domingo, 12 de abril de 2015

Amante



Fue durante una de esas tardes en las que la casa se me caía encima. Creo que salí a la calle con la sola idea de entretenerme y combatir mi aburrimiento. Lo hacía simplemente observando a la gente e imaginando sus historias.


Era divertido ver un rostro, un cuerpo, la forma de vestir del individuo y automáticamente urdir una historia en torno a ese ser desconocido para mí. Inventar sus pasiones, sus deseos, sus ilusiones y preocupaciones, anhelos y pensamientos.


Recuerdo que entré en una tienda y me enfrasqué mirando estanterías repletas y de repente le sorprendí observándome, como interrogándome con su mirada y una media sonrisa que interpreté como seductora. ¿Cómo era posible que otro estuviese realizando el mismo juego que yo ejercitaba con los demás?


Le miré directamente, como para disuadirle de su grosera actitud analizadora, pero no solo no se acobardó de mi ceño fruncido, más bien se envalentonó con sonrisa franca y retadora, como dándome a entender que no le importaba mi enfado, es más, me invitaba a confraternizar e indagar sobre él, a conocer su interioridad,  abrirse para mí y mostrarse por entero tal como era. No me cabe la menor duda que estaba hecho de buena pasta, supongo que como un buen Don Juan.


Caí en la red, supongo que entretejida premeditadamente por él, y salimos juntos como conocidos, compañeros o vecinos del barrio; y nos fuimos a un café con la excusa de mantener un encuentro más íntimo y reservado para conocernos mejor. La verdad es que me atraía su perfil, no parecía a simple vista un ser superfluo y banal como esos otros con los que tuve alguna relación algo tormentosa. O esos otros que me defraudaron no cumpliendo todo lo que prometían de antemano.

Reconozco ser una mujer exigente a la que no se complace con facilidad. 

La velada transcurrió rápida, como cuando la pasas con alguien al que no ves desde hace mucho tiempo y del que deseas saberlo todo. Escuchando todo lo que te tiene que contar sobre sus viajes, sus peripecias y sus anécdotas variadas. Incluso empapándome de esas chanzas y humoradas o de esas citas cuajadas de sabiduría, o esas frases cultas que como un Séneca dejaba caer de vez en vez.


Me hizo reír y embobarme como una adolescente ante sus palabras. El café se convirtió en testigo de una complicidad inigualable entre los dos.


Cuando tienes la suerte de dar con un personaje tan interesante, culto, bien conformado y de presencia agradable, no te importa invertir hasta el tiempo que no tienes, restándoselo al hambre y al sueño. 

Todas las horas son pocas, y el tiempo se hace escaso para compartir con él.

Así, de esta forma regresamos a mi apartamento, acompañándonos mutuamente, con los nervios a flor de piel por las expectativas que tenía puestas en este encuentro inesperado.


El, que hace unas horas era alguien desconocido, ahora resultaba haberse convertido en un buen amigo con el que no me importaría repetir esta jornada tan motivadora que había trascurrido sin apenas enterarme.


¡Claro! no pudo ocurrir de otra manera, no pude resistir la tentación. Si conoces a alguien así, no quieres dejarlo escapar, fue tal su magnetismo que terminamos en la cama como amantes.


Yo estaba excitada con su sola presencia, lo desnudé por completo, lo saboreé, lo devoré con los ojos, acaricié su piel curtida, bebí de sus palabras y tantos sentimientos poderosos y encontrados fue capaz de sacar de mi interior, que me prometí a mi misma que en cuanto tuviera la menor ocasión volvería a leerlo de nuevo. 



Relato para conmemorar este mes dedicado a un ser tan completo, que nos seduce.




                                                                                  Derechos reservados de autor. Francisco Moroz

                                                                                           Código de registro: 1604307356625






8 comentarios:

  1. Y cuando somos seducidos de esa forma, queremos más, insaciablemente. Me ronda la idea de repetir la lectura de tu relato.
    Feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un lujo tu paso por aquí y que hayas sido seducida por el relato. Me emociono
      Un abrazo Alejandra.

      Eliminar
  2. Qué original, Francisco, ¡cómo me lo iba yo a imaginar! Un amigo-amante hecho "de otra pasta", bien curtido, capaz de "esas chanzas y humoradas o de esas citas cuajadas de sabiduría, o esas frases cultas que como un Séneca dejaba caer de vez en cuando", no puede ser más que un buen libro. Y muchas estamos convencidas de que un libro interesante no tiene competidor posible, jajaja.

    Una entrada muy amena y entretenida. También esta vez juegas con el elemento sorpresa, logrando mantener un doble sentido hasta el final. Excelente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan este tipo de relatos en lo que nada es lo que parece ser, o realmente lo es pero no imaginamos que sea posible que lo sea..¡¿No ves!? otro trabalenguas.
      Un beso y gracias por pasarte por aquí con tus amables palabras.

      Eliminar
  3. Ja, ja, ja, muy bueno el final. El caso es que me extrañaba que el relato fuera en femenino cuando tu eres Francisco...Estos amigos, amantes no roncan ni te empujan en la cama. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zarzamora, son los amantes más completos aunque alguno te puede llegar a levantar dolor de cabeza de puro tostón.
      En mis escritos. que no son muchos, el protagonista no soy yo en ningún momento, juego con personajes ficticios.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  4. Hay complicidades que no se pueden soslayar, y si fuera mutua, es un pacado no repetir ;)

    Estupendo tu relato, en todo momento pensé que hablabas de una persona. Claro que ahí está tu juego y mi placentera sorpresa!! Genial :)

    Un beso de miércoles nuboso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, me gusta jugar con los equívocos en los relatos cortos donde se pueden hacer estas travesuras.
      Un beso e igualmente feliz día.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...