domingo, 21 de agosto de 2016

Una de romanos



¡Ah! Qué gran consuelo recibimos con estas palabras, los caminantes, los conductores, los que montamos en bicicleta, los que viajamos de un lugar a otro. Los que tenemos el sentido de la orientación un “tantico”  ajustado a las necesidades propias de los que, dirigiéndose a algún lugar acaban perdidos y sin atreverse a preguntar por no parecer ignorantes.
Actualmente los navegadores vía satélite ayudan lo suyo intentando meternos en vereda y sacarnos del apuro. Esas voces electrónicas elegidas a la carta que de vez en cuando cometen igualmente errores que nos hacen meternos por autovías de peaje, o calles cortadas o de sentido contrario.
También cometen errores de dicción o conjugación como cuando nos indican: “A uno kilómetro y medio girá a la derecha” que solo les falta decir: “Es vos un pelotudo huevón, pues que le dije derecha”
Hace unos años eran los callejeros y los mapas de carreteras los que aliviaban nuestra desesperación y mitigaban nuestros miedos a perdernos y no encontrarnos ni a nosotros mismos.
¿Pero y en la antigüedad?
¡Bah!  En tiempos pretéritos nuestros antepasados se armaban de paciencia y cogían carretera y manta o se liaban esta directamente a la cabeza y tiraban millas para adelante convencidos y confiados en que como les enseñaron y escucharon más de una vez a los sabios peregrinos: 
Todos los caminos llevan a Roma”  Siendo casi casi, literalmente cierto.
Esta frase hecha no era ninguna exageración cuando se decía “En tiempos de Maricastaña”  pues el imperio romano se encargó de construir miles de kilómetros de calzadas por todos los territorios conquistados por sus legiones y sus ingenieros. Calzadas con “Milliarius”, rótulos informativos, y posadas que proporcionaban descanso y avituallamiento. Pero eso es ya otra historia que en este apartado no nos compete.
Todas las calzadas partían desde el centro del foro romano y a la inversa, todas confluían en él. Cuatrocientas vías que como tela de araña abarcaban extensas regiones, salvando montañas y ríos. Unos 70.000 kilómetros que unían poblaciones, complejos mineros, centros logísticos o militares e incluso continentes entre sí.
La eficiencia del imperio era tangible y lo sigue siendo, pues esta frase ha sobrevivido a los siglos para consolar al que perdido, deposita su confianza en los caminos que con paciencia y marcha ligera le conducirán a Roma y desde allá, poder orientarse de nuevo y poner pies hacia el rumbo prefijado. Aunque para ello tarde “lo que no está escrito”.
En su acepción metafórica esta frasecita podría significar que: Hagamos lo que hagamos llegaremos siempre al mismo punto.
Por cierto, lo de la Maricastaña es otra frase hecha que viene a significar: hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo.
¡Y sí! Parece ser que existió una Mari Castaña allá por el siglo  XIV, habitante de Lugo ella, que encabezó una revuelta contra el obispo de esta ciudad por un “Quítame allá esas pajas” de un cobro de impuestos abusivos e injustificados. Y es que como (No) dijo el hidalgo loco: “Con la iglesia hemos topado Sancho” 



18 comentarios:

  1. Me encanta esta nueva sección de tu blog. Por lo curiosa y por el humor con que nos cuentas las cosas. De los navegadores (a mí me habla Marta y la tengo insultada en todos los idiomas en los que sé insultar, o sea español y argentino también) habría mucho que hablar y no todo divertido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que sea de tu gusto. Yo disfruto mucho preparando las entradas, encontrando sorpresas y descubriendo noticias inesperadas.
      Insultar entre otras cosas es un arte destilado en alambique cultural.
      Besos

      Eliminar
  2. Yo no sé cómo se llama mi navegador, pero de llamarlo de todo ya me encargo yo, incluso algunos de los nombres (más bien adjetivos) van dedicados a parte de su parentela. Como dice Rosa, habría mucho que hablar al respecto y mejor lo dejo para otra ocasión.
    La ingeniería romana es admirable, muchas de sus obras han perdurado a lo largo de los siglos e incluso sobrevivido a otras mucho más modernas y más efímeras (recuerdo un puente que se construyó al lado de uno romano para sustituirlo como paso de automóviles y para que el tráfico no deteriorara al antiguo y acabó resquebrajado).
    Subyugada me tienes con esta nueva sección, aprendo muchísimo contigo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mio tiene la voz de una tal Mónica, y la verdad es que la chica es muy correcta hablando, aunque de vez en cuando me quiere meter por calles cortadas o lo que es más grave, que no existen. Como la voy conociendo le hago el caso justo.
      Los romanos son admirables, aunque la vida en Roma no era todo lo placentera que nos intentan hacer ver en las películas. Me encanta tebnerte prendada de esta nuev sección. Verás que de sorpresas tengo preparadas
      Besos

      Eliminar
  3. Aprendo, me río y disfruto mucho cuando haces estas entregas, Francisco. Me encantan. ¿Por qué será que los navegadores siempre nos hablan en una variedad del español distinta a la nuestra? Acá, en la Argentina, nos hablan en español ibérico, pero me temo que no puedo culpar al mío por eso cuando me pierdo, ja,ja... A pesar de la sabiduría de los romanos - que por cierto ha perdurado - yo tengo la teoría de que somos muchos los que nacemos sin el "chip" de la orientación geográfica, sobre todo las mujeres al volante ;)!!! No sabía que Mari Castaña fuese oriunda de Lugo, pero teniendo ancestros de allí también, te digo que su historia no me extraña en absoluto.

    Un beso grande y gracias!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprender, reír y disfrutar. ¡Ahí es nada! ¡Como me gusta saber que os está gustando este tipo de entradas!
      Nuestro castellano como lo denominas tú: Ibérico es más seco y menos melifluo.
      Hablando con un chileno me comentaba que no podía seguir las conversaciones en español con españoles pues hablábamos sumamente deprisa sin vocalizar y cambiando continuamente de tema. Muchas veces es difícil seguir ciertas conversaciones hasta para nosotros, si eso te consuela.
      Muchos besos querida amiga Fer.

      Eliminar
  4. Me gusta esta nueva sección, aunque no me habia dado cuenta que existe, jajajajja. Todos los caminos nos lleva a Roma es un dicho. Pero que los romanos hicieron calzadas y las hay, es cierto. Yo recorro en alguna excursión que hago con las mujeres de Ermua, unos tramos de calzadas romanas en cada una. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué no sabías que existía? Estás un tanto despistada Mamen. Aunque en tu favor te aclaro que la inauguré hace una semana aproximadamente.
      Eso de recorrer trazadas calzadas es toda una experiencia.
      Besos

      Eliminar
  5. Es admirable, tú humor pero sobre todo como se aprende contigo.
    Yo tengo unas cuantas anécdotas muy graciosas con el navegador, que como Rosa también le digo en ocasiones de todo menos bonito jeje, es posible que algún día me decida y cuente. un abrazo y gracias por compartir tu saber y tu buen sentido del humor. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estás tardando en relatar tus experiencias con el navegador. Veo por los comentarios que lo utilizamos muy a menudo.
      A mi cuando me intenta confundir, le digo muy amablemente: ¡Qué sí bonita que sí! pero por ahí no me meto.
      Gracias por tus palabras Teresa.
      Besos

      Eliminar
  6. Una gran aclaración de esta frase que se sigue diciendo y se seguirá diciendo. Gracias por este escrito tan formidable.
    Un abrazo, amigo Moroz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable Joselium. Creo que esta entrada te habrá hecho una ilusión especial por el nick que utilizas creo entender que los romanos te tocan la fibra sensible del gusto.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  7. Lo bueno es que no conduzco así que eso de los navegadores no me influyen mucho, aunque si es cierto que cuando voy con alguien y los lleva resulta divertido escucharles hablar con la dichosa maquinita. Me pareció muy interesante saber que existió esa señora de verdad y que era oriunda de Lugo. Gracias por enseñarnos de manera tan amena tantas cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso comprobar que ciertos personajes reales dieron lugar a frases hechas que todos conocemos. cosa que no ocurre con los personajes a los que se refiere.
      Os iré descubriendo más cositas interesantes.
      Besos amiga Mariola.

      Eliminar
  8. Voy a sentirme una rara avis con los navegadores, ya que soy de mirar un mapa o un callejero antes de emprender algún camino que desconozco jaja. Cuando estudié derecho romano en la facultad, confirmé esas sospechas de que la civilización romana era muy avanzada en muchos niveles, no solamente en todo lo legislativo (hay leyes y castigos sumamente curiosos procedentes de aquí).

    Aunque en lo cómico y narrativo los entrañables galos dejaran a los romanos en ridículo gracias a una peculiar dupla de amigos, no cabe duda de los enormes cimientos que pusieron y muchos de los cuales perduran en la realidad, ya sea en forma de frases tópicas, construcciones, leyes y otros elementos. ¡Buen texto condimentado con humor, un saludo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los romanos eran muy completitos ellos. sabían de todo porque se metían en todos los berenjenales y nada se les hacia cuesta arriba, con todo se atrevían y por ello, porque experimentaban consiguieron los logros y avances más significativos de la época. por otro lado eran capaces de adaptar lo conseguido por otras civilizaciones y mejorarlo.
      Mucho, por no decir todo, se lo debemos a ellos.
      Un abrazo compañro y gracias por tu fértil comentario.

      Eliminar
  9. Yo no sé mucho de navegadores y demás por lo que, al contrario de los comentaristas, soy una ciudadana de a pie y aún no lidió con máquinas que nos hablan y dirigen.
    Así que yo me divertí mucho aprendiendo más sobre este dicho tan conocido de los romanos y sobre Mari Castaña, a ella si no la conocía. Es tan interesante saber costumbres y frases antiguas. Enriquece el vocabulario y el alma.
    Te comentaré, Francisco, que acá en Perú, para decir que elgo es antiguo se dice"pero eso es tan viejo, es del Año de la Pera". Y esto es porque hubo un parque hace mucho tiempo, en la época del virreinato, llamado La Pera del Amor por la forma que tenía y porque los enamorados se prodigaban caricias en el al ser éste bastante oscurito. Era muy conocido el parque ese pero ta no existe. Así que si algo es antiguo, es "del año de la Pera".
    Saluditos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no encontrar a alguien que no maneje con un navegador, a no ser claro, que tenga claro el camino a seguir.
      Las nuevas tecnologías son útiles en la manera que se utilicen. Cuando te conquistan y te dominan como es el caso de los móviles, nos convertimos en autómatas dirigidos o lo que es peor en zombies sin cerebro totalmente tiranizados por las maquinas.
      Pero bueno: Todos los caminos seguirán conduciendo a Roma la eterna.
      Agradezco tu comentario tan ilustrativo con respecto a lo del año de la pera. Por España también se utiliza mucho, Al igual que "Del año de la Polca"
      Besos Mendiel

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...