domingo, 11 de octubre de 2015

Otoño




Con alfombra de hojas secas cubres tu casa,
Otoño pardo,
compañero del romántico paseante y sus recuerdos,
del caminante sin prisas de tus senderos,
de pisadas sonoras en la hojarasca,
de llantos ligeros de lluvia cual velo de agua.

Otoño pasajero,
que vienes y vas como barquero
y despiertas nostalgia de la edad  que se nos suma.
Madurez de la vida,
estación del tren que viene y marcha
que conduce al epílogo final y al invierno.

Fiel Otoño,
puntual en la cita de los años que pasan,
de acogedores parques con árboles dormidos,
arropados fantasmas de nieblas matutinas y de escarcha.

Otoño que te escondes,
ululando como aire en las cornisas.
Cuando vengas como siempre a visitarme
quizá ya me haya ido,
cual hoja que la ráfaga se lleva;
lamentando no poder  contemplar una vez más.
Tu paisaje amarillento,
 el contraluz de los caminos,
o la sombra del  árbol deshojado
dibujándose en el suelo adormecido.

Otoño seco.
Carismático recuerdo en fotograma
de páginas escritas
con letra emborronada.
Renglones que conocen primaveras
e historias pasajeras ya contadas.
Te espero como siempre
mirando al horizonte,
cuajado de nostalgias.
                                                                  Con el cielo nublado desecho en lágrimas borrosas.
                                                                                        mi corazón pausado
                                                                             latiendo con el ritmo de las horas.
                                                                     y mis húmedos ojos perdidos en remembranzas
                                                                   que me acercan al pasado y sus fantasmas.
                                                                                              Otoño amargo.


                                                                      Derecho de autor: Francisco Moroz

18 comentarios:

  1. Te espero como siempre
    mirando al horizonte,
    cuajado de nostalgias.


    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sonrisa tuya siempre es bienvenida." Te espero como siempre"...
      Un beso

      Eliminar
  2. Un bello poema lleno de nostalgia. Los recuerdos y vivencias de un otoño que nunca se fue. Maravilloso reflejo de los estados del alma, llenos de matices, color, elementos, formas que adopta la naturaleza, el paisaje y las cosas que nos identifican...Chapó, Francisco.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan sensible a lo escrito y fiel receptora de lo expresado; que bien lo describes amiga.
      Te quedo agradecido por tu presencia y palabras como es habitual.
      Besos

      Eliminar
  3. Francisco, me vas a hacer llorar. El otoño es pura nostalgia, sobre todo para los que ya tenemos una edad. Me vienen tantos recuerdos cuando llega; hecho tanto de menos a alguna persona muy importante para mí durante muchos años con sus otoños; añoro los otoños de mi ciudad que ahora sólo vislumbro de pasada algún fin de semana. En fin, si hay una época del año en que tengo que ponerme la coraza e ir de dura por la vida es el Otoño.
    Precioso poema. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, ¡Por favor! no me llores. No es mi intención escribir para eso. Sí para que recuerdes con añoranza el pasado de tu historia personal, pero también para que veas horizontes con más primaveras que Otoños.
      Besos y gracias a ti por leerme.

      Eliminar
  4. Meláncolicas palabras sobre el otoño, una estación más o un capítulo avanzado de nuestras efímeras vidas...

    Ha resultado una lectura muy adecuada en esta mañana gris que trato de mantener a raya tras mi ventana. Hermoso y lleno de sentimiento, Francisco, aunque un poco triste.

    Un beso de lunes festivo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corresponde el Otoño con los estados de ánimo más melancólicos y morriñosos de nuestra existencia, está para recordarnos eso que bien dices tú de lo efímeros que son nuestras vidas y lo mucho que hemos de aprovecharlas para que nuestras hojas sean abono propicio para crear otras vidas a nuestro paso.
      Feliz semana y besos.

      Eliminar
  5. Aparte de esos caprichosos y preciosos colores de los que la naturaleza se pinta, me gusta muy poco el otoño.

    De hecho conforme pasan los años cada vez me gusta menos, me ponen melancólica esas tardes que se acortan, ese frío que va llegando y ese ánimo que, otoño tras otoño, se me pone tristón y echa de menos las risas y la luz del verano.

    Tus versos preciosos me han producido tristeza, tanto si es por la estación como por la vida...creo que quiero un verano permanente...igual entonces no me gustaría tanto porque las personas somos tan contradictorias.

    Un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que un Verano permanente se haría tedioso de luz y calor, una primavera pesada en alergias y bichos molestos y un invierno horroroso en frío y nevadas...El Otoño como las otras, es estación para reflexionar y meditar sobre la existencia y nuestro pasar, como el de las estaciones tan necesarias para que la vida realice su ciclo completo. La tristeza es del humano ser no de la naturaleza en sí.
      Besos y alegra esa cara guapa.

      Eliminar
  6. Otoño, nostalgia, melancolía.....estas palabras siempre van ligadas. Los anteriores comentarios lo corroboran.
    Pero yo quiero poner un contrapunto a este sentir, me quedo con "acogedores parques con árboles dormidos": cuando más bonitos están los parques es en otoño (adoro pasear entre robles, hayas, fresnos, acacias...) las tonalidades de sus hojas son un regalo que nos dan antes de caer definitivamente; esos árboles dormidos son la promesa de la futura primavera.
    A diferencia de las otras tertulianas a mí me gusta el otoño, una época propicia para la reflexión y el recuerdo.
    Gracias Francisco por regalarnos este poema otoñal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cierta! tu aportación, esta estación junto con la primavera es la estación de los contrastes y el color. De los reflejos, de las sombras y contraluces, de temperaturas calmadas que guardan equilibrio entre el frío y lo cálido. de lluvias pausadas que hidratan y refrescan las sequías del tórrido Verano que nos dejó.
      Para mí personalmente, el Otoño es unas estación pausada de ritmo lento y de ricos aconteceres, de reuniones en el hogar y paseos por el campo por veredas llenas de variedad y de vida en cambio constante.
      Gracias por revelarnos esa faceta amable de esta bonita estación de la madurez.
      Besos

      Eliminar
  7. Me hiciste suspirar con tus palabras pensando en un camino sin fin de muertas hojas. En el ulular del viento y el horizonte amarillento. Amo el otoño, es mi estación favorita, espero que el día que mis pasos dejen de ser, sea escuchando el crujido de las hojas secas. Me gustó mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho amiga, el Otoño es una estación de paso como nosotros mismos. Deja hojas secas como nosotros cambiamos de afectos y emociones, dejando recuerdos también de nuestro viaje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Escueto mensaje y generosas palabras.
      Otro abrazo para vos.

      Eliminar
  9. Un poema, oda a esta estación de transición, evocador y de una tremenda belleza. Versos que caen danzando como esas hojas secas y trazan una melancólica melodía de sublime gozo.
    Resta decir que me ha encantado, pero lo digo de igual modo. ¡Poeta!
    ¡Abrazo, Compañero! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu comentario es igual de poético amigo, te expresas bien y a la vez eres generoso con esas palabras.
      eres grande compañero.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...