miércoles, 23 de marzo de 2016

Mujer frente a mujer



Una vez más me encuentro contigo, en ese momento íntimo que hemos sabido crear tu y yo, ese espacio reservado para nosotras dos únicamente; sin testigos ni miradas críticas.
Hoy es uno de esos días en los que mantenemos nuestras miradas y nos hablamos. Nos sinceramos y comunicamos nuestras inquietudes.

La verdad es que en ocasiones no te reconozco, después de tantos años a tu lado, te parecerá mentira ¿No? El tiempo no pasa en balde y en nuestro caso no iba a ser una excepción.
Juntas hemos soportado las primeras arrugas creadas con nuestras risas, la mirada cansada que a pesar de ello no ha perdido su luminosidad de antaño y esas canas que se empeñan en salir y que incluso nos sientan de maravilla. 

Cuando te digo que te cuides lo hago con cariño y por tu bien, cuando te recomiendo ese color para los labios, o ese corte de pelo que te favorece, lo hago porque quiero que te sientas bonita. Cuando te consuelo y te animo es para que te encuentres más a gusto y tranquila contigo misma. También, porque cuando te veo sonreír me haces muy feliz al saber que no todo está perdido y podemos seguir adelante besando y mordiendo a la vida pedazos sabrosos de existencia.

Te agradezco el cariño y la confianza que me infundes en los momentos más difíciles a los que me toca enfrentarme, esas pruebas de fuego en las que tú, incondicionalmente estás a mi lado, muy cerca.

Lo malo es que, cuando llegan esas crisis y no salgo airosa de ellas, te miro y te recrimino a ti, lo tonta que eres al cometer los mismos errores que cometo yo, y caer en las mismas tentaciones que me someten y esclavizan a mí. 
Hemos nacido para ser felices y me fastidia que todavía queramos depender de otros en los que ponemos nuestra confianza y que como en otras ocasiones nos hacen sufrir por amor o envidia.

No nacimos para complacer a nadie, lo hicimos en todo caso para ser nosotras mismas y compartir nuestras experiencias y proyectos con aquellos que quisieran escucharnos y comprendernos; pero al final irremediablemente, siempre quedamos tú y yo frente a frente mirada contra mirada, valorando la situación; nuestros logros y derrotas, los fallos y aciertos. Interrogándonos la una a la otra sin necesidad muchas veces de las palabras que hieren como dardos envenenados.

Nos hemos convertido en inseparables, como gemelas en polos opuestos y planos paralelos, pudiéndonos únicamente tocar superficialmente con tacto frío y bruñido, pero sintiendo muy dentro la presencia cálida de la otra.

Que le vamos a hacer vieja amiga, para bien o para mal estamos condenadas a vivir juntas y soportar nuestras manías. A tener iguales ilusiones y padecer a la vez los mismos dolores y decepciones.
Estamos hechas la una para la otra hasta que exhalemos el último aliento, en el que pensaremos que este espejo enmarcado que nos unía, daba cordura y lógica a nuestra existencia.

Que yo, eras tú al otro lado y viceversa, en la certeza de que no estábamos locas y que nos veíamos mucho más allá de las apariencias de un simple reflejo en una superficie pulida.



Derechos de autor: Francisco Moroz

18 comentarios:

  1. Hablarse a corazón abierto... es difícil lograrlo sin llegar a recriminarse. Uno comete esa manía generalmente, esa especie de neurosis, que cuando nos sinceramos con nosotros mismos, tenemos la costumbre de reprocharnos y culparnos más de lo justificable y necesario. Esto, si realmente somos honestos.
    En este caso, lograste un buen equilibrio entre lo que se reprende y lo que le duele, y en lo que es fuerte y se echa ganas para seguir adelante con la frente en alto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién más sincero consigo mismo que tú mismo? ¿Cuántas veces conversamos con el otro yo?
      Somos importantes en nuestro concepto, con valores ,virtudes, problemática e ilusiones, a la vez que perjuicios, desilusiones, errores... Si no nos aceptamos ¿Quién lo hará?
      Frente a frente, con espejo o sin él nos miramos y reconciliamos una y otra vez.
      Julio David, muchas gracias.
      Saludos

      Eliminar
  2. Precioso, me ha encantado. Sobre todo "besando y mordiendo a la vida pedazos sabrosos de existencia".
    Como me ha gustado esa frase.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una de esas frases que según te salen por los dedos y trasmites a través de las teclas te copias a ti mismo, porque te parece que acertaste en lo que quisiste decir de forma atractiva. je,je.
      Y me alegro el que te haya gustado.
      Besos María.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la verdad, repleto de sinceridad y sentimiento, pero hay una frase que me ha gustado mucho y es la siguiente: "No nacimos para complacer a nadie" esa frase me ha llegado, porque es cierto, solo nosotros solos debemos de complacernos a nosotros mismos y no al mundo entero, a los demás, para nada, solo se vive una vez y solo a nosotros nos debemos el ser felices o sufrir. un abrazo. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sinceridad a veces te hace sangrar de dolor y tristeza, pero a la larga la sinceridad es más balsámica que la mentira que te tiene engañado, creyendo en lo que no es y decepcionándote indefectiblemente.
      Y cierto. Solo hemos de recordarnos que nacimos para ser felices y si es haciendo felices a los que nos rodean, mejor que mejor.
      Como siempre agradezco tus palabras tan importantes para el blog y su autor.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  4. Qué necesario y difícil es sincerarse con un@ mism@. Además sin necesidad de palabras... Yo, precisamente por eso, con quien mejor me entiendo es conmigo misma. Ahora, que lo entiendan los demás...eso es tema aparte jiji ;)
    Me ha encantado, un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te entienden, solo hace falta leerte entre lineas, en esos versos que nos regalas de vez en vez.
      Agradecido por tu paso querida Flora.

      Eliminar
  5. Yo, cuando ando requeteperdida y, es curioso, pero siempre en última instancia (y no en primera), acabo preguntándole a ese otro yo mío que no es otra cosa que mi vocecita interior: qué piensa, qué siente, qué quiere...y tengo la certeza de que nadie es tan desgarradoramente sincero como ella.
    Bellísimo relato, Francisco, un beso y feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos desgarradoramente sinceros, aunque a veces intentemos sobornarnos y hacer alguna trampa para saltarnos a la torera ciertas normas que no nos gustan. Pero lógicamente eso sería, literalmente engañarnos a nosotros mismos ¿No?
      Besos como siempre sinceros, estos sí

      Eliminar
  6. Para quitarse el sombrero, este relato me caló hondo quizá por que yo soy de las que hablo conmigo misma, me aconsejo, me ánimo...,
    Me parece un texto hermoso y profundo por que solo una persona se conoce a si misma verdaderamente.
    Mi enhorabuena. Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me engañas, no llevas sombrero. Me conformo con que me leas y valores lo que lees.
      Nuestros otros yo, son los que con su vocecita de "Pepito Grillo" anda detrás asesorando, comprometiendo, animando y felicitando o recriminando aciertos y errores.
      Igual de feliz la deseo para ti.
      Besos

      Eliminar
  7. De todos los tipos de convivencia la más difícil es la que se tiene con uno mismo.
    Genial relato, Francisco, lleno de frases lapidarias que esconden mucha sabiduría y poesía también.
    Un beso.
    P.D. He faltado unos poquitos días por aquí y a la vuelta compruebo que tengo un montón de cosas que leer. ¡Qué productividad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.
      Los que nos hemos quedado nos hemos puesto al día, ya lo creo.
      Las frases lapidarias son muchas de las que nos decimos frente al espejo cuando los ánimos están por los suelos y necesitamos levantarlo ¿Y quién mejor que nosotros mismos para hacerlo?
      Besos y se bienvenida de nuevo.

      Eliminar
  8. En el reflejo vemos nuestras verdades lo que creemos que podemos esconder, miedos, añoranzas y sobretodo sueños.
    Un texto introspectivo, íntimo, sincero y con mucho amor propio.
    Me ha encantado Francisco, :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vemos nuestras verdades, nos hablamos con sinceridad y nos interrogamos sin pudor. Lo peor pueden llegar a ser las respuestas que nos demos.
      Te agradezco las palabras Irene.
      Besos

      Eliminar
  9. Buen día Francisco, yo y yo mismo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus dos yo, son correspondidos con misa abrazos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...