martes, 9 de junio de 2015

El estandarte púrpura

El estandarte púrpura









De: Massimiliano Colombo









                                                                                                                       

" Imaginad que vivís en un tiempo en que la libertad no es un derecho adquirido, sino una condición que hay que conquistar por la fuerza cada día. Imaginad que el futuro de vuestros hijos está constantemente amenazado por la sombra de la esclavitud y que todo lo que habéis construido con una vida de sacrificio está ligado a un delgado hilo que solo vosotros podéis defender , empuñando la espada, mientras tengáis fuerza, aullando al mundo vuestro derecho a vivir como hombres libres en la tierra de vuestros padres."


El autor de: La legión de los inmortales nos vuelve a sorprender con este nuevo título ambientado de la misma manera en la época de la Roma antigua. Cuando el Imperio se expande por Britania y las legiones ya establecidas sofocan pequeños conatos de rebeldía.


Pero Roma no esta preparada para enfrentarse a una mujer tenaz y fuerte, a la que alza al poder por causa de la injusticia con la que someten a su pueblo. Se trata de "Boudica"reina de los Icenos.


Es sabido por todos los que conocéis algo de la historia de Roma, que lo que esta no conseguía con pactos lo hacía con la espada, y que cuando los pueblos se le resistían eran capaces de romper pactos y utilizar la traición. Todo por ampliar sus dominios y subyugar a los pueblos para que estos fueran ciudadanos romanos de tercera categoría a penas sin derechos, o esclavos y siervos del imperio.


Hay dos historiadores romanos que serán los que nos dejen constancia de este acontecimiento ocurrido entre los años 60 y 61 d.C , durante el gobierno de Nerón. Se trata de "Dión Casio" y "Tácito" con lo cual el escritor recurre a sus escritos para novelarnos lo que se consideró la última y más importante rebelión de los britanos que crearon una liga para enfrentarse a la máquina de guerra más mortífera de aquellos tiempos.






La historia narrada se diversifica en tres frentes que se irán alternando en la narrativa, presentándonos a los personajes fundamentales que llevarán el peso de las acciones desarrolladas.


Por un lado Un centurión de la vigésima legión llamado: "Marco Quintinio Aquila" que desembarcó siendo Claudio Emperador y que por los años trascurridos y méritos por heridas en batalla, está licenciado. Ahora su única pretensión es labrarse un retiro tranquilo en la villa que se está construyendo. A él y a unos pocos compañeros les sorprenderá el giro de los acontecimientos que tienen lugar por entonces. Su elección después de perderlo todo, es unirse de nuevo como legionario y combatir.


Conoceremos a un soberbio y arrogante gobernador llamado: "Cayo Suetonio" cuyo único objetivo es acabar de raíz con los que considera los únicos responsables de los focos de rebelión de los britanos: Los druidas. Y para ello no duda en enviar a sus legiones contra la isla de Mona, considerada el último reducto sagrado de los mismos. Su política es agresiva, persiguiendo una única meta. La sumisión o la muerte.


" Es el ciclo de la naturaleza el que lo vence todo, queramos o no."


Las garantistas de que esto sea posible son: La segunda Legión Augusta, La Novena Hispana, La Decimocuarta Gemina y la Vigésima Valeria que durante 17 años han batallado contra "Carataco" rey de los catuvelaunos  y han pacificado a los icenos pero sin conseguir su total sumisión.


El procurador "Cato Deciano" hombre corrupto y pérfido será el causante de encender la chispa que prenderá la llama que amenaza con incendiar la isla de Britania y quemar a los romanos. Él humillará a "Boudica" y a sus hijas. Con ellas, al pueblo iceno que correrá la voz por todo el territorio, consiguiendo algo que en un principio parecía imposible: unir a todas las tribus bajo un único mando y luchar por la libertad sacudiéndose el yugo romano; y si para ello tuvieran que acabar con todos, lo harán sin pensarlo. Trinovantes, siluros y ordovicos acuden a la llamada de "Boudica" y entre todos conformarán un ejercito de aproximadamente 100.000 hombres contra unos 20.000 efectivos por parte de los romanos.


Del lado de los celtas se nos presentarána personajes carismáticos como los druidas "Ambigath" y "Miridin" a "Murrogh" líder perteneciente a la tribu de los trinovantes. Hombre valiente y de honor. Y por supuesto a una muchacha de belleza singular "Rhiannon" que tendrá que luchar no solo contra el enemigo romano sino también con sus sentimientos encontrados.

" Recordadlo siempre. La única derrota es renunciar a los propios sueños."


Estamos pues, ante un capítulo de la historia, una novela amena y bien documentada que no es farragosa en estilo ni en narración, cuyos personajes están definidos con acierto; mezclando los reales con los imaginados. Una ambientación escueta pero suficiente de los lugares donde se desarrolla la acción. Ciudades como Londinium o Camulodunum, al igual que los bosques, colinas y playas. A si mismo las escenas de acción como las de la batalla final, cortan el aliento manteniendo al lector en una expectante tensión.


El autor ha cerrado la historia de los personajes creados por él, como perdiéndolos en un horizonte de futuro difuso y nada concreto. El destino de la reina "Boadicea" queda supeditado a la mente especulativa del que llega al final del relato.


Se nota la eficiente bibliografía utilizada por el autor, que de esta forma consigue deleitarnos con un episodio que no aparece en muchos libros de historia.

A pesar de lo que con razón dijera el escritor "George Orwell" : "La historia está escrita por los vencedores"
Los perdedores en este relato también tienen voz. Una voz digna de ser escuchada en letras.

"Fragmentos de existencia, eso es lo que quedará de cada uno de nosotros."






8 comentarios:

  1. Como siempre una estupenda reseña, Francisco. Parece una lectura altamente recomendable, sobre todo si te gusta la novela histórica, con la garantía de que ésta, además, es amena y está bien escrita. Gracias por darnos tanto trabajo hecho!! :)

    Besos históricos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno lo he dicho muchas veces: Las novelas de corte histórico son mis preferidos. Entretenidas y didácticas.
      Gracias por tu paso fugaz por este blog. Eres como estrella viajera. Con tu paso iluminas.
      Besos

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho este resumen de esta novela histórica es un verdadero placer leerte, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que haya sido de tu agrado Pablo.
      Un placer escribir para vosotros.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy buena reseña Francisco. La cita de Orwell es de lo mas fidedigna, la historia tiene sus vericuetos, una novela que puede resultar entretenida por lo que veo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela entretenida. La historia es lo que tiene. El que no aprende de ella está condenado a repetir los mismos errores una y otra vez. Y parece que la humanidad no acabas de asimilar las lecciones.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Quedé fascinada con el personaje de Boudica cuando leí "Águilas y cuervos" de Pauline Gedge y me quedé con ganas de leer más sobre esa parte de la historia britana. Creo que "El estandarte púrpura" es una buena opción.
    Gracias por la interesantísima reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. También leí en su día: Águilas y cuervos y me resultó una lectura la mar de grata. Aunque creo recordar que este trataba sobre la resistencia a los invasores en el desembarco de las tropas del Cesar Claudio y por entonces era Caradoc el líder que dirigía la resistencia de la isla de Albión. Siempre te quedas con ganas de más historias, y esta podría ser una buena continuación.
    un beso Kirke

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...