domingo, 13 de marzo de 2016

Toque de atención



Para el concurso de Microfantasía III convocado por el Círculo e escritores.



Yenmany, el maestro más sabio de entre todos los duendes, nos había convocado a una de esas reuniones en las que solía asesorarnos sobre las actividades que nos hacían interactuar con esos seres tan estrambóticos como impredecibles llamados humanos.

Nos volvió a repetir por enésima vez que cuando encontráramos objetos caídos en el suelo de los habitáculos que habitaban estos personajes, los pusiéramos sobre las mesas a la vista, o se los metiéramos en los bolsillos de sus ropas mas utilizadas o dentro de los cajones que más solían abrir.

Gafas, monedas, llaves, carteras, pañuelos, anillos y demás utensilios, de esos tan inútiles que solían portar, dejar, y olvidar en cualquier parte.

Teníamos que esforzarnos más en cumplir con nuestras obligaciones al respecto, pues era deprimente comprobar que cuando no lo hacíamos, estos seres prepotentes y mentirosos nos echaban la culpa de sus olvidos y de sus pérdidas.

Eso desesperaba a Yenmany y nos dejaba al resto en muy mal lugar.



Derechos de autor: Francisco Moroz

48 comentarios:

  1. ¡Bien, soy la prime! ;-) Me gustaría saber qué más decía Yenmani a todos los demás duendes sobre esos humanos que siempre escurren el bulto y miran para otro lado ante otras cosas importantes. Y todo porque se creen únicos, superiores y con derecho a todo.

    ¡Genial, Francisco! Ya tenía ganas de leerte y comprobar que tu imaginación no tiene límites, y sigue y sigue...

    ¡Un beso y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí eres la prime y nunca serás la última y lo sabes.
      Bienvenida de nuevo, desaparecida en Belfast.
      Y besos

      Eliminar
  2. Te auguro un puesto de privilegio en el Concurso al que has presentado este microrrelato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal Augur? Lo único que se es que hay muchos buenos micros presentados al tal concurso. Pero te agradezco ese vaticinio tan positivo.
      Un abrazo Juan Carlos.

      Eliminar
  3. Sí, la verdad es que no tenemos ni sentido ni común ni dónde encontrarlo. jaja, muy bueno, Francisco. Un fuerte abrazo de libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentido común es el menos común de los sentidos. Al menos en los seres humanos. los duendes lo tienen mucho más desarrollado.
      Un abrazo no solo de libro.

      Eliminar
  4. Es un muy buen micro, Francisco. Hay infinidad de personas, incluso personas bien instruidas y hasta con títulos universitarios, que realmente creen que los duendes meten mano cuando se las ha perdido algo, sea por no dar con el objeto perdido o por encontrarlo. Aquí en la Argentina son muy populares los "enanitos de jardín", duendes que habitan los espacios verdes y traen buenas vibras a las casas, además de ser los amos y señores de los jardines. Recuerdo que de chica era tan bajita que así me apodaban las chicas del barrio, y una vez, para animarme, mis padres me dijeron que no tenía nada de malo ser una enana de jardín. Tu relato hoy me lo confirma: peor es ser humana ;)!

    Mucha suerte y un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja. O sea que tu eras duende de jardín. Bueno que sepas que todos esos seres fantásticos son eso: Fantásticos en toda la acepción de la palabra y por lo normal nos traen buena suerte.
      Triste condición la de humano cuando no somos capaces de asumir nuestra propias responsabilidad ¿No crees?
      Abrazo fuerte Fer

      Eliminar
  5. Saludos Francisco, bueno tu micro. No sabía que le echaban la culpa a los duendes de las cosas perdidas, pero ahora que nos explicas en tu micro que ellos bajo la supervisión de Yenmany se encargan de organizarnos o recogernos las cosas, pues he de decir que los que se encargan de las mías, sobre todo de mis llaves y lentes, no han hecho caso a las sugerencias de Yenmany ;). Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será quizá mi amiga, que en Venezuela los duendes son más pendejos aq la hora de ordenar las cosas y dejan para el humano lo que es responsabilidad del humano. Seguro que su filosofía es: "Que lo halle quien lo pierda"
      Abrazos Mery.

      Eliminar
  6. Amigo Francisco, creo que ese espíritu fantástisco va a seguir teniendo trabajo. Muy bueno. Suerte¡¡
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conforme somos de descuidados, seguro que tienen el trabajo garantizado. Pues no somos güevones.
      Besos

      Eliminar
  7. Hola Francisco. Buen micro, es cierto que los humanos jamás reconocemos nuestros errores o despistes, mejor culpar a otros y qué mejor que unos duendes que no se pueden defender. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tiene que haber un niño para echarle la culpa, en este caso los duendes también nos sirven.Todo menos reconocer nuestra culpa.
      Gracias compañero.

      Eliminar
  8. El duende que se encarga de guardar mis pertenencias debe de estar de baja médica (si se encarga de mí supongo que será por estrés) porque pierdo mucho tiempo buscando esos utensilios.
    Mucha suerte en el concurso, Francisco, espero que el jurado sepa apreciar la calidad de tu relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que eres el despiste hecho persona. Entonces tienes razón que tus duendes deben hacer jornadas extensas a base de horas extras.
      Gracias por tus deseos. El jurado son los mismos lectores-escritores.
      Besos

      Eliminar
  9. Genial, me ha encantado esta visión de los duendes. Visto así tienen toda la razón.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, si fuera uno de los duendes no tendría la santa paciencia que tienen con los desastrados seres que estamos hechos. Más bien les cantaría las cuarenta más de una vez.
      Besos

      Eliminar
  10. Digamos que con tu micro me has hecho recordar cuanta alma despistada anda por el mundo, pobres duendes cuanto trabajo. Yo soy una de ellas y me cuesta encontrar muchas veces, no todas, las cosas. un abrazo y muy buen micro, me gusta mucho tu imaginación. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tendremos que prestar más atención a nuestras cosas para no aturullarlos y colaborar a que ellos no curren tanto con nuestros continuos despistes.
      Agradezco como siempre tus palabras y tu visita Teresa.
      Abrazo.

      Eliminar
  11. Francisco un muy buen micro, pues hoy uno de esos duendes ha hecho bien su trabajo, por que he encontrado de nuevo un anillo de plata que he pedido varias veces y ha aparecido después de ya darlo por perdido definitivamente. Estaba dentro de un bolso que hoy iba a tirar y revisando su interior encontré el anillo. Lo pondrían los duendes allí ? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves como son los duendes los que encuentran las cositas perdidas y no al contrario? Lo que pasa que nos resulta más cómodo echarles la culpa de esas desapariciones misteriosas que ocurren en nuestro entorno.
      Me alegro del encuentro inesperado de tu anillo, no olvides dar las gracias a tu geniecillo benefactor.
      Besos.

      Eliminar
  12. Protagonistas los duendes, ellos siempre están ahí para que los humanos jueguen con la imaginación.
    Buen relato, Francisco, me encantó leerlo. Suerte en el concurso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga por tus deseos de suerte. También hay duendes con esa modalidad. Creo que es irlandés y su símbolo es el trébol de cuatro hojas.
      Besos

      Eliminar
  13. Je, je. Mándame media docena de duendes competentes que soy un auténtico desastre. =P
    Muy divertido. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como te hago el envió? ¿Por paquetería express o correo ordinario?
      Tú a mandar, pero tendrás que armarte de paciencia hasta que los encuentre, los cace y los reúna para hacerte un pack.
      Besos hasta entonces Soledad desastre.

      Eliminar
  14. Es buenísimo Francisco, la de veces que me habré quejado yo a estos duendecillos... eso sí luego cuando encuentro las cosas no les doy las gracias, no jijijiji
    Me ha encantado, ;)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! mujer desagradecida, después os quejáis de vuestro desamparado inusitado por parte de estas criaturas.
      Gracias por tus palabras.
      Besos también.

      Eliminar
  15. Me ha encantado el micro, Francisco, y estoy convencida de que todos lo que lo hemos leído, en alguna ocasión hemos culpado a los pobres duendecillos de nuestros despistes. Yo les doy poco trabajo, pero mi sobrina necesita una legión de duendes para ella sola, a jornada completa y sin vacaciones :)
    Un beso enorme y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fibi los mantiene a raya y no se atreven, o quizá tenga más de un amigo duende con el que jugar.
      Esos amigos invisibles de los niños podrían serlo, los de tu sobrina son siervos de gleba lo más seguro, esclavos sometidos a los caprichos de la fémina despistada.
      Besos Chari.

      Eliminar
  16. Me gusta la reivindicación de los duendecillos del orden. Saludos cariñosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es muy sangrante que se les eche la culpa a los pobres, si al menos no dudásemos de su existencia tendríamos alguna escusa.
      Besos mariaE

      Eliminar
    2. Buena vuelta de tuerca: ahora resulta que los duendes son seres virtuosos que van en nuestro auxilio cuando extraviamos cotidianamente esas pequeñas cositas que tanta exasperaciones nos causan, pero que solo perdemos por culpa de nuestra propia distracción; lapsos de olvido que no sabemos justificar.

      Suerte en el concurso, Francisco.

      Saludos!

      Eliminar
    3. Bueno, bueno, virtuosos no sé, pero pacientes con nosotros lo son un rato; eso teniendo en cuenta que crees en ellos ¡Claro! sino tienes la fe necesaria ni los ves ni los verás. Lo que si es cierto es la segunda parte de tu comentario: ...Por culpa de nuestra propia distracción, olvidos que no sabemos justificar. Naturalmente les echamos la culpa y punto, nos quedamos más tranquilos.
      Saludos y gracias Julio David.

      Eliminar
  17. Qué lástima que a esos duendes no les guste más mi casa y vengan en mi ayuda de cuando en cuando.
    Qué de cosas pierdo a lo largo del día. Hoy mismo me pasé más de media hora buscando mis gafas, ya me iba sin ellas cuando me miré al espejo para peinarme y las tenía colgadas en el escote del jersey.
    Un besito y muy buen relato con el alto nivel a que nos tienes acostumbrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja,ja,aj. que bueno lo de las gafas. Eso si es despiste que ni los duendes pueden solucionar. ¡Ay las cabezas!
      Gracias por tus palabras Mercedes. un gusto verte por aquí.
      Besos

      Eliminar
  18. Muy buen relato. Una vuelta de tuerca de la leyenda de los martinicos (de los que en una ocasión escribí un relato).
    Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus deseos Bruno. Un placer recibir tu visita.
      Saludos

      Eliminar
  19. Francisco mi enhorabuena por esas más de 50.000 visitas a tu blog. Muchísimas felicidades, eso es tu entusiasmo, el trabajo bien hecho y la pasión que pones.
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no olvides que sobre todo es debido a personas que como tú, entráis a leerme.
      Por tanto mi gratitud.
      Beso con sentido.

      Eliminar
  20. Me ha gustado mucho, Francisco! Pobre duendes, a los que se suele culpar injustamente de nuestra torpeza, muy bueno ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos así de injustos Ramón. Cuando queremos evadir la responsabilidad que nos atañe somos capaces de culpar a quien sea.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me encantó, a la vez que me pareció muy divertido y real. Que cierto es eso que siempre decimos "será cosa de duendes". Espero que tengas un buen resultado sin duda te lo mereces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mariola y en esa frase se basa el micro precisamente.
      Gracias por tus deseos. Veo que te estás poniendo al día.
      Besos

      Eliminar
  22. Jajajaja. A mi me deben de odiar, jo.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tan despistada eres y tanto les das que hacer?
      je,je. Agradezco tu visita.
      Besos

      Eliminar
  23. Un buen micro con moraleja incluida, estupenda lección para aquellos/as que no asumen sus propios errores o su responsabilidad, de ahí que a mayor ignorancia y egoísmo más prepotencia y mentiras.
    Un abrazo de vuelta a casa (tras mi descanso) y mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras: A mayor ignorancia y egoísmo mayor prepotencia y mentiras. Buen resumen en menos palabras que las utilizadas para contar el relato.
      Un gusto tenerte de nuevo por aquí Estrella.
      Abrazos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...