despropósito.
      Besos Rosa.

      Eliminar
  7. Tu relato me ha hecho recordar un dicho que dice mi jefe a menudo: procura tener a tus amigos cerca y a tus enemigos aún mucho más cerca.
    El protagonista lo siguió al pie de la letra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco sádico si es el protagonista, al ser capaz de tener el cadáver de un ser humano en el jardín con solo el propósito de no olvidar las circunstancias de la muerte de sus padres.
      Pero sobre gustos no ha nada escrito que dijo otro que comía mierda (Con perdón)
      Gracias por pasar y dejar tus letras.
      Besos

      Eliminar
  8. Dolor, venganza todo junto en un corto pero muy buen relato. Un abrazo. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debe de ser. No la venganza ni el dolor, sino la condensación de una historia en pocas palabras.
      Gracias por tu apreciación teresa.

      Eliminar
  9. Sentimientos contrapuestos, soy de las que cree que la venganza solo sirve para hacerse daño a uno mismo/a.
    Genial micro relato, amigo. Dices mucho en poco.

    Abrazos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo lo mismo que tú Mila. ¿Pero cuantas veces al cabo del día no deseamos lo peor, a personas que andan cerca de nosotros y cuyo principal cometido pareciera ser el de dañar e intoxicar al resto?
      Es muy difícil mantener nuestros chakras limpios y nuestro equilibrio emocional perfecto.
      Esto se llama: Desahogo, literariamente hablando.
      Besos.

      Eliminar
  10. Mucho dolor en muy pocas letras amigo Francisco.
    Muy bueno el micro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor siempre está al acecho donde menos lo imaginamos, a la espera para dañarnos en lo más profundo, de una forma o de otra.
      El protagonista parece que le gusta el auto infringírselo. No con el continuo recuerdo de lo más querido sino con lo más odiado.
      Un beso amiga.

      Eliminar
  11. Me gusta esa contraposición, la cual es brutal en este microrrelato: por un lado, desear que aquellos a quienes amamos, continúen viviendo entre las estrellas. Y desear que aquellos a quienes detestamos, se pudran lo más rápido posible bajo el fango. Todo lo anterior, revela lo que hay y bulle en el corazón del protagonista. Hemos echado un vistazo a su abismo.

    Más saludos, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un protagonista antagónico que necesita el recuerdo bondadoso de sus padres y el odio cerval al asesino. Necesita tener ambos bien presentes a cada instante. no se si se podría vivir en esas circunstancias.
      Un abismo el del personaje, algo insondable y oscuro.
      Un saludo Julio.

      Eliminar
  12. ¡Qué giro le has dado a la historia! Me pescó con toda la fuerza de la venganza. Un excelente micro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirna, esos giros ya sabes que dicen, que tienen sello propio de la casa.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  13. El odio y el amor van de la mano y en este caso tú protagonista lo llevó al límite. Arrebató vida lo mismo que le arrebataron, con el agravante que al menos él sabe que mirando al cielo encontrará consuelo la familia del conductor no sabrá donde buscar. Un relato emocionante y espeluznante, de los que me gustan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les arrebató el muerto a la familia igual que el conductor suicida le arrebató la vida de sus padres. La partida está igualada, no sabría decirte quién es el gran perdedor de la misma.
      Besos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...