jueves, 14 de enero de 2016

Tiempo al tiempo







¿En qué momento de la educación de su niña habían empezado a equivocarse? era una pregunta a la que no hallaban respuesta.

Todo era diferente en ella: el color indefinido de sus ojos, su cabeza sin apenas pelo, su forma de ser y de actuar, su carencia de lenguaje con el que poder comunicarse.

Ellos se consideraban unos buenos padres empeñados desde los primeros días en inculcarle alguno de sus criterios y valores; pero todo era en vano, pues la chiquilla, parecía llevar su propio ritmo.

¡Quizá! Fuese cuestión de tiempo, y según cumpliera años se vieran resultados, pues tan sólo habían pasado tres semanas desde su nacimiento. 


                                                                                Derechos de autor: Francisco Moroz

38 comentarios:

  1. Muy bueno, yo pensando que habías educado a una monstruo jajaja. Era solo un bebe de 3 semanas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No todo es lo que parece, aunque algunos padres llamen a sus hijos "monstruitos"
    besos María.

    ResponderEliminar
  3. Creo que a estos padres podría tildárseles, como poco, de impacientes jajajaja. Sí, estoy segura de que será solo cuestión de tiempo y de que la criaturita aprenderá todo lo que debe en su momento :P

    Muy divertido, Francisco, esta vez sí que no tenía ni idea de por dónde ibas a salir. ¡Bien por tí!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el micro es una exageración, no te quepa duda que hay padres que tienen un nivel de expectativas con respecto a sus hijos bastante alto.
      Si desde chiquititos esperan grandes avances en sus retoños, más tarde vendrán las actividades extra-escolares, las academias, los idiomas y los cursos de equitación y violonchelo.
      Este mundo tan competitivo él.
      Besos y gracias por tu aprecio.

      Eliminar
  4. Hay padres muy ansiosos. Claro que no sabemos si la niña no para de llorar, come de pena, se hace caca cada vez que acaban de cambiarle los pañales. En fin, todas esas maldades que hacen los bebés.
    Buen relato cortito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay bebés realmente malignos que hacen todas esas cosas y encima se despiertan de noche. tienen mucha maldad y hay que enseñarles desde chiquititos que es lo que pretenden estos buenos padres del relato.
      Un beso Rosa

      Eliminar
  5. Madre mía, pobre criaturita que tiene ya a esa edad tal nivel de exigencia... ¿De veras es la niña la que tiene que aprender?
    Un micro excelente, Francisco, me ha sorprendido muchísimo el final. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno a mi entender son los padres los que tendrían que recibir un curso intensivo; porque sino la pobre nena las va a pasar canutas con estos dos.
      Gracias Chari por tu lectura.
      Besos

      Eliminar
  6. Jajaja, vaya padres. Menuda le espera a la niña. Aunque de todo hay, recuerdo una vez un padre que se quejaba porque su hijo de cuatro meses no hacía "nada" y otro que quería enseñarle a leer antes de hablar...
    Buen micro, un saludo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nos ponemos a investigar seguro que salen casos a patadas, de esos de desesperarse con la estupidez paterna, materna y muy señor mio. Como diría José Mota: "Los hay mú tontos"
      Gracias Gerardo por tus palabras.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  7. Carcajada. Muy bueno, Francisco. Me has recordado a unos amigos que, cuando les nació el bebé, lo echaron al agua porque habían leído en algún sitio que los bebés flotaban. Por suerte, se dieron cuenta a tiempo de que el suyo no flotaba. ¡Padres!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre bebé. Seguro que después fueron a maternidad a reclamar porque el suyo no tenía esas propiedades congénitas.
      El suyo buceaba directamente. Pobriño.
      Besos Carmen.

      Eliminar
  8. Pues la verdad es que me ha dado penita esa criaturita con un nivel de exigencia tan alto, carai con los padres, que se relajen y aprendan de sus ritmos y a quererla.
    Es cierto que a veces los padres...somos terribles, el nivel de exigencia en los hijos es tan elevado que no es justo para ellos, los hijos no son una extensión de los sueños y deseos de los padres y con frecuencia es eso lo que se les pide.
    Buen micro para reflexionar.
    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si señora. Así es, justo como has explicado puede se la moraleja del relato.
      Es bueno respetar el ritmo de cada cual, las tendencias y el desarrollo.
      Me acuerdo todavía, cuando obligaban a los zurdos a escribir con la derecha, porque la izquierda ¿Era de Rojos?
      ¡Madre mía! cuanto despropósito.
      Besos amiga.

      Eliminar
  9. Francisco no se si lo he hecho bien , pásate por mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me pasé por tu blog y sí, lo hiciste muy bien.en eso consiste la dinámica.
      Lo único que deberás corregir y mejorar son los enlaces de los blogs a los que nominas.
      Si necesitas consejo o ayuda no dudes en pedirlo.
      Estoy en ese correo que figura en el apartado de "contacto"

      Eliminar
  10. Hola Francisco, tan simple y complicado, eso es algo que siempre me pregunté, desde qué momento la influencia de los padres hace mella, muy bueno!!! abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que nacen hasta los diez años aproximadamente, es el tiempo en que los principales valores y enseñanzas dadas; más con el ejemplo que con la exigencia influencian en el aprendizaje de los infantes.
      después las compañías, los colegios, los educadores, los mismos padres etc... poco más pueden hacer a nivel psicológico aunque mucho a nivel cultural.
      Besos

      Eliminar
  11. Inició la lectura... estoy expectante en cada frase, en cada línea y llego al final..¡¡sorprendente¡ jaja..qué ingenioso¡
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, lo has hecho estupendamente, por pasos, en orden, para que no se te pasara nada. Y el resultado...
      Es de agradecer esas calificaciones por tu parte y tu cariño.
      Tú escribirías buenos micros-relatos: eres escueta en palabras pero contundente.
      Un beso Suni

      Eliminar
  12. "Tiempo al tiempo" jajajaj Unos padres ansiosos porque su niña crezca, con lo monos que son de pequeñines. Habrá que darle unas cuantas lecciones a los padres.
    Un bonito relato Francisco, intriga hasta el final.
    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es el mejor maestro, el que va a enseñar lo que corresponde en el momento justo para que el ser aprenda de forma progresiva y adecuada a sus posibilidades.
      Los padres ayudamos a ese tiempo, pero poco más.
      Gracias por tu paso y por tus palabras.

      Eliminar
  13. Hasta con los hijos compiten algunos padres.
    Pobre niña... quién sabe lo q le espera con unos padres así.
    A veces, olvidan q son seres q solo necesitan ser amados, ya irán aprendiendo a medida q vayan creciendo.
    Me ha gustado el relato. Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Conxita: Pretendemos que sean extensiones de nosotros mismos, sin tener en cuenta esas limitaciones de la edad. Cada uno debe ser libre para decidir que es lo que quiere ser. El aprendizaje inicial no cabe duda que debe corresponder a los padres, pero el amor hacia ellos debe ser la prioridad en todo.
      Gracias Desdemiventana.
      Te abrazo con esa misma alma.

      Eliminar
  14. Qué bueno. Has reflejado muy bien lo agonías que son algunos padres. Me hace gracia el comentario del Gerardo sobre esos padres que querían que el niño leyera antes de saber hablar porque en la guardería donde llevé a mi hija una madre le pidió a la monitora que enseñara a leer ya a su hija de ¡2 años!.
    Todos queremos que nuestros hijos sean los más guapos, los más inteligentes, los más.....todo. Pero hay que dar tiempo al tiempo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos en general unos agonías.Cuando son bebés queremos que duerman de seguido, que se agarren al pecho desde el principio, que se traguen los biberones sin rechistar y que sean los primeros en tener dientes compitiendo con el resto de niños de la guardería. Cuando son pre-adolescentes pretendemos que sean los mejores en los estudios y en las disciplinas deportivas; que destaquen en todo y tengan notas insuperables. Después debemos resignarnos y dejar que vuelen con su propio equipaje formativo y expectativas de futuro...Y nos conformamos con que sean buenas personas.
      Besos kirke

      Eliminar
  15. Está muy lindo tu blog! Te invito a pasar por el mío.
    xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para allá que voy a ver que te cuentas

      Eliminar

  16. Hola Francisco pásate por mi blog te he nominado para el PREMIO BEST BLOG. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy para allá. ¡Con lo que me gustan los regalos.
      Besos

      Eliminar
  17. Padres primerizos, ignorantes o impacientes; no sé lo que es peor.
    Pero, menos mal, que el tiempo les desvelará la verdad. Ojalá el tiempo lo curara todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que yo digo: El tiempo maestro absoluto,certero y justo.
      Los padres a vece no dejan de ser seres indefensos que no están preparados para ejercer tanta responsabilidad.
      Un abrazo Josep.

      Eliminar
  18. ¡Dios mío, qué nerviosos se ponen los padres primerizos!, un poco de paciencia papis, que la niña camina junto a su naturaleza biológica, ya crecerá, ya crecerá...Cuando menos os lo esperéis ya la tenéis en la universidad y con noviete, paciencia...En fin, que a veces los hijos se convierten en el anhelo de nuestros propios deseos y no es así, las cosas como bien planteas llevan su ritmo y los niños con su sabiduría infantil también. Me gusta el toquecito de humor que le pones. La verdad es que algunos padres se ahogan en un vaso de agua, jajaja. Excelente e inesperado final.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "Ansia viva" de los padres que quieren que los retoños rayen la perfección, consigan aquello de lo que ellos no fueron capaces y pretender que sean como bien dices: extensiones de ellos mismos.
      Un abrazo amiga como siempre por tus enriquecedoras palabras.

      Eliminar
  19. Madre mía pensé que la niña era un bicho raro o algo así y luego resulta que los extraños son los padres. Pobre criatura. Me encantó, menudo giro en tan pocas líneas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariola. De eso va el reto: contar una historia con poquitas palabras.
      Me alegro te haya gustado.
      Muchas gracias por tu seguimiento.
      Saludos

      Eliminar
  20. Qué padres más impacientes, jajajaja
    ¡Como siempre genial Francisco! En tus textos nunca es nada lo que parece, :D
    Espero que por el bien de la niña la dejen crecer libremente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La impaciencia y las prisas no son buenas consejeras.
      Gracias por dejar tus palabras.
      Besos

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...