miércoles, 29 de octubre de 2014

Miedo me da





Se aproxima la fiesta que nunca entendí y sigo sin entender, aunque haga verdaderos esfuerzos para hacerlo. Comprendo que las tradiciones populares hay que respetarlas incluso seguirlas y amarlas como algo nuestro...Pero es que Halloween no es algo que pertenezca a nuestras raíces ancestrales ni a las de nadie, es algo que degeneró gracias a las variopintas interpretaciones de diferentes culturas.

De momento "el palabro" viene de All Hallows´Eve . Algo así como: el día antes de todos los santos, y esto sí que por lo menos ya nos suena algo, pues por los países cercanos a la influencia Mediterránea se recuerda al menos por estas fechas a los seres queridos que ya no están entre nosotros.

Visitas a cementerios, misas de difuntos, flores y poco más es en lo que consiste el festejo. 

Pero Halloween es otro cantar, aquí el merchandising echa el resto todos los años, y como buen producto adaptado e interpretado por los americanos nos viene de vuelta con exageradas maneras de festejo carnavalero.

El origen de todo habría que buscarlo en el viejo continente y en un pueblo antiguo que dominó y se extendió prácticamente por toda Europa: Los Celtas. Estos celebraban el denominado "Samhain". Entre sus creencias había una peculiar en la que por estas fechas los límites de las presumibles fronteras que dividían el mundo de los vivos y los muertos se hacía más estrecho y de esta forma, los espíritus familiares como los malignos e infernales podían atravesarla; la forma de protegerse de los malotes era disfrazarse para parecerse a ellos y de esta forma pasar desapercibidos y no ser molestados, también iluminando con hogueras las cercanías de los hogares.

Después vinieron los romanos y conquistaron todo lo que pudieron y algo más, y la tradición la hicieron suya y empezaron a dedicársela a Pomona diosa de los frutos y a celebrarla como ellos celebraban: con ritos, sacrificios, orgías y festejos
variopintos. Como esto era pagano, ¡pero que muy pagano! en cuando se estableció el cristianismo, desplazo su fiesta de difuntos de día para eclipsar de alguna forma tanta profusión de paganidad y de despropósitos. Después todos los que hicieron las Américas trasladaron todo el bagaje folclórico en la maleta. 

Lo de las calabazas fue cosa de los Irlandeses que coincidiendo con la gran hambruna de su país se les ocurrió esa fantástica idea de vaciar la oronda hortaliza e iluminarla por dentro recordando una vieja historia de un tacaño llamado Jack y su linterna. barrunto, que para animar el cotarro un poco y darle misterio al asunto.
Desde entonces los colores negro y naranja dominan los festejos, junto con el "truco o trato" que tampoco comprendía hasta que me explicaron que era algo así como "O me das algo que me guste, o te pego un susto que te caes de culo".

El caso es que los chavalines, por aquello de la atrevida ignorancia y la consabida inocencia se disfrazan de las cosas más peregrinas: Vampiros, Brujas, Frankesteins, Zombies o diablos, yendo de puerta en puerta por residenciales oscuros con cestas colgadas llenas de huevos, para lanzar sobre las que no se abran o donde no les atiendan convenientemente; al mismo tiempo para llenar de chuches si la noche se les da bien.

Y ahora después de tan distendida plática informativa os explicaré porqué es una fiesta que no entiendo.

Comprendo como ya dije, el que se recuerde a las personas que nos dejaron por ley de vida y que presuponemos son espíritus puros, libres de las ataduras carnales que les ligaban a este mundo de sufrimiento, gozando de recompensa de vida y descanso eternos.

Por eso no concibo, que aproximándose el día 31 de Octubre, en que la linea entre los vivos y los muertos se estrecha, quieran pasarse de nuevo a este lado. Como diciendo: ¡Vamos a ver a la familia a ver como les va! ¡Ganas tienen!
Los muertos infernales y almas en pena, tampoco creo que cambien un infierno por otro, sería absurdo salir de la sartén para meterse en el cazo.

Y es que por este mundo de "Vivos" y granujas, que cazurrean a nuestra costa con sus corruptelas y sus cambalaches, vamos sobrados de espíritus torturados que bregan por llegar a final de mes, con las propinas que se cobran con nombre de sueldo.
Nos sobran igualmente azucarillos. Nos las dan continuamente para entretenernos de los problemas reales. Que estos ¡sí! asustan de verdad: Paro, Crisis, Recortes presupuestarios, Guerras, Disturbios, Terrorismo... Y para miedo el que pasamos cuando abrimos los huecos buzones que nos escupen facturas y facturas. recordándonos el IVA las Tasas, los impuestos y las tarifas de las grandes compañías abusadoras.

De monstruos tenemos una buena remesa: Los "vampiros" empresariales por ejemplo, que chupan al empleado las escasas energías con largas jornadas, condenándoles con horarios inflexibles a una existencia de "zombies".


Los"diablos" que pululan como plaga, disfrazados de Armani o de Toucci y se hacen llamar políticos al servicio del pueblo, estos son de veras peligrosos pues nos dicen lo del: "Truco o trato" constantemente, como letanía bien aprendida. En definitiva si les abres la puerta con tu voto estás perdido, pues si haces "Trato" con ellos para un buen gobierno te hacen el "Truco" en cuanto te descuidas.

Y que me dicen de esos"monstruos" de la banca llamados banqueros, que cuidan, manejan y administran las golosinas que ponemos en sus sacas, para que cuando llamemos a sus mansiones encantadas, como niños tímidos, pidiendo algo de lo nuestro, te reclamen cinco veces más a cambio, si es que no te cierran la cancela en las narices echándote a los perros policías.


Y para negro el futuro que se nos pinta en lontananza, y negras las máscaras y capuchas de los señores de la guerra y el narcotráfico que juegan con la muerte y la degradación de la sociedad como a la lotería.


Las únicas sonrisas que nos salen de los labios, son como las de las calabazas huecas, de corazón y de neuronas, al igual que el color encendido tirando a naranja, que congestiona nuestras caras cuando oímos alguna de las muchas noticias de corrupción, de latrocinio,de engaño, de violación de derechos, de abusos de los poderosos contra los débiles, de maltratos y explotación, de cruzadas terroristas, de violencia en las calles, de Ebola, de Cáncer, de Sida... De todas las miserias del planeta humano.

Por eso no puedo entender los motivos por los que, los del más allá quieran pasar al más acá, si los de aquí ya estamos servidos de incertidumbres y temores. Y menos protegernos de ellos, cuando los más peligrosos son los que colean todavía por estos lares.


Por eso, una fiesta que celebra de forma tan elaborada, mercantil y desaforada algo que suena a cuentecito para meter el susto en el cuerpo, no es como para celebrarla a rajatabla ni tomársela muy en serio.

¡Eso sí! 

Si es para divertirse y pasarlo bien en plan: "Carpe Diem" que decían los romanos, entonces ¡adelante! "demos al cuerpo alegría macarena" que tarde o temprano engrosaremos las filas de los muertos. Calaveritas, que dirían los hermanos mejicanos. 

Seremos espíritus libres y al menos yo, sin ganas de venir por estas fechas a incordiar a los vivos, que suficiente tendrán con lo que tengan por entonces.


¡Miedo me daría! arrimarme siquiera a esa delgada linea del Samhain que marcaba el fin de la cosecha.

  

6 comentarios:

  1. En Galicia, que somos originariamente Celtas, seguimos celebrando el Samaín, con nuestras brujas, castañas, calabazas,... pero Halloween es más vistoso, más americano y más 'in', y ya se sabe...
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Las tradiciones puras nunca se deben perder....Por ejemplo la queimada esa que hacéis los gallegos convocando a bruxas e meigas es insustituible.Lo puramente comercial sobra.
    Gracias por comentar
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu artículo y he aprendido mucho. Yo no me disfrazo en estas fechas, pero siempre tengo cositas para cuando vienen los niños del bario disfrazados: chuches, chocolates, juguetitos. ¡Me parecen tan tiernos! Jamás les doy con la puerta en las narices. Lo de los huevos contra coches o autobuses no me gusta nada de nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiesta es fiesta. Y esta es cosa de niños, yo también preparo botes de chuches para ellos, pero de tradición ya queda bien poco y es exportada.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. De este pequeño "articulo" me ha parecido muy interesante y acertada la comparacion que haces de los distintos monstruos (vampiros, zombies...) con el mundo de hoy dia. Sinceramente, has dado en el clavo con los distintos símiles. Me ha parecido un articulo bastante interesante, de vez en cuando, reflexiones asi no vienen mal. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, esa era la intención: Un poco de información y después, la comparativa con un poquito de mala leche que libera muchas tensiones retenidas.
      Un abrazo

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...