jueves, 31 de julio de 2014

¡ Houston, tenemos un problema !



El ser humano es impresionante cuando se pone manos a la obra.

Eran impensables hace unos años los logros científicos y técnicos: en medicina en astrofísica, en ingeniería nuclear, en ingeniería civil, electrónica, informática, transportes, biología etc... que se han realizado durante el anterior siglo y lo que llevamos caminado de este.

En poco más de 100 años se ha conseguido avanzar tecnológica, técnica y científicamente más que en los 2.000 años anteriores; y esto se dice pronto.


Todo ello se debe a que el hombre se ha centrado siempre en su bienestar y en facilitarse la vida, de tal manera que todo cueste la mitad de esfuerzo produciendo el doble y con mejores resultados.


Para ello, se han creado infraestructuras faraónicas para que las distancias se acorten entre ciudades, a la vez que potentes automóviles y veloces trenes las transitan. Aviones y transatlánticos acercan continentes, satélites de comunicación extienden las redes de Internet para que cualquier tipo de información se transmita instantáneamente y de esta forma hacer global y cercano un planeta que se nos queda cada vez más pequeño. 


Nuevos materiales como el plástico o el papel de aluminio, la fibra óptica la de vidrio y la de carbono han invadido nuestros hogares en forma de discos compactos, tarjetas de memoria y discos duros,cables coaxiales, pantallas, computadoras de bolsillo, Ipod, Ifhone,Tablets, móviles...


En medicina ni os cuento los avances: vacunas, resonancias magnéticas, genética, células madre; en biología solo nombro los cultivos transgénicos.

Podría pasarme toda el día desgranando logros y más logros que el género perteneciente a la categoría denominada:"HomoSapiens" ha conseguido para su propio beneficio y sin embargo, no siempre beneficioso para el medio ambiente ni el entorno que habita y al que explota irracionalmente en la mayoría de los casos.( Pero ese será otro tema de reflexión algún día )

¡Pues estupendo! ¿No?

al menos a simple vista todo cantidad de positivo y genial.
¡Pues si!... ¡pero no!

Todo lo conseguido tiene un fin, que es el de liberar a las personas del esfuerzo y trabajo que supone el conseguir los bienes y productos necesarios para la subsistencia de la especie, alejándose la mayoría de las veces el individuo de su entorno familiar, todo ello con gran coste de energía y sacrificio sumado al tiempo, invertido en ello;
renunciando a tareas más agradables y satisfactorias como el juego, el reposo, la interrelación social y el desarrollo de la creatividad y el arte.

Pero igualmente el desarrollo implica un coste.

En ese caso, personalmente detecto una marcha hacia atrás, en lo que respecta por ejemplo a la comunicación entre personas, un abandono gradual de la lengua oral en beneficio de otras formas de relación impersonales y frías como el Whatsapp, los Msm, los  

E-mail el Line o las vídeo llamadas por el Skype etc. Todos estos medios son útiles cuando nos separan grandes distancias, con grandes ventajas de inmediatez en la respuesta. ¿Pero y cuando estamos cerca ?  Entonces es como si viviéramos aislados en burbujas opacas, donde nuestro entorno cercano no existe y nos resulta desconocido y peligroso.

Algunos atrevidos ya califican a nuestros jóvenes como zombies tecnológicos, conectados de continuo a móviles inteligentes y otras zarandajas personalizadas; los vemos en nuestras ciudades, en los buses en el metro, en el tren, caminando por las calles con la cabeza baja, absortos en conversaciones ciberneticas o tecleando frenéticamente sobre carcasas de plástico y fibra; y lo grave no es esto, lo triste es, cuando cara a cara estas mismas personas no saben comunicarse con sus semejantes, no saben participar sus inquietudes y sentimientos, ni compartir su problemática común o transferir sus ilusiones; dejan de ser hábiles para esbozar sonrisas sin el apoyo de los emoticones y se auto-aíslan con cascos herméticos, cual orejeras, con música a muchos decibelios para introvertirse cual autistas.


Las plazas y las calles donde jugábamos de niños, y nos relacionábamos en reuniones espontáneas y vecinales se han acabado. Se han cambiado ahora por foros de internautas, chats y redes sociales donde las reglas de comunicación son criptográficas.

Donde antes había grupos de amigos y colegas ahora hay inmensas masas de desconocidos y falsas identidades disfrazadas de avatares y nicks.

Tenemos más tiempo libre gracias a las nuevas tecnologías, disponemos de más medios para expandir nuestras dotes personales, y sin embargo no paseamos tanto por el campo, no salimos las tardes de verano a que nos de un poquito de fresco con algún amigo, no abrazamos más a los padres ni jugamos más con los hijos, no tenemos tiempo para ver puestas de sol ni mojarnos con la lluvia,o bañarnos en el mar, ni montamos en bici. Los juegos como la rayuela, las chapas o las canicas son historia; las tardes de billar y cervecita algo obsoleto, reuniones de tapete verde con baraja, ajedrez o dominó, van  convirtiéndose en rituales desconocidos. 


Y hay medios para escribir una carta gracias a inventos no tan antiguos como el papel y el bolígrafo. ¿Y quién a estas alturas de la película recibe una carta que no sea, las informatizadas e impersonales facturas de los bancos amigos ?


Gracias a los avances médicos también aumentó la longevidad, y la vida se alargó al igual que exponencialmente lo hizo nuestro tedio y nuestro aburrimiento. Es penoso con todo lo que podemos hacer con nuestra imaginación....¡Claro! que las PlayStatión y las Gameboy, las Wii y demás consolas, nos recrean ya por sí solas el universo, para que desarrollemos en muchos casos, nuestras dotes destructoras y exterminadoras de especies alienígenas, o de enemigos virtuales armados hasta los dientes en pantallas en H.D de litio cristalizado, con conexión a banda ancha, sensoround y salpicaduras de sangre opcionales.... ¿Para que entonces la imaginación?  


Leemos, escribimos, bailamos, caminamos menos, ya casi no practicamos deporte (vemos como lo hacen los demás en la televisión de plasma), debatimos menos, participamos menos en organizaciones y asociaciones, cada vez pintamos, jugamos y reímos menos y en teoría tenemos más medios para poder hacerlo.


¿Querrá decir esto que cuanto más tenemos, menos queremos hacer ? Esa nueva generación que se establece gradualmente en la sociedad llamada "Los Ninis" (Ni estudio ni trabajo) va tomando posiciones preferentes dentro de la sociedad.


En muchos aspectos pienso sobre lo que dijo aquél poeta llamado Jorge Manrique : "cualquier tiempo pasado fue mejor",aún no atreviéndome a afirmar que todo fuese mejor, algunas cosas de entonces yo no las cambiaría por las actuales; por ejemplo: 

La calma antes de actuar, la paciencia para escuchar al semejante, la reflexión ante un problema, el silencio para meditar, el intervalo para pensar en lo importante de la vida, el espacio para crear y el rincón para leer, pintar o escribir.

Yo personalmente seguiré alargando mis reuniones, convirtiéndolas en largas sobremesas frente a un buen café, (La infusión alternativa también es válida) y junto a familia o amigos, conversar largamente, arreglar el mundo pequeño de nuestro entorno, sonreír, besar y

abrazar si es necesario. Seguiré saludando a mis vecinos dedicándoles el tiempo requerido para ser escuchados. 
Demostrando siempre que esté en mi mano, que no se necesita mucho para ser feliz teniendo lo importante: a las personas, sobrando el resto: las cosas innecesarias y superfluas que entorpecen la relación entre ellas.


"Las personas fueron creadas para ser amadas.
Las cosas fueron creadas para ser usadas
.La razón por la que el mundo está en caos,
 es porque las cosas están siendo amadas
 y las personas están siendo usadas". 





4 comentarios:

  1. De acuerdo en casi todo. Lo de más tiempo libre es una utopía. Las empresas quieren esclavos, no trabajadores. Y a pesar de los avances tecnológicos se trabaja tanto o más tiempo que hace 30 años. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto,y esa es la idea. perdemos lo fundamental.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que verdades dices en esta gran y acertada reflexion, yo muchas veces siento lastima cuando veo a un grupo de amigos con el movil en vez de conversando. Puedo sentirme afortunado en este aspecto, con mi grupo amigos disfruto de las charlas, no nos ponemos con el movil ni nada parecido, y con mi familia igual, que buenas conversaciones en la mesa. Muchas gracias por tratar estos temas, yo, sinceramente opino lo mismo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigo por tu aportación.
    Me alegro que te sientas afortunado ,cada vez es menos gente la que no se engancha a la tecnología de forma compulsiva.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...