martes, 31 de mayo de 2016

Tanto amor



Cuando ella le dejó, él huyó de la sombra que le hacía el vacío de su ausencia.
Se sintió abandonado y solo;  puso distancia, marchó del pueblo donde ellos vivieron y la casa que habitaron; de ella y los recuerdos que le quedaban de su presencia.

Pero jamás se recuperó de la soledad que le embargaba desde su partida, y la añoraba como ningún otro hombre enamorado podría añorar a su amada. Ahora ha vuelto a leer las cartas escritas de cuando eran novios, y llora en el silencio de la habitación de una pensión gris, como su pesar. Mira su foto una vez más y decide poner fin a tanto dolor.

Este será el primer día de su renacer, de su volver a la plenitud de su vida perdida. Ha decidido ir a su encuentro, volverla a ver no solo una, sino todos los días mientras las fuerzas le acompañen.

Sale afuera y agarra el chubasquero, monta en su vieja bicicleta y recorre los 43 kilómetros que le separan de su amor, de aquella mujer que le fue arrebatada a traición y cuando más felices eran.

Llegó empapado por la lluvia y por las lágrimas que corrían libres desde sus ojos; compró un bonito ramo de flores para no llegar con las manos vacías y se presentó donde ella moraba.

Abrió la puerta del campo santo y allá frente a su tumba le prometió que todos los días vendría a verla, costase lo que costase. Pues su amor había echado tales raíces en su corazón que hasta que no llegara su propia muerte sería imposible el olvidarla.




Derechos de autor: Francisco Moroz.


24 comentarios:

  1. Cuando el amor se clava en los mismísimos tuetanos...Hermoso, querido Francisco. Feliz velada.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi amiga. El amor no entiende de distancias ni circunstancias.
      Un besos enorme.

      Eliminar
  2. Romanticismo cásico, o debería decir puro.
    Un hermoso relato de amor eterno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dejaremos en romanticismo a secas con una pizca de carga dramática.
      Gracias compañero.

      Eliminar
  3. Qué triste relato, Francisco, y qué bonito.
    Algunas historias de amor son eternas porque la vida las golpea con la muerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerte tristemente es el único futuro que tenemos cierto. Por tanto la vida en si misma no vale nada si no la complementamos con ese humor que nos conduce a no tomarnos demasiado en serio.
      Las historias de amor generalmente son tristes y trágicas o amargas y aburridas. Nos conformaremos con experimentar un amor moderado que nos proporcione algo de felicidad.
      Besos

      Eliminar
  4. Muy triste como dice Kirke. Tan triste que si yo estuviera en su lugar, tal vez aceleraría el proceso. No se puede vivir esperando la muerte, es mejor dejar la vida y encontrase con la muerte.
    Por otra parte pienso que sólo son eternas las historias de amor que la muerte interrumpe. Si no, las interrumpiría el egoísmo, la intolerancia, el desamor o cualquiera de esas cosas que se empeñan en chafarnos hasta la historia de amor más perfecta. Pero tu relato me ha gustado mucho, como siempre, tal vez por saber convertir un amor en eterno a base de muerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amor se hace eterno por lo que tú bien señalas: cuando lo interrumpe la muerte , pues ya no hay una consecución que pueda abocar esa relación al egoísmo, al aburrimiento o a la ruptura. ese amor abortado queda como un ideal perfecto de lo que podría haber sido, siempre con tintes magnificados por nuestras personales ensoñaciones.
      Creo que lo has expresado muy bien.
      Besos Rosa

      Eliminar
  5. Como bien dices, le fue arrebatada a traición. Ese dolor y la ausencia física, es muy difícil de superar en el amor. Para mí no tiene más elección que aprender a olvidar o aprender a vivir de nuevo.
    Nunca se puede decir lo que un@ "haría si..." pero hoy por hoy descarto lo de esperar la muerte.
    Tristísimo pero hermoso.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando a las parejas les llega ese momento hay tres opciones: Olvidar, retomar, o acabar con todo. Depende del equilibrio mental, de las creencias o de la capacidad de recuperación emocional. lo que no hay duda es que es un varapalo para aquellos amantes cuyo amor intenso era lo primordial. Los poetas y literatos del romanticismo sabían mucho sobre ello.
      Besos Chelo y gracias

      Eliminar
  6. Es muy bueno. Me ha embriagado la tristeza y al mismo tiempo la conciencia de que el hoy, es lo que tenemos.
    Graciñas por tus líneas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras escuetas y acertadas: El hoy, es lo que tenemos.
      ¿Debemos aferrarnos al presente?¿Debemos proyectar un futuro? esa es una de las incógnitas irresolubles el ser humano.
      Me alegra el haberte despertado emociones dos lobos.
      Gratitud y mi bienvenida.

      Eliminar
  7. Espero que tu protagonista encontrara algún consuelo en su decisión de visitar a su amada a diario. Cuando se padece una pérdida tan brutal es difícil superarlo, pero no queda más remedio que buscar alguna salida.

    Muy hermoso, pero muy trsite.

    Besillos melancólicos de tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pérdida siempre es triste. Nuestras decisiones no suelen ser siempre las más acertadas para resolver nuestras angustias vitales. creo que el protagonista huyó en su momento de ese dolor que le embargaba, hasta que reconoció que la huida tendría que haber sido hacia adelante e intenta mitigar su desgarro, con el recuerdo y la cercanía de la mujer amada.
      Como siempre es un placer tu comentario.
      besos

      Eliminar
  8. Francisco, qué decir: ciertamente no me esperaba ese giro final que, como todo buen microrrelato, debe aparecer de la nada y golpear en lo más intimo del lector. Pero no golpear como un puñetazo, sino como un rayo de luz que te alumbra y te muestra algo que hasta entonces estaba en las penumbras, lo que sea: un sentimiento, una reflexión, una moraleja, un suspiro, una sensación extraña que te sacude, etc.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me congratula que el final te haya sorprendido gratamente. Con tus palabras me desentumeces el ánimo para seguir escribiendo este tipo de relatos que lleguen a sorprender de forma inesperada.
      Un gusto recibirte en mi casa como es habitual.
      saludos compañero.

      Eliminar
  9. El final no lo esperaba y eso siempre me satisface mucho; tu manera de narrar es auténtica y cala en el gusto y el alma. Mi felicitación

    Besos muchos

    TRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por opinión tan favorable sobre el relato.
      te doy la bienvenida al blog. encantado de tenerte entre las personas interesantes.espero seguir sorprendiéndote.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho este género romántico y dramático con el que narras este nuevo microrrelato. Me encantó ese impulso del protagonista sumido en la soledad y el temor a recordar a esa mujer amada, cuando decide coger la bicicleta y recorrer los 43 km. para volver a "reencontrarla", este fragmento ya es motivo de canción o imagen de película.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremenda tu opinión de la cual te quedo muy agradecido Estrella.
      El protagonista busca una salida a lo que fue una pérdida injustificada que le dejó un vacío difícil de llenar. Creo que su decisión fue la mejor, las hay más radicales y desacertadas.
      Un abrazo grande para ti.

      Eliminar
  11. Precioso micro, triste pero a la vez lleno de hermosura y alegría. Al protagonista le robaron el corazón pero ha conseguido, a pesar de tener que recorrer tantos kilómetros, soportar las inclemencias del tiempo, lograr encontrar el modo de llenar ese vacío y la paz de su alma.
    Mis felicitaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El protagonista dolorido por la ausencia de su único amor que le fue arrebatado por la muerte, muere a su vez de añoranza y soledad y se decide a mitigar dicho dolor sacrificándose en lo que puede para saciar su sed de amor.
      Un beso grande y agradecido.

      Eliminar
  12. Amor puro, ni el tiempo es capaz de disminuir ese dolor.
    Muy triste Francisco, un drama que traspasa el alma del lector.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene. Como me alegra recordar contigo estos pequeños relatos que están ya un poco olvidados
      Mil besos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...