martes, 23 de agosto de 2016

Insultos y reniegos- 2 - Idiota -




Cuando nos referimos al insulto, lo que menos podemos imaginar es que muchos de ellos no empezaron a utilizarse como tales hasta pasados muchos cientos e incluso miles de años.
Este que os traigo hoy es uno de esos casos. La palabra: "Idiota", tan sibilina ella, que encierra en sí misma significados insospechados poseyendo la misma raíz que “Idioma” o “Idiosincrasia”. Proviene del griego  ἴδιος[ˈidios] significando lo propio, lo particular y personal de cada individuo.

La palabra se le adjudicaba a todos aquellos que solo se ocupaban de sus asuntos, evadiéndose de las responsabilidades públicas o políticas, y de las obligaciones que eran propias de un estado democrático como el griego; donde todo se basaba en la participación comunitaria para tomar decisiones que afectaban al colectivo.

Si entendemos la política como lo hace la R.A.E:

-Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados, o
-Actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país.

Podríamos afirmar sin margen a equivocarnos, que los menos idiotas de todos nosotros son esas personas que se dedican a la política.

Pero por otro lado nos encontramos con una contradicción apabullante.

El origen etimológico de la palabra no tiene que ver en absoluto con el que el diccionario de la academia le designa actualmente:

-"Tonto o corto de entendimiento».
-"Engreído sin fundamento para ello". 
"Persona que es poco inteligente o que molesta con lo que hace o dice".

Entonces nos podemos preguntar: ¿En qué momento se utiliza esta palabra para el insulto en vez de para calificar sencillamente una actitud personal ante las pautas marcadas por la sociedad?

Os lo explico:

Dentro de la cultura grecorromana las actividades en torno a las ágoras y foros eran de suma importancia para los ciudadanos libres y comprometidos; pues era donde se tomaban las decisiones fundamentales para el beneficio comunitario. Si eras uno de esos listillos a los que solo les preocupaba su estatus personal o sus intereses personales, económicos, laborales etc… o sea, que si ibas por libre eras un “Idiota” y de ahí al insulto un paso nada más.

Pues era algo deshonroso la no participación en las asambleas, y era de “tontos” no hacerlo, cuando las decisiones adoptadas eran para nuestro bien o para nuestro mal, y aún así renunciábamos a opinar o a votar sobre las mismas, rehusando a derechos fundamentales de ciudadanos libres. 
¿Esto os trae reminiscencias de algunas elecciones poco participativas con alta tasa de abstención?

Considerad esto a nivel de reuniones de comunidad de vecinos y lo entenderéis aún mejor. Quién no asiste a dichas reuniones, no tiene voz ni voto en las decisiones tomadas y tendrá que apechugar con lo decidido por la mayoría asistente.

De ahí surgieron los históricos enfrentamientos entre epicúreos y estoicos. Para los primeros la política era continua fuente de problemas, mientras que para los segundos era obligación de hombres sabios participar en ella.

En términos médicos la denominada “idiocia” o vulgarmente llamada “Idiotismo” toma el significado de retraso mental profundo que provoca en el individuo afectado una total ausencia de facultades cognitivas intelectuales y de parámetros de decisión.

Visto lo visto en algunos gobiernos de muchos países y en la mayoría de sus partidos políticos en los que cada uno va a lo suyo persiguiendo intereses personales y espurios. A casi todos se les podría calificar con propiedad de “Idiotas” redomados; siendo esta última palabra en su acepción correcta: la aplicada a personas con cualidades negativas en grado superlativo.


Señores-as, nos vemos en la próxima entrega .


Derechos de autor: Francisco Moroz

12 comentarios:

  1. Sí que se aprende contigo. No tenía ni idea del origen, tan distinto en su significado del uso actual, de la palabra idiota. Muy ilustrativa tu entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo general los insultos más conocidos no empezaron como tales. Sus significados fueron en principio definidores de problemas físicos y mentales.
      Besos amiga

      Eliminar
  2. Estoy muy de acuerdo con Rosa, da gusto acercarse a tú casa, ya estoy deseando leer la próxima entrega Francisco. Mil gracias. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantado de que vengáis a ver lo que escribo, sin vosotras no tendría sentido llenar de letras una página virtual.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  3. Después de leer tu entrada con sumo interés (reconociendo que me detuve más tiempo de lo necesario en la foto jajaja)no veo mucha diferencia entre el sentido inicial de la palabra y el que le da actualmente la RAE, al menos en lo que en la política se refiere.
    Como siempre una magistral lección, a la espera de la siguiente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es lo que te gustó de la imagen el actor o el montaje?
      ¡Mala! que eres.
      Lección magistral no es , pero si una entrada instructiva salpicada con notas de humor. No pretendo más.
      Gracias por pasarte como siempre.
      Besos merecidos.

      Eliminar
  4. Llámalo intuición, pero sin saber el origen de la palabra "idiotas" yo ya tenía por tales a nuestros políticos, haciendo más hincapié en la moderna acepción de la RAE.
    Gracias por la ilustración tan buena que nos haces de un insulto sonoro donde los haya.
    Me alegra saber que, a partir de ahora, insultaré con conocimiento de causa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante de lo que se dice es la propiedad con la que se hace.
      El hablar al tuntún e insultar sin conocimiento de causa es baladí e insustancial.
      Besos querida ahijada.

      Eliminar
  5. Eres un pozo de sabiduría Francisco, un placer descubrir algo tan nuestro como los insultos y hablar con conocimiento, y sí estoy con Paloma en que desgraciadamente para nosotros, nuestros políticos se adaptan perfectamente a la definición propuesta por la RAE.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desgraciadamente no solo los políticos se adaptan a esa definición insultante. Todos lo que con nuestra impasibilidad consentimos los abusos y despropósitos de tales tipos, lo somos en mayor o menor medida.
      Agradezco como es habitual tus palabras y tu presencia.
      Besos

      Eliminar
  6. Genial explicación. Está bien conocer de donde provienen las palabras o expresiones que usamos hoy día. Contigo se aprende mucho.
    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno investigo un poquito y recopilo, después os lo presento y me alegra que os guste y podáis aprender como lo hago yo.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...