martes, 19 de enero de 2016

Menudo cuento



Llevo más de media hora dando vueltas, recordando cómo empezó el cuento.

Creo que fue una tarde al regresar del curro, al abrir la puerta y encontrarnos a aquella muchachita tumbada sobre nuestras camas.

Uno de mis colegas dijo algo sobre intrusismo, allanamiento de morada e ilegalidad; a mí me pareció simplemente una monada de chica.

Cuando despertó se pegó un susto de muerte al ver a seis enanos barbudos y uno lampiño mirándola fijamente. Ella, como después nos dijo, pensaba que los que allí vivíamos éramos niños, por el tamaño de las camas y el resto de mobiliario casero comprado en el "Idea"

En realidad son los niños los que invaden nuestras casas. Os recuerdo a Hansel y Gretel con la de la bruja de la casa de chocolate, o la tonta niña llamada ricitos de oro metiéndose en la de los tres osos.
La única excepción fue la del lobo introduciéndose en la de la abuela de caperucita, pero sólo porque la engañó y llego antes que ella.  
Los cuentos están plagados de niños entrometidos.

Esta mujercita era bella, irradiaba energía por todos los poros de tal manera que no podía permanecer quieta; nos recogió la habitación, fregó el piso, quitó telarañas, saco agua del pozo, maqueó todo el habitáculo interior en un santiamén. Algo, que nosotros no hacíamos desde hacía años, si es que lo hicimos alguna vez. 
Somos un poquito descuidados con el aseo, y eso también lo notó la muchacha, más que nada por el olor.

Tenía un don especial: hablar y cantar con los pájaros y los animalitos del bosque. Se aficionaron estos tanto a su presencia, que desde que ella habita con nosotros, los alrededores de la cabaña parecen un parque temático sobre la fauna de la región.

Algo la contrariaba pese a su aparente felicidad, tenía miedo a la obsesión de su madrastra, que después de pedir el divorcio y arruinar a su padre, parecía querer eliminarla por hacerla sombra con su belleza.

Hay mujeres que no saben envejecer y se vuelven peligrosas con quien no las mira con deseo y no se sienten atraídos por sus arrugas, lo de” la arruga es bella” es otro cuento que circula por estos lares de mundo fantástico.

El caso es, que lo que nos contó la chica a la que llamamos desde nuestro primer encuentro: Blanca nieves, por la extrema palidez de su piel que parecía exanguinada. Fue que esa malamadre contrató a un furtivo para que terminara con su vida, le extrajera el corazón, y se lo entregara para demostrar su muerte ¡Ahí es ná! Morbo gore bajo "manga", para público infantil.

Somos conscientes sabedores de la bondad de los cazadores a la hora de perdonar vidas ajenas a la suya, por tanto este, eligió a otra víctima propiciatoria para arrancarle la víscera palpitante y demostrar con ello a la arpía, los hechos consumados de la muerte de tan dulce niña. 
Tuvo que ser un cerdo el donante, pues es sabido que es el más parecido al ser humano.

El caso es que la madrastra cayó en la trampa durante un tiempo, el justo, para darse cuenta que el tamaño del músculo era exagerado para haber estado alojado en el exiguo pecho de la niña.

Es entonces cuando empezó el acoso que tuvimos que sufrir durante una larga temporada por parte de una vieja desdentada con una verruga, que rondaba por casa, con una cesta de manzanas.( La vieja, no la verruga)
Si es que, tendrían que hacer un casting para acceder al puesto de comercial; que es que hoy en"Día", admiten a cualquiera.

Nosotros seguíamos trabajando bajo tierra, en la ampliación de la línea VI del metro, y la vida nos sonreía, nos sentíamos realizados. Eramos felices trabajando con un mísero sueldo (Otro cuento que nos han contado los cuentistas).

Íbamos aseados, con la ropa planchada al trabajo, teníamos comida caliente en casa, y chacha de gratis que nos hacía la colada, la limpieza y habitualmente nos deleitaba con su dulce voz (Y ahora se quejan por nada las feministas)
Descubierta esta cualidad cantarina, propusimos a la empresa ampliar el horario de trabajo.

¡Ay! Nuestra niña inocente fue tentada con la oferta envenenada del tres por dos, y la aceptó con alegría inconsciente, y como eso de: esperar con paciencia y compartir con los demás, es un concepto que a los jóvenes no les entra en la cabeza. 
Decidió morder la manzana con la inmediatez de la acción. Que es por otro lado lo que le iba a ella al igual que bailar y hacer coros con los tejones, las ardillas y los pájaros. Desfalleciendo pues, con elegantes y gráciles movimientos hasta caer al suelo.

Llegamos tarde ese día por culpa de la huelga de transportes y nos la encontramos tumbada cuan larga era, como la primera vez, pero encima del enlosado y no en las camas. No respiraba, y el color azulado de su cara nos hizo plantearnos otro nombre para ella.

En esto, un gallardo príncipe de los que abundan por estos contornos del reino y que parecen salir de parideras de conejos; pasó casualmente, como si nada, luciendo palmito sobre caballo blanco y preguntó qué es lo que acontecía, que estábamos todos cabizbajos y llorosos como plañideras en entierro.

¿Por qué tuvo que hacer la pregunta el muy patán? Si con la alzada de su caballo y la menguada estatura nuestra, nada le impedía la visión de la dulce y cursi niña tumbada en una urna de cristal. Que a saber de qué museo o centro electoral la sacó el más sabio de mis compañeros.

Allí expuesta parecía ofrecerse como mercancía al primer príncipe pilpil que pasara por allí, y a este en concreto, que es el primero que pasó le hizo tilín y se encaprichó de ella, y con un beso casto en los labios, pretendió reanimarla, poniendo posturita, y posando para los anales (Que mal me ha sonado siempre esta palabra)

El caso, es que consiguió que a la niña le entrara una oportuna arcada que provocó la expulsión del fruto envenenado y del resto del desayuno sobre el rostro del apuesto doncel.

¡Claro está! que el toque musical y dramático que se escuchaba de fondo como banda sonora, se interrumpió de repente y se hizo un mutis sepulcral por el foro. 
Todo esto, mientras salían de detrás de los árboles unos tíos vestidos de negro y gafas de sol, con una de las manos metidas en la sobaquera, que rodeando al príncipe deslucido lo apartaron de la escena llevándoselo discretamente a palacio; no fuera que los paparazzi de Walt Disney estuvieran por allí.

Por eso, Blancanieves sigue con nosotros, y sus animalillos. 

La mala prensa se hizo eco, y a esta mujer le crecieron los enanos y se quedó para vestir santos medievales.
Ya tiene una edad, pero para nosotros siempre será nuestra dulce niña.

Hoy, mientras la ayudaba a hacer la colada y daba vueltas literalmente dentro de la lavadora; pasándolo como un enano con el programa de centrifugado. Quise hacer memoria de la historia real, y no de ese cuento para crédulos infantes que os contaron de niños.

Entre otras cosas porque después de aquel suceso fue de todos conocido que los príncipes destiñen, sudan, les huelen los pies  y tienen mal aliento. Y que las perdices son aves que no encontrareis en un bosque como para ser eternamente felices, más que nada porque lo que hay a patadas son cazadores. 

Con lo cual, os quiero dar a entender como moraleja: que los finales edulcorados, son milongas de unos hermanos llamados Grimm, que mataban el tiempo inventando historias, a causa del vicio adquirido después de trabajar largo tiempo en el periódico del "País"


¿Qué cuál es mi nombre? –Me llaman Tontín. Como las campanas.


Nota 1-: todo parecido con la realidad es pura "Pulp fiction"
Nota 2-: Me comunican que estos hermanos Grimm no eran milongueros en sus finales, más bien lo contrario. Lo voy a dejar escrito como está, para no confundiros más.



                                                                                Derechos de autor: Francisco Moroz





23 comentarios:

  1. Me ha encantado tu nueva versión de Blancanieves. Aunque he de decir que lso hermanos Grimm no edulcoraban mucho. Sus cuentos son aterradores, yo tengo una colección de ellos, y aún no he encontrado ninguno que le pueda contar a mis hijas, jejeje. No sé quien los endulzó después, supongo que para darle más dinero al bueno de Walt Disney, que nos trajo estas bellas historias a la pantalla. Ahora ue si te digo la verdad, la película de Blancanieves da miedo. Cuando se la puse a mi hija por primera vez, yo llevaba sin verla desde que era pequeña. Y no me extrañó para nada que me dijera que la quitara, ni las historias que me cuentan sobre mí, que me ponía a llorar como una loca.
    Creo que tu historia es mucho más divertida. Por lo menos a mí me ha hecho reír.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay sí! María. Hasta en eso me permití ser mordaz con los "escribidores" de cuentos. No eran nada melifluos en sus descripciones, no eran nada melosos ni suaves. Lo que nunca me creí de esos cuentos era por ejemplo la castidad de las doncellas, las intenciones románticas de los príncipes y la bondad y justicia de los reyes...Eso sí : las brujas eran todas feas, los lobos todos feroces y las madrastras...De esas no te cuento que tú ya sabes ¿O no?
      jejeje.
      Gracias por tus apuntes tan bienvenidos.
      Besos

      Eliminar
  2. Ja, ja, ja... Me ha entretenido esta excursión tuya de aquí a allá y a acullá de la mano de esta niña inocente, su perversa madrastra y sus angelicales siete enanitos (¡anda que no se han hecho "peliculitas" y chistecitos poco castos a propósito de esta cohabitación.
    En cuanto a lo que comenta María Campra, estoy con ella en que los cuentos infantiles de los hermanos Grimm, igual que los de Charles Perrault y hasta Anderssen no evitaban los momentos duros (temor, miedo...) a los niños; ha sido la industria del entretenimiento actual la que ha cambiado finales para "proteger" la inocencia de los niños, con lo que el didactismo que se perseguía con la mayoría de estas narraciones se ha perdido o apenas es entendida por sus destinatarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno es un triunfo por mi parte el haber conseguido que a una persona culta como tú le de por comentar un cuento infantil pasado de rosca y sacado un poquitín de sus quicios y formalismos literarios.
      Cierto que los cuentistas eran gente sesuda y no se andaba con chiquitas a la hora de reflejar enseñanzas a base de meter miedos con sus descripciones macabras.
      Gracias a los apuntes de María como a los tuyos, me he permitido poner una segunda nota al final del relato.
      Un abrazo Juan Carlos.

      Eliminar
  3. Esta nueva versión me gusta casi más que la de antes.. y bien es cierto que si bien todos aquellos cuentos tenían su moraleja, dejaban algunos bastantes cosas en el tintero pero el fin bien vale el medio, dicen.. LA VUELTA A LA REALIDAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que sea variar a los clásicos para salir de la rutina manida, merece la pena, aún siendo sólo para echar unas risas.
      Besos Marijose

      Eliminar
  4. Soy eternamente fan de los cuentos clásicos cambiados como si fuesen fanfictions. Me has ganado con este cuento, te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra el haberte ganado a la causa literaria "Cuentistaida"
      Ya me paso por tu blog y dejo huella de mis piececillos.
      Abrazo

      Eliminar
  5. ¡¡¡Buenísimo!!! Esta nueva versión del cuento, llena de juegos de palabras y de descripciones mordaces, me ha encantado. Me fascina esta vuelta de tuerca que le has dado, Francisco, está genial,.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el humor que más me gusta: sacar de contexto las historias conocidas y jugar con las palabras. Soy mordaz y algo irónico.
      Gracias Chari y besos

      Eliminar
  6. Muy mordaz eres Francisco ¡¡siii!! Me ha encantado como has metido la puntilla a este cuento sacado del su contexto y traído a esta realidad que hoy tenemos. Es verdad que los cuentos de de los hermanos Grimm eres de miedo. Yo casi nunca he contado a mis hijos ese tipo de cuentos . Ellos tenían sus propias versiones. Que pena que no conservo nada de aquellos ellos cuando mi hijos eran pequeños. Flipabamos siempre con sus preguntas y teníamos que reconstruir las historias siempre, les encontraban la punta a casi todas. ¡¡Genial!! tu cuento con mayúsculas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes hasta que punto puedo llegar a serlo.
      Me gusta el humor inteligente, de ese que saca punta incluso al más inocente de los argumentos urdidos por los engañabobos.
      Esto sólo ha sido un ensayo para otro cuento que se avecina y es´ta en preparación. Otro clásico.
      Un beso y gracias por leerme María

      Eliminar
  7. Una versión muy tuya del cuento, Francisco, y también podemos decir que algo más actual que la original. Yo, al menos, la he encontrado muy cercana :D

    Lo único que me sabe mal es que Blancanieves al final se quedara soltera y sin "conocer varón". Claro que a lo mejor "conoció enano", ya que había donde elegir :P (son más de las doce, ya no hay niños despiertos, ji, ji).

    Me ha gustado mucho la historia y me ha hecho estar atenta, no sabía en qué momento habría nuevos motivos para la sonrisa de la mano de tu ingeniosa pluma :)

    Besos nocturnos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que en el fondo soy un cuentista como el de Hamelin ¿O ese era un flautista?
      Bueno el caso es, que estaba obligado a hacer una entrada más humorada e informal dado que en algún comentario se me indicaba oportunamente que estaba entrando en una línea argumental gris,triste, y meditabunda. Por tanto es lo que tocaba para quitar hierro y elevar las comisuras de los labios en amplia sonrisa así como la audiencia.
      Siempre agradecido a tus fieles visitas y amables palabras.
      Besooooos

      Eliminar
  8. Muy buena reinvención amigo Francisco, áspera y picante..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los cuentos, como toda historia fantástica, da mucho juego a la hora de cambiar finales y argumentos.
      ¿Qué son las noticias y la información que recibimos a diario?¿Qué son las promesas electorales?¿Qué hacen con nosotros las compañías automovilísticas y las aseguradoras del coche?¿Y nuestros jefes cuando nos invitan amablemente a doblar el turno? ¡Pues eso!
      Un beso Suni.

      Eliminar
  9. Me gusta mucho como escribes, me he dado una vuelta por tu blog, y te sigo! Espero que te pases por el mio :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Llu_Ra.
      Bienvenida a esta casa y gracias por quedarte. Debes ser persona interesante, con lo cual me paso ahora mismo a ver que me cuentas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Jajajaja me encantó!!!
    Echo de menos contar a mis hijas los cuentos que cada noche les contaba, incluso poniendo distintas voces, con sus canciones de cuna para que se durmiesen...ainsss amigo...
    Gracias.
    Besitos miles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que yo también soy de los que echa de menos esas sensaciones que te proporcionaba el convertirte en un cuentacuentos. que tenía el poder de mantener con los ojos bien abiertos y calladitos por un tiempo a los peques. Aunque los míos me interrogaban de continuo sobre ciertas incongruencias difíciles de explicarles.
      Gracias por rememorar.
      Besos amiga.

      Eliminar
  11. Esta versión tuya de Blancanieves mola mucho más que la de los Grimm. Ya sabes que yo le tengo algo de ojeriza a los príncipes azules así que esta visión del cuento tradicional me ha encantado.
    Se lo voy a contar a mi sobrinita de cinco años para que vaya adaptándose a la vida real.
    Podrías seguir y darnos versiones de otros cuentos infantiles. Tengo curiosidad por conocer tu visión de la pánfila de Caperucita o de la pringada de Cenicienta.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja Tú hubieras sido una malvada madrastra, sólo por tus pensamientos con respecto a los personajes de cuento. Ya sabes que con respecto a ellos soy más de los que se identificaba con lo que versaba Goytisolo.
      Un beso. Me alegro que te guste esta versión. Ya te aviso que tengo otra pero más dura sobre otro cuento.

      Eliminar
    2. Reconozco que tengo más de bruja que de princesa y no me importa porque "mientras las princesas sueñan las brujas vuelan". Además los personajes malvados yo creo que se lo pasan mejor que los bondadosos, jajaja.
      Espero impaciente tus versiones aunque sean más duras.
      Un beso

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...