martes, 4 de octubre de 2016

Insultos y reniegos- 4- Puños para mangas





Cuenta una historia tan antigua tan antigua, que ni “La Maricastaña” esa había nacido todavía; que Dios terminó su creación y reunió a todos los animales incluido al hombre. Les preguntó si estaban conformes con su propio aspecto o si querían añadir o quitar algo que pensaran que faltaba o sobraba en su anatomía.

Todos sin excepción le dieron al creador su beneplácito, salvo, naturalmente el hombre, que se veía como un ser indefenso con respecto a los demás.
Por lo cual se dirigió a Dios de la siguiente manera:

-Señor veo que tú diste a todos los animales armas con las que defenderse de los peligros, herramientas con las que poder sobrevivir: Cuernos, garras y colmillos. Fuertes musculaturas y dientes afilados. Cascos, pezuñas y largas patas. A mí sin embargo no me has concedido ninguna de ellas. –A lo que Dios contestó:

-Criatura, veo que no aprecias lo que yo puse en ti como arma poderosa que sirve tanto para atacar como para defenderse del oponente.

-¿A qué te refieres Señor?

-A tu lengua, que mal usada puede ser mortal de necesidad. Más venenosa que el aguijón de un escorpión. Que puede herir como garra de tigre y embestir como cientos de cuernos de búfalo. Es afilada como los dientes del tiburón y el cocodrilo, más larga que Abril y Mayo o un día sin pan.
(Esto es de cosecha propia pues el pan y los meses del año fueron invenciones posteriores a la leyenda)

Con lo cual hijo mío, te pido sensatez en su uso, pues se trata de un arma de doble filo y puedes herirte y herir a otros sin querer.
El hombre no se quedó conforme y le dijo a Dios:

-Si es así, dame un instrumento para evitar este inconveniente, con el cual poder controlar y dirigir este instrumento mortífero. Dios a punto de perder la paciencia le contestó:

-Hombre. Te di el cerebro para eso, y la capacidad de discernimiento para lo otro. Al pequeño e insignificante ser le pareció poco e insistió.

-¿Y me podrías incluir en el pack, una compañera ideal que satisfaga mis deseos, sea bella, tierna, inteligente, sensual, que me dedique sus atenciones, me mantenga y me admire?

A lo que Dios frunciendo el ceño, con acritud poniendo fin al discurso y al incordio llamado hombre respondió:

-“Vete a hacer puñetas” 

Que venía a significar algo así como: "Quedas expulsado del paraíso"


Naturalmente esta expresión no la dijo Dios como podéis imaginar, la pronunció el hombre con esa lengua afilada que le entró en el lote, y que tanto progreso y bienestar nos ha otorgado a todos a lo largo de los siglos. ¿¿¿¿????

Se trata de una frase que decimos para alejar a las moscas cojoneras, esas que molestan tanto y se vuelven tan cansinas y pegajosas que ni haciendo molinetes con los brazos podemos espantar. Este tipo de moscas son de género " Sapiens " en teoría. 

Generalmente se trata de congéneres obtusos que entran a engrosar las filas de esos estúpidos a los que me refería en una entrada anterior.

Los burros y las vacas tienen el rabo para hacerlo, nosotros la lengua que puede ser tan larga o más que el referido rabo.

Pero ¿Qué es una puñeta?

Os respondo: Una puñeta es una especie de puntilla afiligranada, que se colocan en las bocamangas de las togas de los miembros de la judicatura; estas mangas son largas por lo general y hacen que en una postura natural caigan sobre los puños del individuo.

Su confección requería una inversión cuantiosa de horas y dedicación. Con lo cual la razón de mandar a alguien a confeccionar puñetas, significaba quitárselo de encima por un largo periodo de tiempo. Si a esto le añadimos que se confeccionaban normalmente en conventos apartados del mundanal ruido, o cárceles donde sus moradores eran de los de larga estancia…

Su significado quedaría pues como algo así: “Vete lejos y por mucho tiempo, y déjame tranquilo. Pero ciertamente con una mayor contundencia fonética.

Mi abuela también decía (En un aparte) y con mucha elegancia, a las visitas pesadas cuando estas se iban después de dar la tabarra:

¡Hala! “Marchad con tanta paz como descanso dejáis” 
y cuando se cerraba la puerta remarcaba a viva voz: "Es más el descanso que el sentimiento"

Mi abuela era muy familiar y toda una señora. Pero es que ciertas visitas eran como para no recibirlas.

y lo de " Tener pelos en la lengua" no iba con ella.


Derechos de autor: Francisco Moroz

26 comentarios:

  1. no solo abrazas con las palabras y letras, sino que desparramas ingenios y sonrisas todo un placer leerte y compartirte. saludosbuhos que se van con carcajadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Búho Evanescente no solo que me leas si no que lo hagas disfrutando de ello.
      Agradezco tu paso como esas palabras que dejaste escritas.
      Un abrazo desde este blog al vuestro.

      Eliminar
  2. Desde luego da gusto visitar tú casa. La expresión la conocía ya que mi difunto padre, la utilizaba ante cualquiera que se volvía muy pesado y se lo he oído infinidad de veces, sobre todo en su entorno de trabajo.
    Lo que desconocía por completo es donde se confeccionaban las dichosas puñetas que si sabia que eran utilizadas por los jueces. Un abrazo y gracias por ilustrarnos tan bien sobre estas cosas, cuanto se aprende contigo Francisco. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mayores si que saben de dichos y reniegos. ten en cuenta que todo era traspasado de padres a hijos y los refranes entre otras cosas formaban parte del patrimonio heredado.
      Me ayuda que me digas que aprendes con este tipo de entradas, pues con ello me motivas a seguir investigando sobre estos temas.
      Un abrazo grande Teresa.

      Eliminar
  3. Muy buenos dias , Franciasco , muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Ivan. Todo un placer tenerte por aquí acompañándome.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Una lectura muy agradable a la par que provechosa. Lo de la lengua afilada y el peligro que tiene su mal uso, ¡qué gran verdad es!
    Me ha hecho gracia lo que refieres sobre tu abuela y me ha hecho recordar a los míos. En el tiempo de ellos, visitarse era costumbre frecuente que hoy está en baja. Sin llegar a la pesadez de algunos pelmazos no estaría mal que volviese, al menos algo, esa moda. ¿No crees?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi familia recuerdo que por parte de padre, tenía unos tíos que aparecían con mis primos por la mañana y se quedaban hasta la cena. ¡Diossss! era insoportable.
      Creo que esa costumbre sería interesante retomarla solo con los discretos amigos con los que te complace estar.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Te están quedando fantásticas estas publicaciones inspiradas en estos curiosísimas dichos, refranes o proverbios. No te puedes hacer una idea de las sonrisas que me has robado con la lectura.
    No tenía ni idea de cual era la procedencia de este vocablo tan popular: "puñeta", de manera que ya puedo acostarme sabiendo una cosa más gracias a ti, querido compañero de letras Francisco, con esta nueva aportación tan cultural que tienes la gentileza de compartirnos.
    Te anoto una sugerencia: ¿qué tal si nos compartes una nueva publicación sobre la procedencia de este otro conocido dicho popular: "No tener pelos en la lengua" porque aparte de contarnos alguna anécdota de tu querida abuela, seguro que nos volverá a instruir y hacer pasar un ratio agradable.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco esas palabras que me suman puntos a la autoestima de cualquiera que escribe con afición a las letras, por gusto y sin pretensiones.
      La verdad que ya lo he dicho alguna vez desde que comenzó la andadura la sección de Fuera de contexto: No esperaba que tuviera tanta aceptación y que a la par de aprender cosas nuevas juntos, fuera ocasión para divertiros. sabes tú como entendida en ello que eres, que la clave de humor es la más difícil de conseguir a la hora de escribir. Por lo cual si te saco alguna sonrisa, mi satisfacción s plena.
      Investigaré sobre tu propuesta Estrella.
      Recibe un abrazo mientras tanto.

      Eliminar
  6. Muy interesante esta versión del Génesis que nos brindas, así como la etimología elegante de la puñeta, que, por cierto, con variantes poco elegantes, también usamos en la Argentina. Un placer leerte ;)!

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en España también hay una acepción grosera que no me ha parecido conveniente incluirla mas que nada porque su uso con esa acepción no es muy utilizada, digo yo, que por desconocida.
      Gracias Fer. El placer es de ambos.
      Besos amiga.

      Eliminar
  7. Me ha encantado Francisco, tanto el relato del principio como el origen de esa expresión. Otra entrada genial que me descubre cosas nuevas y desconocidas! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Ramón que ea de tu gusto y te estés aficionando a esta sección.
      Para mi es un gran placer compartirlo con todos vosotros.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  8. Sabía lo que son las puñetas, pero lo que no sabía es el origen de la expresión "ir a hacer puñetas". Tu entrada ha sido muy ingeniosa y divertida. La conversación con Dios ha sido genial. Hasta yo empezaba a hartarme de tanta insistencia humana. Para tener tan pocas armas, no nos ha ido tan mal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el ser humanos es mosca cojonera en sí, por eso lo del relato ilustrativo; que hasta Dios tiene su límite de paciencia.
      Te agradezco el que te hayas enganchado de forma irremediable a esta sección. Eso me anima a seguir.
      Besos Rosa y a recuperarse pronto.

      Eliminar
  9. Ir a hacer puñetas sabia lo que quería decir, pero de donde venia la expresión no. Un posts muy instructivo. Sigue en esta línea y muchas expresiones más que las hay muy buenas. por ejemplo " A ojo de buen cubero". Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende el que muchos sepáis lo que son las puñetas; la mayoría creen que se refieren a un insulto soez como ¡Vete a la mierda! o al carajo.
      La verdad que este improperio es muy elegante a pesar de ser sonoramente contundente.
      Besos Mamen

      Eliminar
  10. Me encanta esta sección de reniegos, porque yo soy mucho de renegar y ahora siento que, cada vez que lo hago, lo hago con conocimiento de causa. Como que tengo mucha más razón y motivos para renegar, vamos.
    Me he imaginado a Dios diciéndole a su creación machista "vete a hacer puñetas" y me he puesto a reír. Creo que Dios, nos ha dirigido esa expresión, visto lo que hacen algunos por este valle de lágrimas, en muchas ocasiones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a veces no merecemos otra cosa. que nos manden a hacer puñetas por exigentes. no aportamos nada y exigimos todo lo exigible. Creo que Dios perdió su paciencia infinita solo una vez: cuando abrió el grifo del diluvio y lo inundo todo para quitarse de encima algunos cansinos egoístas. Muy radical pero efectivo. Ja,ja,ja
      Te digo como a los demás: El que te gusten estas entradas me anima a preparar alguna más.
      Besos y no te agobies por las cosas de la vida.

      Eliminar
  11. Una interesantísima y amena ilustración, amigo Francisco.
    Con tu gran estilo narrativo, bien para un cuento como para una reseña histórica, o lo que se tercie, haces las delicias de éstos tus fieles lectores.
    Lo que ahora no me queda claro es el significado de "vete a freír espárragos" que quizá tenga la misma utilidad que "vete a hacer puñetas". ¿Acaso los espárragos son difíciles o imposibles de freír? Es que yo de cocina y gastronomía no entiendo mucho, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van saliendo frases que iremos añadiendo por ver si tienen algún interés histórico o culinario, como es el caso que indicas.
      La verdad que el mundo de las letras en el apartado de dichos populares, refranes y reniegos e insultos no tiene fin ni desperdicio.
      Un abrazo fiel seguidor y gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Qué buena idea la de desentrañar esos dichos que usaban nuestros abuelos. Lo de María Castaña lo viví en mi infancia y aún no sé quién fue...
    Espero que algún día lo averigües y nos cuentes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Buenos días Mila.
    La verdad es que gracias a vuestros comentaros esta sección va tomando cuerpo, y para mi es un gran placer escribir sobre estos pequeños secretos que esconden las rases y su relación con la historia.
    Lo de la famosa "Maricastaña" ya quedó explicado en otra entrada de esa sección titulada: Una de romanos.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  14. Yo siempre la ultima pero llego. Me encantó esta entrada, me pareció muy divertida la introducción y me imaginé a Dios usando la frase al amigo Adán. Y luego como has ido ilustrandonos de donde proviene y como se hacían las puñetas un trabajo casi tan laborioso como el tuyo de documentación, y su significado.
    El refrán que decía tu abuela es uno de mis favoritos y que suelo utilizar con frecuencia con según que personas, aunque me da que no me entienden.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No por ser la última eres peor recibida y lo sabes.
      Dios tiene una paciencia infinita para con sus seres más recalcitrantes, osea, nosotros.
      Hay que tener cierta cultura para entender el verdadero significado de muchas frases del tipo a las utilizadas por nuestras abuelas-os, pues tienen la profundidad suficiente para que muchos las interpreten con sentidos contrarios a los que verdaderamente tienen.
      Un placer recibirte en esta casa.
      Besos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...