sábado, 6 de agosto de 2016

Sueño eterno






En el sueño que se repite noche tras noche, corre hacia la luz como las mariposas nocturnas, despavorida, pues unos seres diabólicos la persiguen para agarrarla y llevarla a la oscuridad eterna.

Justo cuando están a punto de alcanzarla y agarrarla con sus deformes garras, salta
al final del túnel de luz y escapa liberándose de la agonía.
Cuando abre los ojos se da cuenta que todo ha sido una pesadilla inocua.

Hoy, antes de acostarse y para facilitar el descanso, se traga tres pastillas junto con un sorbo de agua. Se duerme enseguida volviéndose a repetir por enésima vez el delirio recurrente: Todo está negro y en silencio hasta que los oye venir y los presiente tras la puerta del piso. 
Sale de la cama y busca frenéticamente el pasillo y allí, los ve: esos seres siniestros con apariencia de diablos de ojos inyectados en sangre vienen de nuevo en su busca.

Empieza a correr con torpeza pues sus piernas parecen de plomo, al final reconoce la luz del final del túnel y corre hacia ella para encontrar su salvación como en otras ocasiones.
Salta y se vuelve a librar por los pelos de esos seres del infierno una vez más.

Abre de nuevo los párpados encontrándose con la misma oscuridad y esta vez la pesadilla no termina, pues aunque vuelve a ver la luz al final de un túnel hacía donde irremediablemente se dirige su cuerpo astral... esta vez su sexto sentido intuye, que será de forma definitiva.

Su cadáver fue encontrado al amanecer estrellado contra las losetas del patio. Había caído desde el decimocuarto piso del bloque donde habitaba. Sus vecinos comentaron a los que les quisieron escuchar, que la muchacha no estaba pasando por sus mejores momentos.


  
                                                                                         Derechos de autor: Francisco Moroz



20 comentarios:

  1. Un sueño que al final se hizo realidad. Su sonambulismo fue excesivo. Terminó estrellado contra el asfalto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del sonambulismo en este caso resultó ser un grave problema para la protagonista.
      Un abrazo Mamen

      Eliminar
  2. Hay que tener cuidado porque a veces queriendo huir de una pesadilla, nos metemos en una realidad que es peor aún que le pesadilla.
    Muy buen relato, Francisco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí cabría la pregunta: ¿Qué es peor una buena pesadilla o una mala realidad? qui´za el problema radique en los despertares escabrosos.
      Gracias por leerme como es habitual.
      Besos

      Eliminar
  3. Una pesadilla que al final tiene un mal final, un estremecedor relato y muy bueno. Gracias Francisco. Buen domingo. TERESa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu valoración de "Muy bueno y estremecedor"
      Una pesadilla es peligrosa cuando no conseguimos despertar de ella.
      Besos Teresa

      Eliminar
  4. Una pesadilla que se hace realidad. Un horror con un final no muy feliz.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María. Todo lo relacionado con los mundos oníricos es un pelín inquietante. los finales no suelen ser tan escabrosos gracias al cielo.
      Besos

      Eliminar
  5. Realmente me has asustado con el relato. Es escalofriante, pero no por ello deja de ser magnífico.
    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo que tu susto haya igualado al mio al ver ciertas películas. Tú ya me entiendes ja,ja,ja.
      Abrazos amigo.

      Eliminar
  6. No hay peor miedo que el miedo al miedo, y tiene horrorosas consecuencias. ¡Buen trabajo, compañero!

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me congratula que te haya gustado amiga Fer.
      Creo que el miedo es el principal causante de la mayoría de nuestras desgracias.
      Un beso también para vos.

      Eliminar
  7. Si alguna vez abandono mi cuerpo y me voy en un viaje astral (mi mamá y mi abuela ya pasaron por eso), intentaré desconfiar de las luces a mi alrededor; ya que alguna de ellas me puede conducir a un túnel sin salida, a mi muerte. Parece fácil decirlo, pero solo confiaré en mi instinto. Veamos qué pasa (y si es que pasa).

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tu mamá y tu abuela ya tuvieron esa experiencia, ten cuidado, pues estas cosas suelen estar en la genética y por tanto eres sensible de repetir esos viajes astrales en los que si se rompe el hilo de plata que te une a la realidad, puedes perderte en los mundos maravillosamente inquietantes de Alicia.
      Un saludo compañero.

      Eliminar
  8. Escapar de un peligro, soñado o real, nos puede llevar a un lugar peor.
    En este caso la luz llevó a la oscuridad.
    Genial, Francisco, compruebo que estos calores te están siendo muy provechosos en cuanto a creatividad se refiere. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los calores son algo a tener en cuenta, frenan mucho la creatividad, se ralentiza el ritmo de tecleado y las neuronas se licuan. Lo bueno que tiene es que al no poder conciliar el sueño adecuadamente, las pesadillas no cuajan en nuestra parte inconsciente. Con lo cual el peligro no es tanto ¿No te parece?
      Gracias por tus palabras amiga mía.

      Eliminar
  9. Escalofriante relato. ¿Quizá ese sueño simplemente era un aviso de como sería su final? O tal vez tentó tanto a la suerte que la diosa Fortuna no acudió en su ayuda esa vez. Sea como fuere un triste final para cualquier vida, aunque esté plasmado en un genial escrito como nos tienes acostumbrados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Final contundente para unos sueños recurrentes en forma de bucle sin final.
      no es la mejor manera e acabar, sin duda, pero al menos el descanso será para siempre ¡No más pesadillas! ¿O sí?
      Besos Mariola.

      Eliminar
  10. Un final premonitorio, ¡Vaya!
    Podría ser que estos entes que veía, ¿si fueran reales? Y justo el día que se tomó las pastillas la llevaron directa al terrible desenlace.

    Terrorífico!
    Muy bueno, amigo.

    Besos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El interior e nuestro cerebro alberga infinitos sueños que se pueden llegar a convertir en terribles pesadillas que nos empujen hacia un final indeseado.
      Gracias por tu comentario amiga.
      Besos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...