sábado, 23 de enero de 2016

Bucle



Un sonido retumbó mientras dormía. Eran las campanadas de un reloj las que lo despertaron.

Abrió los ojos y se quedó escuchando. Había sido tan sólo un mal sueño.
Salió de la cama, y es entonces cuando se sintió caer al vacío; su cama estaba en lo más alto del campanario de una iglesia. Mientras gritaba de espanto, se precipitaba sin remedio hacia el adoquinado de la calle. 

Presintiendo su muerte inminente cerró los ojos antes del impacto, pero este no se produjo. Justo en el momento en que su cuerpo iba a tocar el suelo, pegó un brinco sobre la cama y despertó, a la vez que  sonaban las campanadas de su reloj de pared, que marcaba con cadencia armoniosa la correspondiente hora de la noche.

Suspiró aliviado, todo había sido una infame pesadilla.  
Fue en el instante en que se dispuso a salir de la cama, cuando fue consciente de que esta, estaba suspendida en lo más alto del campanario de una iglesia. 

Y mientras caía volvió a cerrar los ojos, quizás por última vez.


                                                                                 Derechos de autor: Francisco Moroz

38 comentarios:

  1. Ay por favor que agobio. En la cama me quedo el resto de la vida. Jajaja.
    Genial.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde mejor se está por las mañanas, bien arropadito...y a ser posible sin oír campanadas.
      Besos

      Eliminar
  2. Los sueños siempre dan mucho juego para escribir. Y esa mezcla agobiante de sonidos reales y soñados. Muy raro y original. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para raros y originales los sueños que a veces tenemos ¿No?
      Abrazos

      Eliminar
  3. Me encantó esa mezcla de sueño y macabra realidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué son más macabros los sueños o las realidades que a veces nos toca vivir?
      Saludos

      Eliminar
  4. Cuando soñamos parece que vivimos la realidad . Y cuando nos despertamos a veces nos gustaría seguir el mismo sueño. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras que subscribo por la verdad que entrañan.
      Besos

      Eliminar
  5. Bien reflejado lo que se siente muchas veces cuando se sueña porque a veces los sueños los vives tanto que parecen reales y otras veces quieres volver a dormir para seguir soñando porque el sueño es muy agradable, en este caso parece que la realidad es muy parecida al sueño, muy buen relato. un saludo. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía Calderón de la Barca por boca de Segismundo:
      "¿Qué es la vida? Un frenesí.
      ¿Qué es la vida? Una ilusión,
      una sombra, una ficción,
      y el mayor bien es pequeño:
      que toda la vida es sueño,
      y los sueños, sueños son.

      Yo poco tengo que añadir a lo dicho.
      Besos Teresa

      Eliminar
  6. Genial, Francisco, una entrada circular que puede dar vueltas sobre sí misma o hacerse lineal y terminar precipitando al pobre durmiente soñador definitivamente sobre el asfalto. Todo depende de la imaginación de cada cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos opciones como bien dices. Ni una más, cada cual que elija la versión que más le gustaría si la experiencia descrita fuese la propia.
      Cosas más raras nos pueden ocurrir. ¿O no?
      Gracias por tus palabras y por compartir.
      Besos

      Eliminar
  7. Uff, es agobiante, no se sabe qué es sueño y qué es realidad. ¿Cómo salir del bucle? Menuda ansiedad. Y por mucho que lo pienso no se me ocurre respuesta... ¡¡socorrooooo!!!
    Me ha encantado, Francisco.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, hay sueños agobiantes y repetitivos a los que llamamos pesadillas. Sueños que parecen tan reales que parecen ser vividos, y siempre nosotros en primera persona como protagonistas de los mismos.
      Un beso y gracias por tus palabras ¡Artista!

      Eliminar
  8. Cuántas veces se ha soñado con q caemos al vacío y en ese momento despertamos!. No así le ha ocurrido esta vez al protagonista de este relato.
    La angustia de la angustia, Diosss, qué angustia!!!
    Me ha encantado. Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angustia es el sentimiento que quería trasmitir con el relato. Y veo que lo has captado a la primera, el no acabar con esa pesadilla tan recurrida por nuestro inconsciente: El de la caída sin fin.
      Otra sonrisa para ti desde el corazón.

      Eliminar
  9. Qué sensación tan terrible debe ser creer que te has librado de un peligro inminente porque solo estaba en tus sueños, y comprobar a continuación que también está en tu realidad y que te ha alcanzado.

    Muy bueno, Francisco, me has atrapado en la misma angustia que padece el protagonista. ¡¡Bien por tí!! :)

    Un beso grande y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que pretendía: atraparte y angustiarte. Sabes que me encanta hacerte sufrir y padecer las mismas agónicas sensaciones que a veces me trasmites tú con tus historias terribles de desamores y celos.
      ¡Venganza! que gritó una vez Don Mendo.
      Todo broma, que sabes que te quiero Julia.
      Besos de consuelo.

      Eliminar
  10. Otra vez mas, un relato pequeño muy conseguido, se podría decir que esto que posees tú ya es maestría. ¿Cómo en tan pocas lineas puedes hacer semejante composición? Esta muy conseguido y es muy imaginativo. Enhorabuena, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi gratitud caballero blanco con cinturón negro.
      Unas halagadoras palabras que guardo en el arcón de comentarios preciados. Que de vez en cuando abro para hacer crecer la autoestima.
      ¡Te has pasado de elogio! pero los acepto por ser dados con generosa elegancia.
      Un abrazo amigo y espero seguir viéndote acompañado po su estrella fugaz.

      Eliminar
  11. Excelente! me sorprendió el giro, el bucle, el sueño hecho realidad o la realidad hecha sueño. Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi amiga por tus palabras y la calificación desbordante de generosidad al igual que esos "Cariños" del final de tu comentario.
      Da gusto con personas como vosotros.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  12. Que bucle de angustia Francisco,a veces es mejor no despertar!! Muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mendiel.
      Esa es la sensación que hemos sentido todos, cuando no hemos querido despertar sabiendo que la realidad podía ser infinitamente peor.
      Saludos

      Eliminar
  13. Realmente eso,pasa cuando tienes un mal sueño..me veo en ese abismo cayendo.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que haya sido de tu gusto al igual el que te quedes por aquí como persona interesante.
      Me congratulo.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Pobre, qué angustia...primero esa pesadilla para acabar descubriendo que está atrapado en una realidad en la que ya sabe lo que pasará y no es nada bueno. Es ese terrible día de la marmota pero que se acaba cumpliendo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un final abierto. ¿Y si antes de impactar contra el suelo vuelve a despertar?
      Los sueños son así de caprichoso en su concepción.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Supongo que de tanto despertarse y caerse llegará un momento en que se quede en la cama, no? Qué agobio.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O en el suelo, según lo quiera el lector.
      Es un relato sin final cerrado, con lo cual libre es cada cual de escribir su desenlace...Pero pensad en vosotros como protagonistas ¡Sed generosos!
      Besos

      Eliminar
  16. La pesadilla es, nunca mejor dicho, tener una pesadilla dentro de otra pesadilla, y así sucesivamente. Qué distinto sería si el sueño fuera de otra índole, donde todo fuera de color de rosa jaja. En cualquier caso, sí que es cierto que tener la sensación de estar cayéndose corta de golpe toda ensoñación. ¡Un saludo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caída libre es la temática que corta cualquier sueño placentero. Aunque cuando esto ocurre suele ser tras una carrera hacia adelante, huyendo de algún cruel destino, encontrando al final otro peor. Menos mal que suele terminar con un brinco encima de la cama. No estaríamos aquí, sino para contarlo.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  17. Vaya con las pesadillas.. por suerte para mi no las he tenido.. eso sí sueños raros un montón jaja..
    Muy bueno tu relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cual tiene las suyas, yo personalmente si he soñado con caer en más de una ocasión y lo del brinco es habitual.
      La experiencia me hace escribir este tipo de relatos.
      Besos

      Eliminar
    2. Y yo Francisco.. también "he caído en sueños".. lo mas frecuente que sueño es estar en otros lugares y en otros tiempos..
      Besos

      Eliminar
    3. Viajera en el tiempo, me das envidia, con lo que me gusta la historia....

      Eliminar
  18. Una pesadilla premonitoria, :O
    Qué angustia, pero puede que no sea su final solo un sueño más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahí está el final pendiente de nuestra imaginación. Esa conclusión a los sueños que muchas veces nos gfalta.
      Besos amiga.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...