lunes, 30 de junio de 2014

Lo esencial




Ya lo dijo el zorro, personaje de el pequeño príncipe, del escritor Exupery: "Lo esencial es invisible a los ojos", aunque nosotros sigamos empeñados en ver lo que no es; lo falso y la apariencia, las fachadas ilustres y las balconadas floridas.
Trabajamos, nos relacionamos, y actuamos de cara a la galería, somos grandes fingidores cuando nos lo proponemos, y no solemos mostrarnos tal como somos por temor al daño que nos puedan infligir, por miedo a no gustar a los observadores, nos disfrazamos como actores griegos con las máscaras de representar pantomimas y elaborar grandes tragedias,comedias y melodramas.

¡Que poco nos queremos a nosotros mismos!
¡Que poca seguridad en nuestros valores fundamentales!

No vinimos al mundo para agradar al resto de coetáneos, sino para ser felices sin perjuicios, esos que a su vez nosotros tenemos con el resto de los que nos rodean y nos hacen juzgar y valorar,¡ sin ton ni son !, sin argumentos ni bases demostrativas a nuestro prójimo y criticar tanto a lo humano como a lo divino, para entre otras cosas, quedarnos tranquilos con nuestras conciencias sin reconocer nuestros propios fallos, debilidades y carencias, y de esta forma seguir malviviendo en la insatisfacción y la simulación creciente.
¡Que lástima! ¿No crees?

¿No sería mejor vivir con la libertad que nos aporta la verdad de lo que somos, aunque lo que se muestre en apariencia sea, poco, pequeño y feo Como el cuento del patito?
¿No sería mejor caminar sin el lastre de las armaduras con las que nos protegemos de los presuntos ataques de nuestro prójimo?¿Esas mismas que no nos permiten respirar?

Creo sinceramente que cuando uno se hace viejo no sólo se hace más sabio por lo aprendido, sino por los desengaños, el dolor,y la pasión que se puso en lo gozado y sufrido, y que es preferible conseguir arrugas por lo reído, que por el ceño fruncido de continuo por el enfado y la excesiva seriedad.

Tendremos que aprender pues nunca es tarde para eso, a ver lo esencial de las personas:
De sus ojos, la mirada, de su boca la sonrisa y las palabras, de sus pies el camino andado y de sus manos y brazos las caricias y abrazos ofrecidos.
La vida es corta para andar fingiendo lo que no somos. Los que no se muestren con entereza y dignidad no serán amados por lo que son, sino únicamente en su apariencia. No seamos sepulcros blanqueados llenos de podredumbre mientras la fiesta se celebra afuera sin nosotros. 
Participemos pues, con nuestra limitación incluso, de la feliz oportunidad de ser tal como nos hemos forjado en el crisol de la existencia.

Poco importan los peinados y el vestido, el perfume el maquillaje y las joyas. Las cosas de las que nos rodeemos seguirán siendo cosas...Los coches y las mansiones, los títulos y atributos añadidos serán en definitiva adorno y disfraz donde morirán asfixiados nuestro sentimientos y nuestra belleza interior. 

"He aquí el secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón lo esencial es invisible a los ojos."





6 comentarios:

  1. Me leí El Principito de niña. Indudablemente, tiene multitud de dimensiones y de lecturas. Lo releí pasados los años y curiosamente pude observar una sorprendente evolución en la comprensión de su significado, ligado a las experiencias por las que pasé. Una frase tan sencilla como "Lo esencial es invisible a los ojos" dice mucho más de lo que aparentemente parece querer decir. El libro deja entrever toda una filosofía de vida.
    Me ha gustado mucho la entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una pequeña reflexión basada en la frase,no en el libro.Este es más profundo de lo que parece, aunque en apariencia sea lectura para niños.
      gracias amiga.

      Eliminar
  2. Es cierto que cada uno es diferente según con quien se relacione. Pero es así y es inevitable. No siempre implica falsedad, sino intención de acomodarse, agradar... Voy a ser totalmente "incorrecta", pero "El principito" lo tengo completamente atragantado. De todos modos hay mucha verdad en todo lo que comentas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El principito es una historia que peca de ingenua algunas veces y otras resulta cargante gracias a su personaje un tanto extraño y amanerado. Pero las enseñanzas que entrelaza son lo mejor.
      Tarde contesto, pero contesto.
      Besos

      Eliminar
  3. hermosa reseña, te llega al alma gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a las dos por pasaros y dejar huella de vuestro vuelo.
      Sed bienvenidas.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...