sábado, 9 de enero de 2016

La mente del asesino




Estaba más que harto de ella. Harto y asqueado. Llevaba lo que le parecía una eternidad conviviendo con su presencia y ya le ocasionaba cierta repulsión. Hasta sus pasos amortiguados por el piso le ponían de los nervios; era más de lo que estaba dispuesto a aguantar.

Nunca hubiera pensado que su instinto asesino le dictaría normas a su cabeza para poner fin a tan malhadada relación.
Hoy era el día elegido para matar, ni uno más ni uno menos. Hoy se liberaría del malestar que le ocasionaba esa maldita inquilina.

Estudió sus movimientos y sus hábitos, como gato cuando decide dar rienda suelta a su instinto animal de cazador. El era más corpulento y dotado de mayor fuerza, ella era rápida y desconfiada. Iba a ser un duelo donde uno se dejaría la vida con seguridad.

Esa tarde él la esperaría agazapado en algún rincón de la casa, en silencio, incluso con naturalidad, como si estuviese habituado a matar todos los días y supiese hacerlo. Preparado y armado para asestarle ese único golpe que tendría que ser mortal de necesidad. No quería darle oportunidad de escapar.

Tenía la certeza que ningún vecino se habría de enterar, pues no pretendía hacer ruido. Si se hubiera tratado de una rata todo hubiera sido más complicado, más escandaloso, pero para ese bicho, con la simple zapatilla que portaba en su mano sería suficiente.

Un mes después alguien llamó a su puerta extrañado del fuerte olor en la escalera que emanaba de su casa.

Cuando los bomberos la echaron abajo, descubrieron su cuerpo cubierto por un manto negro de blatodeos celebrando un gran banquete. 
La muerte, según el forense, fue ocasionada por una fuerte contusión cráneo encefálica producida al resbalar la víctima sobre el enlosado escurridizo y golpearse con la encimera.

Lo que realmente extrañó al personal de urgencias fue el porqué la víctima apareció con una zapatilla fuertemente agarrada en su mano.

Ellos no sospechaban que se trataba del arma de un homicida. Mortal de necesidad en manos de un asesino de cucarachas.




                                                                                       Derechos de autor: Francisco Moroz


37 comentarios:

  1. Pobre hombre, tanto tiempo pensando en desembarazarse de la inquilina y al final fue ella, la que organizó un banquete con su carne. Mala suerte, tenía que haber pensado en otra arma menos resbaladiza jajajaja, Lo entiendo, las cucarachas te sacan de las casillas.
    Me gustó el relato Francisco, al principio pensé que la molestia venía de una persona, estuve intrigada casi hasta el final.
    ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser la ley del karma, pero ¿Qué hacer? cuando alguien no deseado entra en tu casa?
      Me alegro que te haya gustado y disfrutado con su lectura.
      Agradezco como siempre tu presencia.
      Un beso Mila

      Eliminar
  2. Intrigante, entretenido y con un punto de humor muy de agradecer. Muy bueno, Francisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor, sobretodo, que no falte. Del lo demás podemos prescindir, pero quien sabe, a lo mejor no lo hubieras leído con tanto interés; y es que somos un poco morbosos los humanos.
      Besos

      Eliminar
  3. Muy bueno; me dio escalofríos, pero supongo que es por las cucarachas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja. No me asustes, espero que los escalofríos sean sólo producidos por las cucarachas y no por el relato que te haya parecido malo.
      Confío en tu criterio.
      Recibe mi abrazo y gratitud Denise

      Eliminar
  4. Tanto que luchó en vida por matar a una cucaracha, y la muerte le regala un final irónico, asqueroso y malvado, sirviendo de banquete para esos bichos.

    Buen texto, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerte nos sorprende como en este caso al asesino imprudente. No habrá lugar para la revancha...tristemente, pues los vecinos sufrirán las consecuencias si no envían pronto a un mercenario plaguicida.
      Un abrazo y gratitud Julio David.

      Eliminar
  5. Jaja, ay el pobre... con lo bien que había preparado el asesinato! Muy bueno, Francisco! Intriga y humor unidos, me encantan estos relatos :)
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta las acciones más planificadas y premeditadas nos pueden salir mal.
      Por ello sin pensárselo dos veces, cuando el instinto asesino de posea. ¡Pafff! y se acabó la tontería de la inquilina indeseada.
      Besos Flora

      Eliminar
  6. Francisco un relato ingenioso, según leía me preguntaba a quien quiere matar jajaja a el mismo y luego se dieron el festín las cucarachas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayyy! salen beneficiados siempre terceros en discordia, esos que se esconden detrás, en la sombra, y se aprovechan de las circunstancias.
      Me alegra haberte creado esa incertidumbre desasosegante.
      Un beso María y por tus palabras, gracias.

      Eliminar
  7. Ay como me he reído. Me siento identificada cuando me he encontrado cn algún bicho de esos. Pobrecito, le ganó la cucaracha. Por eso dicen que serían las única supervivientes en caso de un ataque nuclear. Una simple zapatilla no podrá con ella, jejeje.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. Me gusta tu risa.
      Espero que en tu caso ganes siempre tú a pesar del susto que te puedas llevar en el encuentro con el negro elemento. Aunque me han dicho que las hay rubias...
      ¡Dios que asco!
      Besos compañera.

      Eliminar
  8. Jajajaja, genial: ingenioso e intrigante. Felicidades. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos Marisa también para ti, y gratitud por todos esos adjetivos calificativos tan asertivos y valiosos para el autor.

      Eliminar
  9. El instinto de supervivencia del aparentemente débil pudo mas que el incipiente instinto asesino del supuestamente fuerte. Podría decirse aquello de "más vale maña que fuerza". Quizá hubiera tenido que utilizar un método más expeditivo. Cosas del novato, jaja.
    Un relato entretenido con un baño de suspense.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, que el bicho en su inocente indiferencia, no sabía lo que se le venía encima. Pero la suerte del aparentemente indefenso y débil , en muchas ocasiones juega a favor de los mismos.
      El violento nunca debería prevalecer... Pero en este caso, ya dudo de ello.
      Gracias Josep. Un gusto tus palabras convertidas en opinión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me has puesto los pelos de punta porque yo tengo alma de asesina y también utilizo como arma una zapatilla, me he sentido identificada con tu personaje.
    Estupendo relato, Francisco, intrigante, algo tenebroso, con un punto de humor y además instructivo porque la próxima vez que tenga que asesinar una araña, una cucaracha o cualquier bicho de esos tendré cuidado en no resbalar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, hola, alma asesina. Tendrás que ser más sutil a partir de ahora al utilizar los medios adecuados para erradicar a tu enemiga-o. Visto lo visto, la experiencia nos dice que hay que tener la cocina limpia, el suelo seco y al enemigo a raya.
      Espero que a pesar de todo puedas dormir tranquila después de perpetrar algún asesinato, hay que permanecer fresca para el siguiente.
      Besos Kirke.

      Eliminar
  11. Un relato genial, Francisco, un micro que combina suspense, humor y misterio. Me ha encantado, está muy, muy bien narrado, es ágil, entretenido y con un final que sorprende. En fin, lo tiene todo. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sigues en esa linea de comentarios al final me lo creeré, y tendré que publicar un libro de relato breve...
      Desde luego con seguidores como tú da gusto. A si que permanece por aquí para darme esos ánimos que los que escribimos necesitamos tanto. Tú lo sabes.
      Gracias por todo lo que dices.
      Besos

      Eliminar
  12. Ese final me ha sacado una enorme sonrisa (como lo hacen los buenos relatos). Muy, pero muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitarme desde tu rincón oscuro y dejar esa sonrisa que adornará este relato a partir de ahora.
      Espero volver a verte compañero.
      un abrazo.

      Eliminar
  13. Buen día Francisco, tu ingenio creador es inagotable..he estado expectante en los primeros párrafos y el final ha sido genial..
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Suni el genio me visita como musa y me regala con su inspiración. Me encanta poder compartirlo con vosotros y me alegra que os guste tanto, como a mi escribirlo.
      Gracias amiga.
      Besos

      Eliminar
  14. Al principio me imaginaba que era un perro intentando dar caza a una gata, luego pensé en una persona y quizás una araña, pero no me imaginaba una cucaracha jaja. Así que se quitó la zapatilla y tuvo un percance similar a pisar una cáscara de plátano, pobre tipo, acabó de alimento para su visitante molesta jeje. Un saludo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo cual te he tenido elucubrando posibles protagonistas y sucesos. En eso consiste este tipo de relatos: dejar que el lector eche a volar su imaginación e inter-actue con el autor en la elaboración de historias con variados finales y dúctiles argumentos.
      Te agradezco las palabras compañero, siempre un placer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Intriga, suspense y humor una muy buena mezcla para un relato sobresaliente. Enhorabuena. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero se bienvenida por aquí.
      Segundo mi gratitud por esa palabra sobresaliente que quizás no es merecida pero me satisface enormemente, dando a entender que te gustó el relato.
      Mucho premio en tan poca letra.
      Espero verte a partir de ahora con más asiduidad.
      Un abrazo Teresa.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. ¿Tanto tiempo sin venir a mi casa y sólo se te ocurre un jejejejeje?
      Bueno , menos es nada.
      Besos, pampirolesa

      Eliminar
    2. A veces unas risas lo dicen todo. ;) Es que ando liadilla pero me pasaré siempre que pueda. ;)
      Un besote. =)

      Eliminar
  17. jajaja superr ! Me sacò una sonrisa y como siempre, muy biene scrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arethusa. Si eso hice gracias al relato me doy por satisfecho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. El karma que es muy malo, jajaja
    ¡Genial Francisco!

    Me voy con una sonrisa, :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte aportado esa sonrisa. El karma va a ser.
      Un beso...Ya hacía tiempo

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...