martes, 13 de septiembre de 2016

Tolerancia cero





Despotricar contra los vecinos no era la solución ante los problemas de convivencia que sufría. Él no se consideraba una persona conflictiva como para que todos lo rechazaran.

Un mes de julio, a las tres de la madrugada, cuando todos dormían, tomó una decisión que le cambiaría la vida: incendió el bloque donde habitaba, acabó con sus conflictos y los molestos inquilinos.

Hoy en la celda de tres por cuatro que ocupa con otro recluso, recuerda el pasado, y reniega de su perra suerte: Le ha tocado el compañero más difícil con el que mantener una armoniosa relación.



Derechos de autor: Francisco Moroz


22 comentarios:

  1. Ay cómo echaba de menos tus mini-relatos, Francisco. ¡Buenísimo el que nos traes! Hasta podría entenderse que el compañero "difícil" del personaje en la celda era algún ex-vecino, el colmo vamos...

    ¡Me alegro de volver a leerte y, además, de ser la primera en comentarte esta vez!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por echarlos de menos, por eso los escribo de nuevo después de tenerlos abandonados.
      Los vecinos son como la lotería: Te puede tocar cualquiera, y no siempre los mejores.
      Besos Mi amiga

      Eliminar
  2. Jaja Pobre compañero de celda, me compadezco, quizás lo van a terminar incendiando!

    Saludos, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que el compañero de celda va a ser el siguiente perjudicado por este tipo tan inestable.
      Un saludo compañero.

      Eliminar
  3. Madre mía, viendo lo tolerante que es este tipo yo, si fuera el compañero de celda y conociera su historia, correría a pedir el cambio de celda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la queja final de este pirómano asesino no tiene justificación. Más derecho a quejarse tendría el compañero de celda. Más si supiera, como bien dices, el historial del individuo.
      Un abrazo Juan Carlos.

      Eliminar
  4. Pobre hombre qué mala suerte!! Aunque yo tiendo a pensar que cuando la mala (o la buena) suerte se repite mucho... hay algo más que suerte.
    Muy buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como aquel que circulaba por la autovía en dirección contraria mientras escuchaba la radio en la que decían : Un loco anda circulando por la autovía en dirección contraria.
      Y él muy enfadado diciendo mientras: ¿Un loco solo? ¡Cientos y cientos!
      Besos Rosa

      Eliminar
  5. Aunque hay vecinos que son terribles, desde luego el tipo ni siquiera acertó con la solución.
    Al margen de las bromas, la convivencia y el respeto a los demás muchas veces se olvida y no hay nada más terrible que tener al vecino broncas que desquicia a todo el mundo o las fiestecitas de estudiantes de Erasmus que creen que aquí todo vale. Mejor no estar en esa tesitura.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón en la parte de tu comentario en la que dices que: Mejor no encontrarse en esa tesitura.
      Cuando convivimos, damos lugar a malentendidos con nuestros semejantes, pues interactuamos con ellos; es posible que con la mayor parte e personas podamos entendernos dialogando, respetando y comprendiendo. Pero siempre hay un voceras, un listo, o un imbécil que lo de la convivencia le suena a: Hágase mi voluntad y todo ok, si algo no es como yo quiero la lió.
      Nos falta humildad y a veces reflejos.
      Besos Conxita.

      Eliminar
  6. Huyo del fuego para caer en las brasas. El problema lo carga el intolerante, por tanto siempre encontrara un "vecino molesto". Muy buen micro. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a este rincón David.
      Efectivamente en este caso el intolerante es él. Habría que saber cuan de molestos eran "Todos los vecinos" ¿No sería más bien al contrario?
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Buen micro! Tener un vecino molesto es para correr y no parar. Y tener otro vecino de celda mas conflictivo todavía que el es para pedir socorro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen.
      El problema creo que radica en que este personaje se cree el rey del mambo, y piensa que el problema de convivencia lo tiene él con el resto, cuando en realidad es lo contrario.
      Besos amiga.

      Eliminar
  8. Es muy complicado librarse de vecinos molestos, por desgracia abundan mucho.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En toda comunidad horizontal los hay, de todos los colores y pelajes.
      En los chalés pareados ya sería mala suerte que el único que tienes te saliese malo.
      Besos gordos

      Eliminar
  9. Vaya si yo te contara la historia con una vecina mas que insoportable,madre mía lo que pueden dar de si los vecinos, pero así es la convivencia en un edificio por desgracia. En fin que como siempre tú relato esta muy bien, eso si, encima de que incendia el edificio va y le toca un compañero de celda difícil, quizás es la suma a su condena, por eso se han de medir siempre las consecuencias de los actos porque siempre en ellos podemos encontrarnos con males mayores como es el caso, es a la conclusión a la que llego después de leer tú magnifico relato. un abrazo. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente tienes que ver la serie e: Aquí no hay quién viva, que no deja de ser una parodia e la realidad llevada a la caricatura y la exageración. ¿No crees tú, que muchos de los guiones utilizados en la serie no estarán basados en hechos reales?
      ¡Y sí! siempre nos podría ir peor.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  10. O sus vecinos eran insoportables o él tipo tenía un problema que el karma le ha solucionado de forma eficaz.
    Corto pero intenso relato el que nos regalas esta vez y como siempre maravilloso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que todos lo eran?
      Creo más bien que el problema lo tenía este esquizofrénico. El karma le ha dado donde más le dolía.¡Ojalá el vecino de celda lo ponga en su sitio!
      Muchos besos guapa.

      Eliminar
  11. Anoche no podía dormir por el ruido de la fiesta de unos vecinos. Qué haré luego de leer tu micro? Jaja Nada, mejor los aguanto, a ver si se me vuelve en contra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii mejor aguanta, o véngate de ellos cuando tengas que hacer fiesta tú, y de esta forma les haces probar su propia medicina.
      Saludos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...