jueves, 5 de mayo de 2016

Honrados piratas


Relato presentado al concurso propuesto por el Círculo de escritores con la temática: "Piratas"





Desde que a primera hora del amanecer divisamos el galeón en lontananza, mantenemos una persecución constante a todo trapo, como lobos hambrientos de botín.
El barco con el que visiblemente acortamos distancias es pesado y robusto, fuertemente armado, con no menos de 40 cañones; pero eso mismo va en su detrimento, pues nuestra fragata, menos pesada, surca las olas velozmente. Además, el dios Eolo sopla de popa fuertemente, favoreciendo nuestra fortuna. Esta tarde habrá tempestad para algunos.

Queremos dar caza a quienes portan lo que es nuestro, la riqueza que nos fue arrebataba con la impunidad de ladrón y la alevosía del malnacido.
Nosotros somos hombres desligados de ataduras; libres de surcar los siete mares a nuestro antojo, de gritar a los cuatro vientos y de hacer de jueces y verdugos. Nadie está por encima de nosotros; todos iguales a la hora del reparto y dispuestos por igual a morir, o a matar para evitarlo.

Mi tripulación está formada por no menos de 50 hombres, y todos ellos son bravos que están avezados en la lucha cotidiana por la supervivencia; no les arredran las tormentas ni los infortunios,  y si saben que el enfrentamiento es contra nuestro ancestral enemigo, se anudan los pañuelos y afilan sus cuchillos.

El rival no puede evitarnos y cuando al atardecer le damos alcance, nos muestra su flanco de estribor orlado de portañolas donde asoman amenazantes las bocas de sus 20  cañones de línea. Guardamos distancias, la suficiente para que las pesadas bolas de hierro no alcancen nuestra quilla; y preparamos los falconetes de a bordo y los diez cañones en banda de babor.

Cuando estamos a una distancia prudencial, alzo mi voz e insto al capitán del galeón a rendirse; este se asoma al puente de mando y con desprecio a lo que representamos, saca el sable y lo alza. En ese momento los grandes cañones de cureña  empiezan a escupir fuego: La pesada artillería no llega a alcanzarnos.
Maniobramos con diligencia  para situarnos en ángulo muerto con respecto a los cañones del pecio enemigo y comenzamos a disparar los nuestros sobre su cubierta, para  despejarla mientras preparamos el abordaje.

Cuando la cercanía es plausible para poder lanzar los ganchos; aparecen tras los parapetos de las bordas una línea de fusileros reales que abren fuego contras nosotros, provocando muchas bajas a causa del factor sorpresa. Pero esto nos enardece aún más y empezamos a disparar nuestras pistolas; mientras que nuestros cañones son los que truenan y destrozan jarcias y aparejos.

Saltamos y escalamos las bordas, empezamos la danza macabra con la muerte; la sangre se confunde con el agua salada y nuestros pies se escurren en la tablazón del castillo, el combés, el alcázar y la toldilla.
Es una lucha desigual. Ellos, más numerosos, lo hacen por las riquezas que atesoran en el buque, nosotros por venganza y porque fuimos engañados.

Al fin derrotado el rival y aliviadas nuestras ansias de desquite, pongo orden en la barahúnda de la tripulación e impongo silencio ante la cacofonía desmedida de gritos y alaridos de dolor.
Se ha hecho justicia de nuevo, y esta embarcación repleta de filibusteros será desarbolada y hundida después de cambiar la carga que yace en sus bodegas, a las de nuestro barco.

Antes, arriaremos su bandera negra como sus conciencias y la quemaremos, después marcharemos en busca de otras aventuras, tras de aquellos que con patente de corso de sus reinos y gobiernos, saquean a esos que llaman: “ingenuos ciudadanos”.

Mientras zarpamos en nuestra fragata cuyo nombre es “Indignación” pienso que al menos este galeón, no llegará a Panamá.


Derechos de autor: Francisco Moroz

                                                                                              Código de registro: 1605057442002




40 comentarios:

  1. Me he sentido uno más en la cacería, gritando como un energúmeno a la orden de abordaje, espada en mano y con el corazón bombeando adrenalina.
    Muy buen relato, amigo Francisco. Y con una segunda lectura de los más actual. Pero, mucho me temo, que la fragata "Indignación" no va a dar abasto.
    Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey! corsario, bienvenido a mis mares. Juntos partiremos a la batalla contra la injusticia. El predomino ha de ser solo nuestro, y al final aunque breguemos contra viento y marea terminaremos cosechando alguna que otra victoria que haga recordar a futuras generaciones, que hubo un grupo de hombres libres que luchó con dignidad por lo que en justicia les correspondía. Piratas son los que están al otro lado de la ley, como es tonto el que hace tonterías que decía nuestro entras
      entrañable personaje de Forrest gump.
      Un abrazo de hermano corso

      Eliminar
  2. ¡Qué ilusión en ser la primera que comente este relato para el nuevo concurso! Solo a modo de tipógrafa virtual, he apreciado una errata al escribir la palabra "arredra", pero que supongo que por algún tecleo mal dado, te aparece escrita como "adredan", fíjate en la segunda línea del tercer párrafo y la localizarás rápido.
    Después de esta tontería voy directa al grano, primero felicitarte por tu documentación al respecto de este mundo de los lobos de mar y la etimología de estos vocablos marineros, porque la redacción me ha encantado.
    Segundo desearte la mejor de las suertes y por último que lo incluiré en la serie de relatos para este concurso de El Círculo de Escritores, en mi perfil.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo muchas gracias por corrección tan oportuna. ¿Fallo del teclado? No, fallo del escritor que confundió palabras y puso de las dos, la que no existe. Para eso están los amigos: para corregir entuertos.
      Por otro lado también agradecer tu lectura y tu estimación para con lo escrito.
      Lo de la inclusión del relato para el concurso no lo entendí bien.¿Lo incluirás donde?
      Te mando un abrazo como agradecimiento por todo lo dicho.

      Eliminar
  3. Hola de nuevo Francisco, se trata de incluirlo ahora mismito en mi perfil, pues quiero colaborar del mejor modo posible y dentro de mis limitaciones a la divulgación de todos los relatos que se presentan hasta este momento a este concurso.
    Un abrazo de vuelta y encantada de estar de nuevo por tu espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Estrella por tu interés.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu relato. Aprovechando que tiene dos lecturas y espero que q estos piratas los cacen y devuelvan el botín al pueblo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería justicia que no venganza, el que estos piratas al estilo de el Robin de los bosques, al menos repartieran el botín con aquellos a los que les fue arrebato.
      Besos

      Eliminar
  5. Una narración fluida y culta donde la haya. La terminología marinera a la antigua usanza y la hazaña de capturar al ladrón que pretende ocultar en tierras lejanas las riquezas robadas al pueblo me ha encantado.
    Menuda tormenta la que se desencadenó en alta mar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja Estos filibusteros embusteros que roban a manos llenas, son los que tendrían que esconderse de la justicia, y no navegar libremente pos esos mares de impunidad trasladando riquezas robadas. Hay que darles caza y aplicarles todas las de la ley.
      Un abrazo Josep.

      Eliminar
  6. Nunca leí ninguna novela de piratas, pero creo haberlo hecho ahora, leyéndote a ti, con ese tecnicismo propio de la temática (llámame ignorante, pero muchas palabrejas las desconocía).
    Me ha gustado mucho, sobre todo por ese trasfondo reivindicativo que subyace, y hasta me ha hecho gracia lo de las 'bajas' a causa del factor sorpresa. Sorprendida yo, con tu aventurero relato.

    ¡Suerte, amigo, en el concurso! Que aceren sus cuchillos los contrincantes ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya por Dios! te perdiste magníficas aventuras a bordo de rápidos veleros y en compañía de avezados marinos.
      Pero gracias a los cielos que cuajados de estrellas nos cubren por las noches y el arrullo del mar en calma que mece nuestro barco, te has añadido con este escueto relato, a los bravos inconformistas que surcan los mares de la vida.
      Besos grumete.

      Eliminar
  7. Vaya relato de Piratas, y es que mientras lo leía lo imaginaba, de modo que esta muy bien pero que muy escrito. Te deseo la mejor de las suertes un abrazo. TERE. ah y gracias por agregarme en el face.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He conseguido embarcarte, has vivido esa pequeña aventura de la caza al galeón repleto de piratas innobles.
      Me alegro el haber gozado de tu compañía incondicional.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  8. Muy bueno el relato, con ese doble sentido que, admito, me ha costado atrapar. Realmente bueno! Mucha suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo importante es que tú has atrapado el sentido doble del relato, mientras los protagonistas atrapaban a los malotes.
      Abrazos Artza

      Eliminar
  9. ¡¡Cómo dominas el lenguaje corsario!! Muy bueno ese final. Como siempre avanzo por tu narración intentando vislumbrar con qué me vas a sorprender... pero siempre me sorprendes con otra cosa. Verdaderamente, nos gobiernan una panda de piratas de los malos; el mundo está en sus manos, ellos toman las decisiones de las que dependemos todos, fabrican las armas para las que inventan guerras, deciden las pautas económicas que empobrecen y desahucian... como siempre, quien tiene poder, domina. ¿para eso 190 000 años de evolución de la especie?
    Un abrazo, voy a por mis antidepresivos y mis ansiolíticos (que no se entere Kirke)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me gusta reservar sorpresas inesperadas; es difícil hacerlo con los que ya me conocéis, pero es superior a mis fuerzas dejaros con esas expectativas sorpresivas que todos esperáis en mis relatos. Espero conseguirlo durante mucho tiempo.
      Como siempre mi agradecimiento Rosa, y por supuesto mi cariño.

      Eliminar
  10. Ay, qué bien me lo he pasado con estos piratas de verdad, los de toda la vida. En esa lucha oía el entrechocar de los sables y el zumbido de los disparos. ¡Genial!
    Como soy una fanática de los piratas y los filibusteros (los clásicos, no los de ahora) podrías hacer una continuación y contarnos cómo es la guarida de estos aventureros en una isla. Mejor que Panamá será Isla Tortuga o Jamaica.
    Me lo he pasado pipa, Francisco.
    ¡Al abordaje, indignados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras escribía pensaba en ti, era consciente que te debía uno de piratas que tanto te gustan. Y esta oportunidad era única para escribirlo: mataba dos pájaros de un tiro.
      ¡Ojalá! hubiera de verdad piratas de este tipo que hicieran justicia con los más desfavorecidos, pues tristemente es sangrante comprobar, como los ladrones corruptos se salen con la suya evadiendo la justicia.
      Un beso

      Eliminar
  11. Disfruté la descripción de la lucha con un gran lenguaje marino y el final, gran toque!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya sido de tu gusto.Lo del lenguaje marino es simple documentación. no vivo al lado del mar ni tengo tantos conocimientos en mi haber, ya quisiera yo.
      Lo del toque, sí, eso es mi parte de la fórmula habitual.
      Un abrazo compañera.

      Eliminar
  12. Creí que por una vez el relato sería tal cual, la historia que cuentan sus palabras. Pero no, apenas en las últimas líneas nos cambias el tercio y el argumento dando un trasfondo social y nuevo significado a todo lo leído. Como historia de piratas, muy buena; como metáfora, casi mejor. ¡Me ha gustado mucho! :))

    Un beso y mucha suerte en el concurso :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece mentira que no me conozcas como pretendes; sabes que me guardo siempre un as en la manga, soy un tramposo redomado, y me gusta jugar con los espejos.
      Me alegra el haberlo conseguido de nuevo.
      Besos.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho tanto la narrativa que te mete de lleno en el mundo de los piratas, y luego el enfoque final que te lleva a una actualidad llena de corrupción que es mucho peor que una historia de corsarios. Fantástico por que has jugado perfectamente con ambos mundos creando algo excepcional.
    Mucha suerte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es, que los unos no se diferencian mucho de los otros. Por lo menos a los piratas auténticos se les ve venir de cara y te quitan de en medio en un pis pas. Los actuales son falsos hasta en los andares, te roban con una mano mientras te distraen con promesas generosas. Viles y rastreros. ¿Habrá piratas honrados como los de Goitysolo?
      Besos

      Eliminar
  14. Francisco.
    Excelente recreación en tus palabras de ese mundo de piratas, me ha encantado el léxico que utilizas esta vez, que me ha hecho pensar si en otra vida no has participado en estas aventuras, eso o lo bien que te documentas para escribirlas, creo que eso es fundamental para hacer un relato creíble.
    Y no podía ser menos, tu final nos lleva a esa penosa realidad con la que convivimos cada día, y por una vez me ha encantado que en tu historia, al menos, les roben su dinero a todos los que lo llevan a Panamá.

    Al menos las letras sirven para poder expresar la frustración que se siente ante esta realidad que penosamente vemos cada día, donde los que más tienen son los primeros que dejan de pagar. Me gustan más tus piratas, son mucho más auténticos, al menos no dan lecciones de moralidad.

    Un abrazo de domingo lluvioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único que tenemos los contribuyentes que escribimos es ese que nombras: el hacer justicia con las letras, la pena es que estas acciones no se hicieran realidad y aparecieran por arte de birlibirloque una asociación sin ánimo de lucro como la de Ronin Hood o la de los piratas del caribe o los de Sandokán de Malasia para luchar contra los ladrones de verdad; los que roban a los pobres de forma tan airosa y tan "legal".
      Seguiremos fantaseando con nuestras historias, es lo que nos queda.
      gracias por tus palabras escritas.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  15. Muy buen relato, Francisco. Te deseo mucha suerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. La suerte para mi es la de que me leáis. Con eso me basta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Qué te sean favorables los vientos en esta aventura¡¡ Ya nos dices que tal te ha favorecido la suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte es algo tan relativo, que el tesón la diluye y el esfuerzo la vigoriza.
      Con que os guste leerme me basta.
      Besos

      Eliminar
  17. Un gran dominio del lenguaje pirata. Me ha encantado. Sobre todo ese final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si , creo que el final es lo que le da el toque inesperado que hace del relato algo no habitual en este tipo de historias. Gracias por valorarlo.
      Un besos María.

      Eliminar
  18. ¿Seguro que tú mismo no eres un pirata? ¡Porque vayas manera de narrar!
    Creo que tu prota va a ser el único que no va a Panamá, ¡están todos allí! Jajajaja.
    Un abrazote, Franciso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sue. Mi pirata es de los honrados, de los que fuerzan la justicia e imparten sentencia a los ladrones, saqueadores y esquilmadores de la riqueza común.
      Muchos están en Panamá y algunos ni nos los imaginábamos.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Como siempre, un asombroso "relatillo" con un final inimaginable por el lector, siempre nos tienes en el punto de mira y sabes como vamos a actuar, por ello siempre buscas nuevas formas de sorprendernos. Me alegro de que sigas escribiendo estas pequeñas obritas que tanto gustan al lector. Un cordial saludo para el capitán de barco, te deseo una travesía llena de bonanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradable tu comentario, como la brisa que hace temblar los cabrestantes cuando la mar está calma y podemos reflexionar durante la travesía.
      No dudes grumete que seguiré escribiendo bitácoras mientras las fuerzas me acompañen y los vientos me sean favorables.
      Un orgullo el de este viejo capitán pirata el tenerte entre su marinería.
      Gratitud eterna.

      Eliminar
  20. Yo me sumo al buque "indignación"!! Cuenta la bravura de mi espada, Capitán!! Muy bueno y actual, Francisco. Un abrazo de libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres brava mujer. Leona de los mares. Claro que te sumo a los míos, juntos abordaremos bajeles cargados de riquezas y haremos pasar la tabla a todos aquellos que se sienten superiores a los que compartimos mares y aventuras.
      Un saludo y un abrazo Ana

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...