miércoles, 30 de noviembre de 2016

Cambio de pareja



Se despertó, abrió los ojos una mañana más. No tenía prisa, y tumbado como estaba en la cama, se puso a pensar.
Pensó en ella, en lo bien que empezaron su relación, de mutuo acuerdo, sin exigencias de ningún tipo. Algo fluido y natural. Ella le dejaba su espacio personal y él la dedicaba parte de su tiempo. Se hacían compañía y a veces incluso se añoraban y se buscaban en los silencios.

Pero hacía unos años que este idílico romance se estaba convirtiendo en una losa; ahora ella se estaba volviendo absorbente e incluso envolvente y omnipresente, él ya no se sentía libre como antes, sino atado a una servidumbre que le llenaba de mucha tristeza y desazón.

Ya no la quería como antes ni la deseaba. No ansiaba su cercanía, rehuía su presencia, pero ella siempre estaba a su lado recelosa, perenne y árida, como un mal invierno que no quisiera dar paso a la primavera renovadora.

Y él necesitaba un cambio ¡Sí! Quizás por egoísmo, pensó, se embarcó en esta relación sin futuro. Él y ella, ella y él. Solos, sin querer nada del resto de los que solicitaban un poco de atención, de su amor, de su cuidado, de su persona, de su trato.

Se convirtió poco a poco en un ser huraño y antisocial, un hombre introvertido y esquivo.
No compartía sus vivencias y se guardaba muy mucho de expresar sentimientos banales. Solo se comunicaba con sus congéneres por necesidad y cuando no había más remedio.

Pero esta situación le estaba matando, apagando, amargando, ahogando, como a la llama de una vela sin oxigeno que quemar.

Ahora estaba costeando el precio de las consecuencias de esta común-unión con su amada, y con creces. Penando como alma condenada en el infierno de Dante, purgando cada una de las expectativas puestas en esta especie de tormento consentido, abocado por otro lado al fracaso más estrepitoso.

Desde su comienzo esto no tenía futuro, pero se empeñó en demostrar que eran los demás los que estaban equivocados y que la situación ideal era la elegida por él. Estaba todo controlado. O eso creía en ese momento.

Meditaba en la cama y decidió que ya era hora de cambiar de pareja, su amante actual ya no saciaba sus necesidades, no llenaba sus expectativas, no satisfacía sus ansias de compañía y de amor desinteresado.

Se dio la vuelta en el colchón y allí estaba, a su lado, como cada mañana. No conseguía apartarse de su pegajosa presencia ¡La aborrecía! Debía huir, y únicamente conocía una manera de hacerlo: Buscándose a una mujer de verdad que le llenara la existencia, una pareja que quisiera acompañarle en el baile de la vida, y aparcar en la cuneta a esta que desde hacía años dormía a su lado gracias a su dejadez y la fuerza de la costumbre.

La abandonaría sin despedidas innecesarias, sin agradecimientos de más. Todo con tal de olvidarse definitivamente de esta maldita fulana " Que se llama Soledad”.


video




Derechos de autor: Francisco Moroz



                                                                          

28 comentarios:

  1. ¡Qué gran interpretación de la canción! Sabina es uno de los míos. Me encanta, y esta canción... bueno como todas, tiene letras increíbles. Y tú la has hecho tuya. Ya no oiré la canción de la misma manera.
    Genial
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Sabina es mucho Sabina. Hace poco oía al autor del último libro que se ha editado sobre este cantautor: Javier Menéndez flores -No amanece jamás- que comentaba que todo lo que se escribe ya lo ha escrito Sabina y eso me llamó poderosamente la atención cuando revisando mis escritos de hace bastantes meses, encontré en la carpeta de "Olvidados" este relato que comparto, dándome cuenta que el cantante ya había escrito sobre esta compañera inoportuna cuyo nombre es Soledad. Y como no podía ser de otra manera puse su canción para demostrarlo.
      Besos y gracias por ser la primera en comentar.

      Eliminar
  2. Buenos dias , Francisco , me gusta la dama ,Soledad , especialmente cuando , son absorbentés, y te dicen , esperaba mas de ti. jijiji. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es una dama un tanto claustrofobica que te retiene contra voluntad muchas veces. ¿Es atractiva? Asunto muy discutible.
      Un abrazo Iván

      Eliminar
  3. Sabina es infinito y esta canción es genial. Y tu relato maravilloso. Aunque eso ya es repetir lo sabido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmenso en su profundidad, cuando analizas sus letras encuentras un fondo de sabiduría aplicable a la vida real. Ese poso de desengaño y resignación lo hace diferente.
      Gracias por tus halagos amiga.
      Besos enormes.

      Eliminar
  4. Para no desentonar con Sabina, me recordé de la canción "Soledad", de Jorge Drexler & María Rita.

    Más saludos, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena elección también.
      Saludos Julio.

      Eliminar
  5. Un buen relato, no se si fue antes que Sabina hiciera esta canción o no , pero en estos momentos se complementan los dos, el relato y la canción. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente antes fue sabina que un servidor.
      Cada uno escribió lo que escribió en su momento Je,je
      Besos

      Eliminar
  6. Hola Francisco.
    Cuando dices que ella se volvía absorbente, envolvente y omnipresente no imaginaba que te estabas refiriendo a la soledad y supongo que puede ser muy cierto para algunas personas aún habiendo sido elegida.
    El caso es que con tu imaginación nos induces por un camino y nos sorprendes con un giro narrativo tan característico a tus estupendos relatos. Y de Sabina que decir, madrileño y paisano de adopción que con sus letras nos emociona y encandila.
    ¡Un abrazo Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la soledad es elegida por uno mismo, quizás la relación sea factible y armoniosa. Pero esta. conforme pasa el tiempo se va volviendo imperiosa y tirana y al final nos vuelve adictos a ella de tal manera que cuando queremos dejarla de lado nos es casi imposible o al menos doloroso.
      Gracias por tus palabras amigo Miguel, los giros son marca de la casa, ya sabes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Mala compañera escogió tu protagonista, Francisco, pues la soledad cuando se elige libremente es bien recibida pero, tarde o temprano, se vuelve incómoda. Es mucho mejor una compañía tangible y de carne y hueso, aunque estas también pueden convertirse en incómodas con el paso del tiempo. O no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las compañías carnales y con presencia física las elige uno mismo, pero esta señora nos viene impuesta muchas veces sin nosotros desearla. es complicado el asunto de los rechazos cuando no estamos conformes con ciertas compañías indeseables o inusuales.
      Un beso Kirke.

      Eliminar
  8. hermoso, hermoso! gracias por tocar el alma . saludosbuhos conmovidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me congratula acariciarte el alma de esta forma. la tienes suave y tierna.
      Encantado de acogerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  9. Si ya no la quería como antes, como bien dices, mejor que abandonarla. Pero no siempre es cuestión de voluntad, pues Soledad puede llegar a ser una compañera muy "lapa" y no basta que él quiera deshacerse de ella.
    Basta la toma de decisión para comenzar el desapego.
    ¡Genial como siempre, Francisco!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Soledad... Pero tu eres soledad de las buenas de las que conviene conocer a fondo. Tu eres compañía más deseable que esta otra que se agarra a tu ánima y no la deja ni respirar de congoja.
      Un beso grandote y agradecido por tu fiel estancia.

      Eliminar
  10. ¡Hola! Me ha gustado tu blog y ya tienes una nueva seguidora ;) Me quedo por aquí y espero que puedas pasarte por mi blog y quedarte.
    Nos leemos. Kisses ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te guste, espero verte de vez en vez al menos. Me paso por el tuyo.
      Besos también.

      Eliminar
  11. Qué chica esta, la Soledad, qué compañera, compañero... Qué original y precioso relato te has echado, Francisco. Te admiro mucho!!!

    Besos y gracias por el placer de tus letras ;)!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que tú me admiras, querida Fer? Entonces es mutuo el reconocimiento, me encantan tus letras y tu sinceridad.
      ¡Que gusto conocerte y tenerte como amiga!
      Besos

      Eliminar
  12. Estimado Francisco, o soledad, si quizás sea mejor cambiar de pareja, pero nunca se sabe..como siempre la singularidad de tus relatos tiene un atractivo especial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te guste Suni. Creo que soy de tu misma opinión. Hay compañías indeseables que conviene mantener a raya.
      Besos.

      Eliminar
  13. Muy atractiva te ha quedado esta entrada, compañero y amigo Francisco, inspirándote en la bella composición de Sabina, que como muchos ya han comentado es mucho Sabina este cantautor que pasará a la historia de la música, pero creo más justo que lo haga como poeta.
    Todos llevamos dentro a esa fiel compañera llamada Soledad, lo malo es cuando no nos llevamos bien con ella y surgen este tipo de conflictos de los que habláis tú y Sabina.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No deja de ser esta una relación de pareja, y como en toda relación en la que uno se cansa, empiezan los conflictos. Lo bueno en este caso es que no hay reparto de bienes. Je,je.
    No fue Sabina el que me inspiró. Después de escribir lo escrito me acordé del título de su canción y como tenía mucho que ver con lo relatado la traje aquí como es e ley.Ya os presentaré otro que en el que sí utilicé una letra de su autoría para escribir lo mio.
    Un abrazo amiga Estrella.

    ResponderEliminar
  15. Vaua... Leí por despiste la frase final antes que el resto del relato. Pero creo que así le he sacado más jugo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno si ha sido para bien... En los finales está la guinda de todo.
      Gracias por leerme.
      Abrazos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...