jueves, 14 de abril de 2016

Recuérdame




Su mirada me serena, es lo mejor de ella, me calma y acuna cuando está cerca. Me dibuja de nuevo el mundo que olvido de continuo, al igual que los nombres y los rostros del pasado. El suyo siempre está presente y cercano; ella tan generosa con su tiempo dedicado por completo a mi persona, me mira a los ojos y sonríe simplemente. 

Ella no arrincona los recuerdos de lo que fui. Sé que me ama con ese amor callado y sufrido de los que no quieren sentirse derrotados, y se esfuerza en demostrarlo aun no pudiendo por sus escasas fuerzas y las propias limitaciones de sus dolores articulares.

Yo sufro mi aflicción y la suya cuando no la reconozco; me pierdo en ella cuando me llama por mi nombre y me besa en la frente y me llama cariño… con tanta dulzura.

Ella me enamoró en cuanto la vi por vez primera bajando a la fuente, pero nunca me atrevía a decirle cuanto la amaba, mi corazón se alborotaba cada vez que la veía asomar por aquella esquina; yo, parapetado tras los visillos de aquella ventana de la casa de mis padres, esa que daba a la plaza y me permitía contemplarla sin que ella lo sospechase siquiera. Era tímido y me avergonzaba de lo que pudieran pensar los demás, siempre vigilantes, enclaustrados en sus falsas e hipócritas morales.

Evitaba saltarme las normas atávicas de mis mayores, y sé que por eso mismo me perdí mucho de lo que la vida me ofrecía. Eran otros tiempos y el miedo se confundía con el respeto.

Pero después de muchos años haciéndonos los encontradizos, pasó lo que tenía que pasar sin remedio: Unimos nuestras vidas con un ¡Sí quiero! Y a partir de ese momento los problemas fueron siempre la mitad de problemáticos y las alegrías el doble de alegres.
Más tarde vinieron los hijos y fuimos ricos en sentimientos compartidos, emociones, y momentos hermosos.

De vez en cuando lloro a escondidas, porque desde mi cárcel de esta desconcertante enfermedad me siento inútil, no sé cómo decirle cuanto la amo, cuanto la añoro y la echo de menos. Me gustaría ahorrarle sufrimientos, ayudarla en las tareas más sencillas, pero estoy tan ausente estando tan cerca, que los momentos de lucidez los empleo únicamente para mirarla a los ojos y expresarla lo que no sabría decirle con mis palabras balbuceantes, Pues al rato me habré olvidado de su presencia tranquilizadora, y no sabré reconocerla aunque la busque de continuo cuando note que no se encuentra cerca.

Es mi puerto y mi refugio, hasta que me vaya silencioso, como siempre estoy, desde que la oscuridad involuntaria de esta dolencia me aprisionó haciéndome ignorar tantas cosas, y todas tan queridas.



Sus ojos azules me llenan de sensaciones nunca olvidadas, lo veo aparecer de repente de su exilio y me vuelvo a enamorar como una chiquilla. 
Sin palabras, siento su agradecimiento por mi dedicación exclusiva a él. No quiero perderle del todo, me aferro a los recuerdos más queridos de los que él forma la mayor parte. Fue para mí La referencia ante lo desconocido, y la casa  que habitaba cuando arreciaba la tormenta. Ambos nos hicimos fuertes y nos completábamos como esas piezas que encajan y que mientras no lo hacen no sirven para nada.

Él, me enamoró cuando bajando a la fuente lo presentía tras la ventana de la casa de sus padres. Yo me avergonzaba al sentir sus ojos puestos solo en mi persona, ignorando a las demás muchachas que como palomas blancas festejaban cerca de los caños del agua. Nunca quise mostrarle mi amor en público, había que guardar el decoro, y los galanteos no estaban bien vistos. Ni los encuentros, ni las miradas, ni nada. Eran tiempos difíciles para el romance y el cortejo. Para el amor verdadero todo eran vetos.

Pero con el trascurrir de los años fue inevitable que a pesar de todos los avatares, malentendidos y maledicencias; los dos ríos no fuesen a parar al mismo mar, y en un altar austero y con pocos invitados resonó aquella promesa que mantengo no por obligación, ni como costumbre, sino por puro amor a su persona: "En la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, en las tristezas y las alegrías, hasta que la muerte nos separe."

De vez en cuando lloro mi impotencia sin que me vea, me siento tan limitada ante su indefensión y su falta de memoria. Veo al niño que fue, que no guarda testimonio de su propia historia.

En muchas ocasiones me pregunta quién soy yo, que le cuido y le quiero tanto. Entonces es, cuando guardándome las lágrimas únicamente para mí, le digo: Soy esa muchacha que bajaba a la fuente y de la cual te enamoraste, aquella por la que sacrificaste tanto tus propios intereses, para que a ella y a sus hijos no les faltara de nada.
Ten por seguro mi vida, que nunca me faltó lo más importante: Tú.

Ahora agarro sus manos arrugadas tan trabajadas, y veo su rostro tan querido, y no puedo dejar de experimentar aquello sentido hace 62 años cuando le di un sí  para toda la vida: ese mismo cosquilleo de la emoción al emprender una aventura o un viaje deseado pero desconocido, lleno de misterios por descubrir juntos.

Tu olvido involuntario me hace más fuerte en mi voluntad por rememorar quienes fuimos y quienes seguimos siendo detrás de nuestros ojos y nuestras miradas: Dos enamorados, supervivientes de los tiempos aquellos, en que el amor no era un sentimiento pasajero de usar y tirar. Ni las promesas eran palabras que se pronunciaban en vano. 

"Es injusto que el amor sea eterno y nosotros no."


Derechos de autor: Francisco Moroz

Código de registro: 1605087457984



                                          Dedicado a mis padres después de 62 años compartidos.









45 comentarios:

  1. Amor sin fin. Un canto al amor, a la paciencia. Enhorabuena a tus padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor del bueno, que digo yo. Claro ejemplo de fidelidad a pesar de los males que les aquejan.
      Abrazo y gracias.

      Eliminar
  2. Felicidades para tus padres, 62 años no se fuman en pipa. Què hermoso relato, dos perspectivas, un mismo amor, poderoso e intenso, tierno y abnegado. Fabuloso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Arethusa.
      Muchos años y en junio los 63. No se fuman en pipa ni son moco de pavo.
      Gracias por tus palabras compañera.Les trasmito tu felicitación.

      Eliminar
  3. Me ha encantado, Francisco, es un relato tierno y emotivo que te toca la fibra. 62 años, casi nada. Felicidades a tus padres y a ti por este homenaje tan bonito ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar hasta aquí con un amor a prueba de fuego es todo un mérito que nosotros los hijos les reconocemos y sabemos apreciar en su justa medida. Un claro ejemplo para todos.
      Gracias por tus palabras compañero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. "Y a partir de ese momento los problemas fueron siempre la mitad de problemáticos y las alegrías el doble de alegres". Creo que es una de las mejores definiciones de amor que he leído nunca, al menos en mi propio concepto de lo que es el amor.

    Un relato maravilloso, Francisco, aunque también con su contrapunto triste. Es un precioso homenaje al amor de tus propios padres y al de todos los que, superando los obstáculos de la vida, han llegado a estar juntos tantos años. Felicidades para ellos y para tí :))

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Julia, esa frase no es mía. se trata de un refrán sueco que al igual que a ti misma, para mi viene a significar mi propia experiencia sobre el amor."La alegría compartida es alegría doble. La tristeza compartida es la mitad de tristeza."
      Llegados a cierto punto y viendo tus manos vacías te preguntarás en algún momento: ¿Qué es lo que tengo? y la respuesta vendrá por sí solo: Todo lo que amé.
      Te deseo un feliz fin de semana.
      Besos

      Eliminar
  5. De poco se me saltan las lágrimas. Es precioso, Francisco. Lo de que ÉL, aún estando ausente esté tan cerca, y lo de que su olvido involuntario haga más fuerte la voluntad de ELLA, me ha calado hondo.
    Les doy la enhorabuena por ese tiempo compartido, y a ti por estar "ahí" y por este post. Mímalos mucho que se lo merecen.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo andaba detrás de tus lágrimas y veo que no conseguí ninguna, me conformo con que hayas leído y te hayas emocionado lo justo. No es un relato concebido para hacer llorar sino para crear la conciencia real que demuestra que hay personas capaces de ser fieles, amarse hasta el final y darlo todo. Y la felicidad viene por si sola.Son muy queridos, no te quepa duda, aunque el amor no tenga medida.
      "Compartir" se convierte en esa palabra cargada de magia blanca.
      Besos

      Eliminar
  6. Personas que se complementan; amor sin dudas aunque el cuerpo enfermo sea incapaz de decir "te quiero".
    El destino quiso que estás dos personas unieran su vida en una fuente lejana en el tiempo y desde entonces el uno vive en el interior del otro. Para siempre.
    Precioso relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alzheimer es una enfermedad muy dura y desconcertante. Los momentos de lucidez que te deja cada cierto tiempo no hace más que mortificar al paciente que la sufre, pues es en esos momentos en que la mente recuerda lo que somos y fuimos y vemos a las personas a nuestro alrededor, aquellas a las que amamos y no recordamos durante la mayor parte del tiempo.
      Gracias por tus palabras.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Hola Francisco, un bello homenaje al amor, "qué injusto que el amor sea eterno y nosotros no" Te puede sorprender pero estoy encogida y aprisionada con el alma en la garganta. LLorando el recuerdo de mi madre....esas relaciones con sentimientos firmes. Nuestros familiares vivieron las circunstancias para imprimir en el corazón la sinceridad del cariño, la firmeza de la relación frente a cualquier combate. Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joseme. Cuando te planteas cual puede ser el mejor regalo para ellos, te das cuenta que no necesitan nada más que cosa sencillas y ninguna material. Después de toda una vida de sacrificio, entrega y amor; son felices si les das un abrazo, les besas y les declaras tu amor sincero.Únicamente con ver sus sonrisas agradecidas se te esponja el corazón y te hace reconocer el tesoro que todavía tenemos al poder compartir momentos con ellos.
      Besos amiga.

      Eliminar
    2. Sí es así, ves que la sencillez, el amor y la lealtad de la compañía es la primavera de sus días. Un abrazo amigo

      Eliminar
  8. Francisco, cada día transmiten con más fuerza aquello sobre lo que escribes. El amor contraído en el pasado por estos dos seres y su duración -no eterna porque es imposible- me ha llegado muy adentro.
    Gracias por estas creaciones literarias tuyas que logran hacerme entrar en un remanso de disfrute y paz.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me lo digas tú, es un gran halago que me hace sentir bien, para que mentirte si se me nota.
      No voy a decirte más que, detrás de tus palabras hay una persona capaz de emocionarse y valorar los sentimientos.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  9. De nuevo me has dejado sin palabras y con el alma en un gurruñito. Qué triste me ha resultado tu relato que me recuerda lo cruel que resulta la vida humana (no que es, sino que resulta) Razón tenía Arsuaga, cuando hablando de los neandertales, llamaba a la inteligencia "regalo envenenado". ¿Hay mayor crueldad que hacer al hombre inteligente y consciente y no hacerlo inmortal? ¿Hay mayor crueldad que enviarlo por esos mundos siendo consciente de su propio final?
    Ya sé que no es el cariz que tú querías dar al relato, pero es lo que a mí me viene cuando veo a esos ancianos (mis padres, mis suegros, vivos por fortuna los cuatro) y soy consciente de que saben y piensan en un final cercano.
    Nunca podré acostumbrarme. No lo asumiré nunca.
    Felicidades por conservar tú también a tus padres o eso deduzco de tu dedicatoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario cierto y profundo la de tu reflexión.
      Regalo envenenado sí, pero también y mientras dura, el ser humano es el único en andar por la vida con la conciencia y la libertad absoluta y la capacidad suficiente para hacer felices o infelices a otros congéneres. Los únicos capaces de expresar emociones y trasmitirlas y lo más importante: compartir experiencias, vivencias, y momentos.
      Y si la vida ha sido satisfactoria y plena en cuanto a haber sido amado y haber tenido la ocasión de amar el final es asumible como un descanso de las penurias ,que por el hecho de ser seres vivos, todos tenemos que pasar.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  10. Precioso, Francisco. Dos visiones de un amor verdadero concentradas en la palabra de uno de los destinatarios de ese amor, uno de esos amores que parece poder contra todas las vicisitudes de toda vida aunque no deje de hacerles frente y de sufrirlas. Sentido y merecido homenaje.

    Un abrazo, compañero!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos visiones percibidas por un tercero que soy yo mismo. Lo relatado es una realidad y no una ficción. Yo he sido protagonista de lo bueno y lo malo y lo malo siempre vino de fuera y lo bueno lo aportaron ellos. Las buenas vibraciones se trasmiten y los ejemplos que ves se aprenden y los aplicas con tan buenos resultados como les dio a ellos.
      Gracias por lo dicho Fer. Un gran placer tu cercanía.
      Besos compañera.

      Eliminar
  11. Francisco me has emocionado mucho.
    Precioso homenaje y cuanta tristeza en ese olvido, que injusto para aquellos que olvidan ese no recordar a los que tanto nos aman, qué durísimo para aquellos que aman ver que aquella persona olvida, triste, muy triste para unos y para otros. Maldita enfermedad que ni siquiera deja esos preciosos recuerdos.

    Me quedo con ese amor eterno que se tienen y se han tenido y con tu frase que me ha parecido preciosa "Es injusto que el amor sea eterno y nosotros no".

    Felicidades por tanto sentimiento y enhorabuena por haber disfrutado de ese amor en estado puro de tus padres.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podías faltar amiga. Y si te he emocionado me alegro, y no porque sea un masoquista sino porque compartimos esa emoción.
      Cuando el dolor viene, y el olvido, y las limitaciones de nuestro entendimiento y nuestro cuerpo nos atan y esclavizan; entonces es cuando se pone a prueba todo lo que aprendimos con el ejemplo recibido y eres capaz de sonreír y hacerte fuerte ante la adversidad. Cuando ves tanto amor y esas sonrisas y esas miradas que después de tantos años se dedican, se te caen todos los conceptos de ese otro amor edulcorado y pasajero, que dura lo que dura la pasión del encuentro.
      Por suerte, tengo la oportunidad de seguir disfrutando con la presencia de ambos.
      Besos Conxita.

      Eliminar
  12. Maravilloso homenaje a tus padres y que suerte que lleguen juntos demostrando su amor, Casi nada 62 años que pocas parejas lo pueden celebrar. como hijo debes de quererlos mucho, mímalos y siempre los llevarás en tu corazón. Me has emocionado y no me salen las palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como hijo los amo por ser el origen de lo que soy. Mi forma de sentir y de ser se la debo principalmente a ellos, aunque después otras muchas personas muy queridas, vayan aportando tantas cosas que te van haciendo mejor. Incluyo a mis amigos virtuales de la blogosfera, en la que estáis presentes todos los que me leéis. No te quepa la menor duda que os aprecio en vuestra justa medida.
      Gracias por tus palabras Mamen.

      Eliminar
  13. Qué bonito y qué triste.
    Qué bonito poder disfrutar toda una vida juntos, con alegrías y con penas, pero juntos y siempre con el apoyo mutuo.
    Qué triste que ese amor eterno resida en unos cuerpos finitos y qué crueldad perder la memoria de esa vida tan plena. Qué duro es "no tener testimonio de tu propia historia".
    Me has dejado impactada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, algo de tristeza hay en todo el texto, pero es asumible cuando lo compensa la gran cantidad de amor que se despliega en su entorno. Lo más duro para mi madre es no sentirse conocida por mi padre durante la mayor parte del tiempo, pero cuando le dices a él: ¿Sabes quién es ella? Contesta siempre: una mujer guapa y buena que me quiere.
      ¿Cómo pasar por alto tanta dedicación y entrega.
      La piedra en el camino es la terrible enfermedad que te roba todo lo que fuiste atesorando en tu mente en cuanto a recuerdos y vivencias.
      Besos Kirke.

      Eliminar
  14. Con lo sensiblona que estoy me has hecho llorar a estas horas de la mañana,eso no tiene precio.Gracias por transmitir sentimientosy tan bien descritos.
    He vivido la demencia senil severa,que no el alzheimer con mi abuela materna,y fue una vivencia dura muy dura y lo mal que lo paso mi madre y los demás hasta que tuvimos que ingresarla y murio seis años después en una residencia,de modo que se perfectamente lo que se vive,quizas la demencia severa qeu padecia mi abuela fuera peor porque llego un momento que se volvio violenta,fue duro muy duro.
    Un abrazo y gracias por transmiitir sentimientos tan bien. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe la menor duda de que eres sensible, y si encima te han brotado unas lagrimillas, pues queda demostrado convenientemente.
      La demencia senil es otro tipo de dolencia que" no duele", pero que trasforma a las personas en lo que no son. Al igual que el Alzheimer y en los casos más severos, la demencia senil ocasiona brotes violentos e involuntarios en los pacientes. Por tanto la comprensión, la serenidad y la fuerza de voluntad son importantes en los cuidadores para no desmoronarse. sabiendo que los que padecen la enfermedad no son responsables de sus actitudes.
      Agradezco tus palabras, y es que cuando no te pasas por aquí te echo de menos.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  15. Sólo digo que es hermoso y no puedo decir nada más. Cuando se me pase la llantina lo mismo soy capaz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mientras lo escribí tuve que parar de vez en cuando para despejar lágrimas y poder continuar.
      Hoy los vi en una reunión familiar para celebrar otro acontecimiento. Y ¡Oh! sorpresa, uno de mis hijos y una de mis sobrinas pusieron voz a mis padres leyéndoles lo que escribí, y ellos han escuchado y han llorado igual que los presentes, incluido un servidor y después se han mirado. Mi madre simplemente ha dicho: Esos somos nosotros, que bien nos conocen. Mi padre le ha sonreído y le ha contestado: Tú siempre fuiste guapa, lista y buena y estuve esperando a que nacieras para enamorarme de ti. Hoy tuvo momentos de mucha lucidez. Lloramos y lloramos, pero de felicidad al ser testigos de tanto, y todo bueno.
      Tus lágrimas también me emocionan.
      Besos

      Eliminar
  16. Todos mis respetos a tus padres, por ese amor inquebrantable. De cierto modo, me recordó la carta que le escribió el filósofo y periodista André Gorz a su esposa, titulada simplemente "Carta a D., Historia de un amor". Lee este extracto, es de una ternura sobrecogedora:

    "Recién acabas de cumplir ochenta y dos años. Y sigues siendo bella, elegante y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te amo más que nunca. Hace poco volví a enamorarme de ti una vez más y llevo de nuevo en mí un vacío devorador que sólo sacia tu cuerpo apretado contra el mío...".

    Luego de escribirla, al poco tiempo, si mal no recuerdo, ambos deciden suicidarse: ella porque tenía una enfermedad incurable, y él porque no soportaba la idea de continuar la vida solo. Él mismo lo expresa en reiteradas oportunidades: "No quiero asistir a tu incineración; no quiero recibir un frasco con tus cenizas".

    Te dejo el enlace, para que la disfrutes: https://sanasideas.files.wordpress.com/2013/08/andre-gorz-carta-a-dorine.pdf

    Saludos, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero. Honro a mis padres, no siempre como se merecen, pues siempre es poco.
      Agradezco tu aportación que desconocía absolutamente, una historia conmovedora la que nos dejas. La leeré sin dudar.
      Quizás sin querer, has enriquecido el blog con este comentario.
      Un abrazo compañero de letras.

      Eliminar
  17. Un bellísimo y a la vez que triste y emotivo relato. Si el sufrimiento que produce el Alzheimer en todos aquellos que tienen un ser querido aquejado de esta terrible enfermedad puede dar lugar a historias cargadas de amor y tristeza, tu sensible y certera pluma sabe trasladarnos esos sentimientos de una forma especialmente humana y romántica.
    Ignoro si el enfermo, en sus momentos de lucidez, sabe de la existencia de esos picos y valles cognitivos en los que su mente se ve inmersa. Si quien está sano sufre al ver cómo el enfermo se olvida de él/ella, aquél, en caso de saberlo, también debe sufrir lo indecible al pensar que acabará sin reconocer a esa persona tan querida.
    Un bello detalle dedicarles este relato a tus ancianos padres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escuché una vez a alguien decir que: Los abrazos y los besos, las palabras y las razones, los premios y los regalos había que darlos en vida del homenajeado. Todo lo que se haga después son brindis al sol y acciones sin sentido que no conducen a ningún lugar ni son propicias a ningún resultado.
      Suerte tiene el que disfruta de amor tan incondicional de los suyos. La felicidad radica en los detalles y los momentos vividos plenamente.
      Agradezco tu lectura Josep y naturalmente tus palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Admirable homenaje de un hijo, que eres tú, compañero de letras Francisco, a sus queridos padres. Confieso que no he podido reprimirme las lágrimas, porque esos ojos azules de los que tu madre se enamoró de ese ser humano que la hizo doblemente feliz en las alegrías y la mitad de desgraciada en los problemas que tuvieron que soportar juntos, no puede dejar indiferente a nadie, a menos que no tenga un poquito de sensibilidad y humanidad... He tenido que leerlo con algunas pausas para respirar profundamente, pues no me ha resultado fácil de leerlo todo de un tirón. Desde aqui le doy todo mi apoyo a tu querida madre para seguir viviendo al lado de quien ahora ya no le resulta fácil reconocerla y mirarla con sus ojos azules como aquella primera vez que la conoció lleno de vergüenza y emoción al verla bajando a la fuente...
    ¡Un abrazo fuerte y mil gracias por este extraordinario relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy sentido tu comentario con el cual has conseguido emocionarme. Considero que las personas que me rodeáis tenéis un corazón grande pues,sois capaces de leerme de un tirón o no, pero después me dejáis comentarios como el tuyo que no solo enriquecen y llenan estas entradas de mucho cariño, sino a la vez llenáis el alma del autor.
      Te quedo muy agradecido por tu sensible lectura y tus palabras compañera de letras.
      Un fuerte abrazo de corazón.

      Eliminar
  19. Hola Francisco.
    Te honra el merecido homenaje que haces a tus padres,todo sensibilidad.
    Mis padres hace poco tiempo celebraron sus cincuenta años de casados y fue un día muy emocionante para toda nuestra familia, día de lágrimas bellas.
    ¿Sabes lo que pienso?
    Que nosotros, tú en este caso eres un reflejo del amor de tus padres y de las enseñanzas que te dieron, por la tanto en una parte de ti y de tus textos también está el legado de tus padres ya que ellos ya forman parte de ti para siempre y tu seras el continuador de su amor y de la huella que dejes con tus escritos.
    Un abrazo para ti y para tu bonita familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cuidarlos, respetarlos y quererles. Ellos partirán y solo dejarán los buenos y entrañables momentos compartidos con nosotros.
      Somos reflejos por genética y por sentimientos. Del ejemplo se bebe y uno se empapa quiera o no de lo vivido junto a los seres que seguro que se encuentran entre los que más nos aman.
      Te agradezco tus sentidas palabras mi amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Para quien no conozca a nuestros padres, los ha visto a través de tus palabras,y es seguro que se han emocionado y admirado que aun exista un amor tan fuerte y sincero como el que hemos conocido en sus personas durante toda nuestra vida, gracias hermano.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey! tú por aquí. Es ilusionante que alguien de la familia se pase a leer, así poder certificar la realidad de lo escrito.
      Te agradezco esas palabras como testimonio de tu paso por aquí.
      Un abrazo hermana y todo mi amor.

      Eliminar
  21. Entrañable, emocionante, lleno de sensibilidad.. un emotivo regalo para tus padres.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido Suni.
      Se trata de un pequeño homenaje que es parte ínfima de lo mucho que se merecen.
      Besos

      Eliminar
  22. Qué homenaje más precioso.
    Un texto lleno de ternura y amor.
    Se palpa tantísimo afecto en tus letras Francisco y eso querido amigo demuestra a quienes te leemos como eres.

    Admiración es lo que siento, estoy completamente emocionada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emocionado yo, después de leer tu comentario. Cuando hablan de los peligros de Internet y de los indeseables que se esconden detrás de la pantalla, no puedo dejar de pensar en todos vosotros que me acompañáis como personas, no solo interesantes sino también maravillosas.
      Escribo lo que siento, no hay más mérito. Vosotros sois un regalo.
      ¡De verdad y de corazón! mi gratitud.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...